Novedades

BATTLE RAIDER (MEX) “Battle raider” CD 2017 (Fighter records)

Por Alberto Zamora

Es virtualmente imposible que un disco que empieza con un tema llamado “Flying Fingers” sea malo… a pesar de tener en contra una portada tan fea como la que ilustra este álbum homónimo de BATTLE RAIDER. Y os aseguro que esa ilustración, en forma de hermana pobre de cualquier portada de MANOWAR, es lo peor que os vais a encontrar en estos ocho temas de puro heavy metal old-school (que no revival).

Recordando poderosamente a los HELLOWEEN de la primera época (solo hace falta prestar atención al timbre de su cantante), los mexicanos ofrecen todo lo esperable dentro de un álbum del estilo: guitarras potentes, voces que suben hasta el infinito, ritmos vacilones y cabalgadas metaleras en las que un bajo omnipresente hará las delicias de los fans del denostado instrumento. Además, el grupo deja entrar en su propuesta pequeñas pinceladas que dejan clara su exótica procedencia.

Imposible no subirte la lengüeta de las J´Hayber cuando empieza “Hard Flyer”, al mismo tiempo que te preguntas dónde quedaron las calabazas del “Walls of Jericho” mientras lloras con ese estribillo de corros aguerridos. Como comentaba, todos los fans de los bajos que SÍ suenan en los discos tienen una parada obligatoria en “Atlanteans of Gold”, con unas líneas que ya serían imposibles de seguir para el bueno de Joey DeMaio.

Aunque los cuatro primeros temas son notables, la cosa se pone seria a partir de “Early Fantasy” con un poderoso estribillo (ese Fantasy…) y una interpretación vocal más variada. Los mexicanos demuestran que tampoco es necesario tocar (e ir) a toda hostia todo el tiempo y que si se les pone en los mismísimos meter una parte western al final del tema, la meten y aquí no ha pasado nada. “Tartan Piper Alpha” es un tema instrumental, que por fin, se olvida de funcionar como puente y se dedica simplemente a rockear, quedando cerca de ser la mejor canción de este “Battle Raider”… con todos mis respetos al vocalista.

Las influencia autóctonas se notan en el punteo inicial de “Commander” y su saborcillo mexicano, aunque el asunto no tarda en derivar al puro metaleo, y similar jugada efectúan en “A Sioux Prayer” que pasa de sonar fronteriza a tremendamente sentida, aunque tanto cambio resulte algo chirriante no empaña para nada el excelente sabor global, cerrando el disco (¿pensabais que no iban a salir?) con unas guitarras a lo IRON MAIDEN.

BATTLE RAIDER son todo un descubrimiento. ¡Y como suena ese bajo carajo!

Este artículo ha sido leído: 513 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *