Novedades
Puntuación alta - recomendado

KORPIKLAANI (FIN) “Kulkija” CD 2018 (Nuclear Blast Records)

Por Cesar Luis Morales

Nada nuevo bajo el sol, pero lo que es cierto es que KORPIKLAANI siguen fieles a su tradición, y siguen tirando de lo folclórico, aquello que, independientemente de donde seas, chino, búlgaro, croata o español tira de las entrañas; tienen algo telúrico en su música que incita a lo hacíamos hace unos millones de años, golpear una serie de troncos para conseguir ritmo y soplar flautas hechas con juncos huecos. Y algo, lo quieras o no, se te remueve dentro, algo que te incita a bailar gigas, a dar botes y a batir palmas.

KORPIKLAANI es una banda finlandesa de folk metal formada en Lahti en 2003. La banda surge de la disolución de Shaman, y desde entonces, cada año o dos a lo sumo, nos sacan un disco nuevo. En el 2003 hicieron su debut a través de Napalm Records. El disco se llamó “Spirit of the Forest” y presentaba un folk intenso, variando entre la magia de la instrumentación folk, y el metal finés. La mayoría de los temas de KORPIKLAANI, se basan en el típico folk finés, pero con un toque de metal. Eso es lo que da el toque distintivo a KORPIKLAANI entre otras bandas de folk metal, quienes usualmente usan el folk como un impulso a partir del metal. Es música típicamente finesa, y no temen ser encasillados como “yokels”, gentes que viven en el medio del bosque.

Por lo que nos comentan en las últimas entrevistas concedidas por distintos medios, este “Kulkija” ha sido grabado por cada uno de los miembros con sus equipos de gira, por lo que el sonido es más orgánico, más real, más del rollo de lo que te vas a encontrar en un directo. Cada pieza, cada tema, cada acorde ha sido grabado con un propósito y eso se nota en el disco, tiene una fluidez que, como un riachuelo, guía el disco de un tema a otro. Se han tomado su tiempo desde el último disco (tres años desde el “Noita” de 2015) y eso se nota: las canciones ya estaban bien preparadas y arregladas desde antes de entrar en el estudio, por lo que una vez allí, han necesitado poco o ningún arreglo de estudio. Incluso el violinista Tuomas Rounakari añade que, al estar tan equilibrados todos los elementos compositivos y los instrumentos, él no ha necesitado tocar las cosas de un modo más cañero o con ese rollo rocanrolero, pudiendo grabar un abanico más amplio y emocional de melodías.

El título del álbum “Kulkija”, se puede traducir como “el vagabundo” y en todos los temas, de una u otra manera, se hace referencia a dicho personaje, trasladando sus vivencias y emociones como banda con su continuo devenir por la carretera a dicho personaje, por lo que podríamos considerar este disco como uno de los más personales y emocionales de KORPIKLAANI.

Con este disco, KORPIKLAANI han grabado su disco más personal y emotivo. Atrás quedaron los tiempos de los pelotazos thrashicos adornados con melodías folkies. En este álbum, podríamos decir que los papeles se han invertido, ha sido un disco más folkie aderezado con retazos no solo thrashicos, sino metaleros, en general, llegando en ocasiones a tocar el Doom Metal, pero la preeminencia instrumental es de todos, siendo los que más brillan los que le dan a la banda su toque especial y folclórico: el violinista Tuomas Rounakari y el acordeonista Sami Perttula. No es menospreciar a discos anteriores, pero parece que este es el disco que han querido grabar desde hace tiempo, más orgánico, más emocional, y al que han sabido llegar siguiendo una especie de evolución natural de su propio género. Atrás quedaron aquellos pelotazos como el “Shaman Drum” o el “Crows bring the Spring” de su debut “Spirit of the Forest” (2003) o el “Cottages and Saunas” del “Voice of Wilderness” (2005). En este disco, los KORPIKLAANI han levantado el pie del acelerador, dejando que la mayoría de sus temas estén encuadrados en los medios tiempos.

“Korppikalliota” cuenta con una preciosista introducción de acordeón que da paso a un medio tiempo en el que el estribillo principal adquiere un tono rasposo y más bronco y gutural a la voz de Jonne Järvelä, pero donde la principal guía es el acordeón de Sami Perttula que no teme, cuando le llega el momento, dejar que los otros miembros de la banda tomen relevancia y pasar él a segundo plano como apoyo melódico con sus característicos ataques en staccato. “Kallon malja”, el tema más largo del disco, con casi diez minutos de duración, desata unos interludios realmente metálicos que enlazan perfectamente con otros más melódicos y más folkies.

“Sillanrakentaja” tiene ese sentimiento y riffs a lo Doom Metal y es otro medio tiempo bien ejecutado con toda la banda fluyendo en la misma dirección (una constante a lo largo del disco), pero lo que acojona es ese final con los coros infantiles acompañando la mesmérica melodía del violín.

Todo el disco mantiene esa temática tan característica de KORPIKLAANI, con sus himnos eminentemente alcohólicos. “Korpikuusen kyynel, que se puede traducir como algo similar a “la lágrima de la picea” nos habla de ese destilador clandestino que, oculto en lo más apartado y remoto del bosque, reflexiona sobre el mundo que ve desde su refugio.

Mención especial merece “Harmaja”, un tema lento, emotivo hasta casi las lágrimas. Aquí KORPIKLAANI demuestran lo que realmente son. Muchas veces al “clan de los baldíos” (así más o menos se le puede traducir el nombre a estos fineses) se les ha intentado encasillar como patanes, pueblerinos debido a su conexión con la naturaleza, cosa de la que no se ocultan y, de hecho, se sienten orgullosos de ello. Para que nos entendamos, a esta gente se le asimila al concepto de “yokel”, el patán pueblerino. ¿Os acordáis de Cletus, el redneck de Los Simpson? Pues de ese término hablamos, de gente sencilla, de gente que vive en el campo, ingenuos, que hablan de cosas y gozos sencillos como el ganado, la alfalfa y mozas grandes. Pues con “Harmaja” se la han sacado y lo han clavado. El tema trata sobre un ave, Sylvia atricapilla, la curruca capirotada (¡toma ya!), que ha sido incapaz de migrar hacia el sur debido a un ala rota. La canción habla de la melancolia por un ser querido, la añoranza del hogar… Sentimientos que por estos lares solo podemos explicar si recurrimos a conceptos del gallego y del portuges, como es el termino saudade. Pues nuestros fineses, como digo, se la han sacado así, y han aprovechado para parir una canción emocional hasta la médula.

Pero no todo es esa tristeza. Todo el disco desprende buen rollo, esa gana de fiesta a la que nos tienen acostumbrados, pero no van a 200km/h; como digo, han levantado el pie del acelerador, y han compuesto un disco personal, probablemente, el que llevaban mucho tiempo buscando grabar, tal como ellos querían, con el sonido que querían y con la producción que buscaban, con el ingeniero Svante Forsbäck y el productor Janne Saksa tras los mandos de los estudios Petrax Studio.

De hecho, si escucháis “Riemu” (que significa alegría, jubilo) nos muestra a un fiestero caminado hacia una fiesta, mientras reflexiona sobre si lo que lleva es una máscara de júbilo o de locura. Pero esos coros de inicio… imaginaos, un Resu, un Hellfest, cualquiera de esos grandes eventos, y cien mil gargantas coreándolos.

Y la fiesta sigue hasta casi el final, con temas como “Juomamaa”, la tierra de los borrachos. Unos nacen vagabundos, otras borrachuzos, otros las dos cosas, y KORPIKLAANI les pone la banda sonora a todos ellos. Cierran el disco con otra emotiva canción, “Tuttu on tie” donde vuelve a brillar hasta el final el violín de Tuomas Rounakari. La despedida es suave, dulce y te deja con ganas de más. Tendremos que esperar hasta el próximo disco de este “Clan de los baldíos”; mientras tanto, podemos dejar este “Kulkija” en modo de reproducción automática en bucle hasta entonces.

Nota - 9

9

Nota

Con este disco, KORPIKLAANI han grabado su disco más personal y emotivo. Atrás quedaron los tiempos de los pelotazos thrashicos adornados con melodías folkies. En este álbum, podríamos decir que los papeles se han invertido, ha sido un disco más folkie aderezado con retazos no solo thrashicos, sino metaleros

User Rating: 5 ( 1 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar