Entrevistas

BARBARIAN SWORDS (ESP) – Entrevista

barbarian-swords-logo

La crítica realizada por nuestro colaborador Vicente Sánchez dejaba claro que “Hunting Rats”, el más reciente trabajo de los BARBARIAN SWORDS estaba entre los favoritos de la redacción y por ello no dudamos ni un solo momento en enviarles una entrevista que, a través de las palabras de su vocalista Von Päx, explican más a fondo los detalles de este trabajo y muchas más cosas sobre esta recomendada banda con un sonido corrosivo y directo…

10001256_797651163597454_214267366_o

Bienvenidos a las páginas de Necromance y gracias por dedicarme parte de vuestro tiempo para responder esta entrevista…
Saludos, David y lectores de Necromance, al habla Von Päx, cantante de Barbarian Swords. Gracias a ti por perder el tiempo con esta panda de pendencieros.

BARBARIAN SWORDS, banda formada en el año 2011 por Von Päx y Voice of noise pero… ¿Puedes contarnos los momentos más importantes de la historia de la banda hasta el momento?
Pues la verdad es que, musicalmente, no tenemos ningún momentazo memorable todavía… (Risas) Así, por citar, podría darte tres bastante patilleros: cuando grabamos nuestro primer disco ahora hace justo un año, el julio pasado en los Moontower Studios, luego cuando nos fuimos a tocar a Madrid en el festival RockZone Bloody Birthday, y por último, que se publique una review de nuestro debut en la prestigiosa revista alemana Rock Hard con un 8/10 de puntuación. Ya ves tú qué celebrities, ¿eh? (Risas).

¿Coincide la formación actual con la primera que tuvo la banda?
¡Ni por asomo! (Risas) Como bien decías, empezamos siendo yo y mi hermano de sangre Voice Of Noise en el comedor de su casa. Él lo tocaba todo, incluso a su mujer, y de ahí se fueron sumando los diversos hijos de puta que han pasado por nuestra formación. Panzer, el bajista actual, estuvo al principio y luego se marchó. Estuvimos un tiempo sin cuatro cuerdas y el muy mamón, cuando vio que la cosa iba para adelante, volvió porque es un gusano con ansia de fama. Steamroller empezó como batería, pero visto el innato talento que tiene para hacer infecto ruido con la guitarra, lo recolocamos como seis cuerdas para no desperdiciar su podredumbre. Por último estuvo Sepvlkhrvm Fössvrah, batería que estuvo con nosotros hasta el día después de terminar de grabar el disco. Se ve que se hartó de mi olor corporal… Normal. Tras probar un batería hardcoreta bastante técnico pero al que no le iba mucho el rollo, pillamos a Joe Beltza para que se pusiera tras los parches. El tío incluso aporta riffs y domina el teclado… Un fiera.

Vuestro último trabajo, “Hunting rats”, lleva ya un par de meses en la calle. ¿Cómo han sido las reacciones tanto de fans como de la prensa extrema hasta el momento?
Bueno, Hunting Rats lleva ya cinco meses publicado… Tranquilo, no pasa nada (risas). En España creo que tenemos cinco o seis fans, y te puedo decir los nombres: César Valladares de Decapitated Christ, Andrés Martínez de la revista RockZone, quizá Richard Royuela, mi novia (no te diré el nombre, cabrón) César Aguilar de Zona-Zero.net y Uretra, exEntropia y ahora batería de Onirophagus. Menuda legión, ¿eh? Estamos que nos salimos… (Risas) En Europa la cosa cambia para mucho mejor. En Alemania tenemos a tipos como Jörg, un sesentón que pilló a Led Zeppelin en su tiempo y que cree que somos lo mejor que le ha pasado al metal extremo desde Celtic Frost y Darkthrone, nos toma como a un híbrido que le vuelve loco. Evidentemente, anda equivocado, pero el crack éste nos lo suelta literal… Ahora mismo somos su descubrimiento del año, y cuando le comenté qué costaba el pack de camiseta y CD, el tío pagó más. Lo creyó conveniente… (Risas) Lo cierto es que tenemos más fans entusiastas por el Viejo Continente, donde hemos vendido muchísimo más merchandising que aquí. Por el feedback que recibimos en cuanto a compras y comentarios en la red, está claro que nuestro ‘mercado’, por decirlo de alguna forma, y siendo todo absolutamente minoritario, está en Francia, Alemania e Inglaterra. Respecto a la prensa extrema, la verdad es que no nos podemos quejar para nada… Un montón de críticas tildan directamente a Hunting Rats de ‘obra de culto’, y han caído bastantes notazas. Para serte sincero, me llena de orgullo cuando alguien escribe sobre nosotros y nos nombra ‘la banda más extrema que existe ahora mismo entre nuestras fronteras’. Para mí están Teitanblood, pero bueno, que eso mola mazo… (Risas) Si la nota no ha sido tan favorable, o como en el caso del único suspenso que hemos recibido, ha sido porque el redactor no tenía ni pajolera idea de qué estilos estaba tratando. La verdad es que somos una banda para oídos entrenados, para verdaderos enfermos del extremo old school, y es normal que ocurran cosas así. Me preocuparía quizá si una eminencia en funeral doom me dijera que Hunting Rats no es suficientemente extremo, pero no porque un chavalín pille el álbum de Barbarian Swords creyendo que somos como Dimmu Borgir.

¿Qué bandas crees que han influenciado de forma más directa y notable el sonido de la banda en “Hunting rats”?
En el sonido, que además es propiedad de nuestro productor Javi Félez, creo que nadie; llámame engreído o inculto, pero no conozco a ninguna banda que mezcle de una forma tan funesta y abominable el doom más pantagruélico con una voz black tan hiriente, desquiciada y al límite. En la forma de estructurar o de elaborar un riff, muchas, pero creo que Asphyx es la más clara influencia. Luego está todo ese background que uno lleva en las venas desde que es chico, rindiendo especial pleitesía a los padres del extremo, a Venom, a Bathory, a Hellhammer, a Celtic Frost, Sarcófago… Nos chifla todo lo old school, el sonido Tampa de Morbid Angel, Obituary o Deicide, no digamos Autopsy o Incantation, el death de Estocolmo, Grave, Vomitory, la gran ola de black metal noruego, luego Marduk, Tsjuder, Endstille, Avsky, Krohm, Craft, Aura Noir… A mí especialmente me encanta cualquier cerdada, por muy punk que sea, relacionada con el black metal. Immortal es la banda de mi vida… Otra influencia clara es el thrash más puerco de Sodom, los primeros Kreator, Dark Angel, Razor, Exumer… Ya te digo, son tantas bandas y tralla las que acumulas con los años que luego creamos una canción y, cuando estamos en la carretera escuchando música, en un bolo de alguien o cada uno en su propia casa, piensa, ‘coño, ¡pero si esto lo hemos sacado de aquí!’ (Risas). Es natural que esto ocurra, nadie es ajeno a las influencias, pero luego hay que darle tu asqueroso toque para que no sea una puta fusilada.

“Hunting rats” fue grabado, mezclado y masterizado por Javi Félez en los Moontower Studios ¿Cómo surge esta colaboración? ¿Alguna anécdota que contar del tiempo pasado en estudio? ¿Cómo valoráis el resultado final?
Conozco al perro de Félez desde que compartíamos páginas en la extinta revista Rock Hard, etapa Richard Royuela. Ambos andamos muy metidos siempre en la escena extrema autóctona y, básicamente, es el mejor productor de metal extremo del país. Además graba, produce, mezcla y masteriza a unos precios más que asequibles, a años luz de las puñaladas que pegan algunos. La apuesta era clara. Como anécdota, la más cachonda surge al conocer en qué condiciones se grabaron todas mis voces para este álbum: completamente borracho y a la primera toma todas y cada una de las canciones, sin rectificación alguna. El día de grabar voces Panzer andaba intranquilo porque no me veía beber, porque yo necesito cerveza para crear un buen gargajo vocal, y él ‘qué haces que no me bebes, qué haces que no me bebes…’. Total, que durante la hora y media previa a grabar me pimplé yo solito dos litronas y cinco botellines, y afronté la grabación con un pedo de muy señor mío. El tumefacto resultado creo que habla por sí mismo… Todas las canciones y voces de Hunting Rats fueron grabadas en escasa hora y media, tras la cual caí rendido en un sofá a dormir la mona. Barbarian Swords surgen como reacción a este sonido irreal y ultraproducido de las bandas extremas actuales, del perfeccionismo enfermizo, de la obsesión por la técnica desmedida… Demasiadas bandas actuales quieren ser tan innovadoras que suenan todas iguales: a chicle popero. Nosotros vamos a buscar justo lo contrario. Somos primitivos hasta niveles absurdos, incomprensibles, somos una banda de concepción punk. Para serte sincero, ir a un estudio al principio me daba algo de miedo por si sonaríamos demasiado ‘producidos’, ‘asimilables’, por si perdíamos niveles de puerca agresividad raw, pero Félez nos pilló el truco al instante y no podemos estar más satisfechos. Hunting Rats tiene una hostia que te cagas, pero suena totalmente de la vieja escuela.

¿Los temas de “Hunting rats” esconden algún concepto o no tienen relación entre ellos en lo que a letras/historia se refiere?
¡Al fin alguien lo pregunta! Pero bueno, también es complicado de imaginar si no ofrecemos los textos en el álbum… (Risas) Esto no lo sabe ni el resto de la banda, pero lo cierto es que varias de ellas, sí. Podríamos decir que ‘The Warmaster’s Revenge’ y ‘My Realm – The Frostland Inquisition’ están directamente relacionadas de una forma conceptual, y que ‘For My Honor’, ‘Putrid Whore – The Holy Church’ o ‘Pentecostal Black Punishment’ también tiran hacia esa historia mencionada, aunque son más abstractas. Para ir al grano, todas ellas narran dentro de un entorno medievalista la guerra total contra el cristianismo, de qué forma lo exterminaríamos de la faz de la tierra, cómo nos gustaría humillar los cadáveres de todos los que forman parte de él, y eso es extrapolable a los tiempos modernos, pues todos los banqueros, tertulianos, políticos, tiburones de Wall Street y demás escoria que nos está jodiendo la existencia son, en cualquier caso, elementos básicos de esta asquerosa, zafia, embustera y maloliente sociedad occidental cristiana. Uso de la violencia como única forma de liberación. No hay ni un solo atisbo de compasión en nuestra lírica y música, ningún tipo de sentimiento positivo. Todo es un abominable pandemonio de puro odio hacia todo.

En cuanto a la composición de los temas, ¿es un trabajo de equipo o más bien de algún miembro en particular?
Es una bienvenida dictadura de Voice Of Noise, aunque últimamente esto parece una vomitiva democracia para hippies. Cada vez más Joe o Panzer aportan sus ideas, aunque nuestra metodología sigue siendo la misma: un buen día se presenta Voice al local, suelta su típico ‘hoy toca tema nuevo’, en menos de cinco minutos se inventa un riff de absoluta ultratumba, se le une la batería lo más burda y malsana posible, y para adelante. También tenemos ahora una carpeta compartida con cientos de riffs grabados, y a veces también tiramos de allí. Yo por mi parte creo las letras a mi ritmo, sin necesidad de tener una canción base. Voy a un lago o admiro la niebla desde casa, y eso me inspira, como también visitar muy de vez en cuando algún rincón del Pirineo alejado de la subnormal superficialidad humana. Luego, ya con los temas listos, las adecuo en cuanto a fiereza de la música hasta que cuadran. No hay mucha matemática o sesera en nuestra música, ya te digo que somos bastante punks…

“Hunting rats” ha sido editado a través de Blood fire death ¿Como surgió esta posibilidad?
Básicamente soy el máximo responsable de Blood Fire Death (risas). Al principio me puse en contacto con varios sellos, algunos contestaron y otros no, pero tiré demasiado arriba para un arte tan funesto y para ser un primer álbum. Esperé unos seis meses hasta que me cansé. Estar en una disquera pequeña que no fuera Blood Fire Death ni me lo planteé, porque para tener nula promoción, editar el CD en un cutre jewel case y que 350 CDs de una tirada de 500 se quedasen criando moho en un stock, para eso me lo hacía todo yo, controlaba todas las copias y me aseguraba de que Hunting Rats saliera en el precioso digipack que imaginé desde el principio. No hay que obsesionarse con los sellos, esto ya no son los 90… Una buena campaña de prensa hace mil veces más que cualquier sello, a no ser que hablemos de verdaderas disqueras que curren a muerte por sus grupos, o de grandes nombres rollo Metal Blade y demás, claro está. También tengo que decir que, estos nuevos sellos, por nombrarlos de alguna forma, donde hay que pagar por entrar, me parecen directamente el bochornoso agravio final a los grupos que empiezan, para qué engañarnos.

El sonido de BARBARIAN SWORDS es denso, oscuro, desgarrador… ¿crees que la banda seguirá sonando así en próximos trabajos o crees que quedan campos por explorar en vuestro sonido?
Por supuesto que Barbarian seguirán sonando así. Una de las premisas que fijamos nada más fundarnos es que Barbarian Swords jamás evolucionarán, nunca se moverán de las lóbregas y desquiciadas tesituras mostradas en nuestra demo y primer álbum. De hecho, soy un adicto al blast beat, pero no me veo haciendo ningún otro tipo de música fuera de un demencial doom arrastradísimo con voz destripada hasta rozar lo dantesco. Aquí entra el ruido, nuestros zarpazos black, incluso thrashers o punks, pero poco más… Lenta laceración, horripilancia compositiva, letras y facetas en el micro demoníacas… Está de moda soltar el tópico de que ‘nosotros somos una banda sin fronteras compositivas, toda entra en nuestra paleta de sonidos’… Pues bien, una afirmación así de cualquiera de nuestros miembros sería antinatural, un insulto a nuestros fundamentos musicales. Todos navegamos hacia la misma profanación de lo más sagrado en forma de música, cualquier riff, idea o canción que se aleje de esta concepción es rápidamente borrado y lanzado a la papelera. Ya hay demasiados Stratovarius por ahí jugando a tocar metal extremo… Nula evolución, ningún tipo de concesión; sólo aberrante primitivismo musical, nihilismo exacerbado… eso es Barbarian Swords.

¿En lo referente al tema de directos, qué tal esta la banda en este campo? ¿Alguno que vayan a dar próximamente?
No nos interesa demasiado la carretera a no ser que sea una cita realmente especial. Yo personalmente odio perder el tiempo, y creo que hacer una gira al uso con miles de horas desperdiciadas en el asfalto acabaría con mi paciencia. El resto de banda también es gente ocupada, así que sólo movemos el culo cuando la cosa realmente promete. Seguramente tendremos dos citas importantes para los amantes del doom y el drone en noviembre y diciembre, ambas en Barcelona, pero en lo que sí nos encuentras trabajando en este momento es en salir a Europa. Creo que para una banda de nuestras características es mucho más atractivo girar allí que aquí, la verdad.

¿Cómo veis la actual escena nacional extrema?
Musicalmente, creo que es una de las mejores del mundo. Tenemos a la mejor banda de grindcore del momento a nivel planetario, Looking For An Answer, y también la del brutal death, Wormed. Podría estar semanas enumerando grandes formaciones dentro del black, el death e incluso el deathcore, donde Thirteen Bled Promises, MortSubite, Hummano o Stained Blood pueden competir y algunas incluso vencer a los grandes nombres internacionales… Lo que sí observo es mucha pose, mucho cliché, mucho pensamiento noventero sin ningún tipo de idea de cómo funciona el negocio musical, por muy underground que éste sea, que condena a muchas bandas a perder el tiempo rajando como cobardes verduleras en el puto Facebook en vez de en crear buenas canciones y dejarse los huevos sobre un escenario. Basta que una banda despunte un poco para que todos los envidiosos que nunca se comerán una mierda empiecen a insultarlos o a soltar el ‘se han vendido’ por puros celos de bebé enrabietado… Mucho quejica con la típica cantinela de que ‘la escena no nos apoya, nadie viene a nuestros shows’, cuando ellos son los primeros a los que nunca jamás les ves el pelo en los conciertos de los demás compañeros. Te podría decir los 15 ó 20 de Catalunya que vamos a casi todos los shows, y ya te digo que en esta lista, menos Abel de Riot Of Violence, no hay ningún músico. Yo por mi parte no creo que haya escena como tal, sí muchas grandes bandas yendo a su rollo totalmente. Creo que hay mucho interesado, mucho pelota, pero que el interés real por lo que hace el del local de al lado brilla por su ausencia. Por mi trabajo y tiempo de ocio, que es lo mismo, tengo los huevos pelados de ir a bolos extremos de la escena catalana y de más allá, de ayudarles en todo lo que he podido, pero aún es hora de que, exceptuando a unos poquísimos, alguien de los miles de grupos que conozco muestre un mínimo de interés por Barbarian Swords. Podemos ser malos, no gustarles, pero sobre todo he visto que donde me pensaba que había amistad en realidad había interés… Tristemente, uno al final opta por tomar nota porque le cae la cara de vergüenza y por dejar de ir a ver a muchos grupos que le molan, pero que sabe que son unos falsos. Ya he hecho el tonto durante demasiados años… Si los músicos de esta supuesta escena fueran a conciertos locales, todos serían sold out. Ya te digo, lo único de lo que me ha servido Barbarian Swords es para comprobar que no hay escena. Luego ya hay esa fragmentación que nunca entenderé entre black, death old school, death melódico, brutal death, grindcore, goregrind, doom gótico, doom setentero… No sé, tío, para mí la tralla es tralla y me interesan todos los estilos del metal extremo, pero casi nadie lo ve así, y ya somos pocos, como para encima fragmentarnos de esta forma… Un desastre.

¿Quieres añadir algo para cerrar la entrevista?
Muchas gracias por esta entrevista, y perdón por la chapa a ti y a los lectores de Necromance. Ha sido un placer, y por favor, pensad en cazar una buena rata. A la mierda las convenciones sociales, esta falsa democracia y sus putas leyes. Si lleva corbata, mucho mejor. Hacedla sufrir, hacedle arder los huevos en aceite hirviendo. Luego degollad a sus hijos e hijas, a la viuda. Y antes de que se enfríen, ya sabéis… Eliminad todo vestigio de su paso por este mundo. Llenadles la boca se semen. Y si así no logramos nada, al menos nos habremos divertido.

Entrevista: David Déniz Plaza

Este artículo ha sido leído: 798 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *