Novedades

BLOOD STRIKE (USA) “Execution of violence” CD 2017 (Redefining Darkness Records)

Fecha de salida: 13.10.2017

Por Daniel Ureña Cruz

Sorpresas buenas las que nos trae este “Execution of Violence” de la banda norteamericana BLOODSTRIKE. Old school death metal practicado con gran maestría cuya idea inicial fue concebida por el guitarrista Jeff Alexis (ex SILENCER) y la vocalista Holly Wedel, militando anteriormente en NEXHYMN. Posteriormente, Joe Piker, procedente de DRIPFED y Ryan Alexander Bloom, ex HAVOK, guitarrista y batería respectivamente, entraron a formar parte del combo asesino para dar la consistencia necesaria a una banda que por derecho propio se está haciendo un hueco en este difícil mundo del death metal, hoy sumamente colapsado. 2013 fue el año escogido para el asalto sonoro cuyo resultado fue “Necrobirth” en 2014, su primera y aclamada demo de tres temas confluyendo en un sonido a medio camino entre ENTOMBED y BOLT THROWER. A dicha grabación siguió el esperado bautismo de fuego como plástico largo con “In Death We Rot” en 2015, un álbum que ya apuntaba maneras pero que aún terminaba siendo joven y no lo suficientemente maduro en comparación a este nuevo trabajo, donde demuestran la capacidad en torno al estilo del gutural más extremo y, sobre todo, las tablas compositivas sobre el death metal más oscuro y complejo. Ahora, con “Execution of Violence” la banda se posiciona en primera línea de fuego dentro del metal extremo, con un álbum cargado de líricas sobre la guerra, la muerte y el puro odio, tres ingredientes fundamentales que ya han hecho del death metal el estilo violento por excelencia. Diez temas son suficientes para destrozar los oídos a cualquiera a base de riffs demoledores, alternando rítmicas veloces con otras más pausadas y llevando el nivel de agresividad a partir de la voz femenina de Holly, cuya bandera ondea en los albores de bandas como DERKETTA, HOLY MOSES o MYTHIC.

El largo comienza con “Procreating for Death”, un corte de inicio ambiental que pronto deja entrever una voz diabólica al servicio de rítmicas pausadas que se tornan en dobles bombos y punteos de extraordinaria calidad compositiva. Un excelente comienzo para un álbum que tendrá mucho de qué hablar en los circuitos más underground de la escena. “Creeper” es el encargado de continuar el alegato a la dureza, a la disciplina musical. En esta ocasión el death metal más clásico hace acto de presencia con ritmos rápidos y contundentes, todo ello edulcorado con una voz nasal-gutural de carácter espectral, tal y como también ocurre en “Corpses for Dissection”. En la misma línea, aunque con secciones más pausadas y lentas, se encuentra “Emptiness of Life”. Podemos toparnos con el que es uno de los cortes más destacados del plástico, en consonancia a muchos temas que igualmente forman parte de este trabajado disco. “Ministry of Hate” pone la guinda a un pastel llamado death-doom, junto a otros cortes cuyos pasajes donde la oscuridad se hace más que presente son partícipes de esta oda al frenesí más acentuado y a la tranquilidad más desasosegada. Con el tema homónimo al álbum entramos en toda una participación a la locura. Rítmicas potentes y demoledoras donde las guitarras son la mejor pareja que las baterías podrían tener, y es que la maestría que profesan ambos instrumentos por igual, coordinados a la perfección es más que digno de resaltar. Igual ocurre con “Detest Mortality” y “Whoremonger”, dos temas muy similares donde la presencia del doble bombo se hace más que evidente y necesaria en toda la maquinaria de guerra que BLOODSTRIKE es capaz de ofrecer. El descanso es para débiles.

La recta final las representan “Iron Rations” y “Hell’s Wasteland”, donde se mantiene la tónica anterior pero los “bailes” son cada vez mayores, prestándose a un colofón de destrucción masiva antes de despedirnos de este cuidado álbum. Nuevamente la instrumentación se mantiene como un sólido combo de precisión que incita a mover el cuello hasta destrozártelo.

En definitiva, BLOODSTRIKE han avanzado de nivel a pasos agigantados, regalándonos un álbum repleto de contundencia, bien hacer, potencia y agresividad. Old school death metal en estado puro con una producción actual pero bien fijada al oído, agradable y amena en su escucha, con cierto regustillo a los inicios de la década de los noventa, justamente cuando el death metal gozada de una salud de hierro. Formaciones y discos como esta suponen la esperanza definitiva a un estilo que ha mutado hacia derroteros en cierto modo difíciles de catalogar, en una mezcolanza de sonidos que han perdido toda la pureza de antaño pero que bandas actuales se esfuerzan en mantener y potenciar. Más “Execution of Violence”, por favor.

Este artículo ha sido leído: 141 veces!!!

Nota - 8.7

8.7

Nota

En definitiva, BLOODSTRIKE han avanzado de nivel a pasos agigantados, regalándonos un álbum repleto de contundencia, bien hacer, potencia y agresividad. Old school death metal en estado puro con una producción actual pero bien fijada al oído, agradable y amena en su escucha

User Rating: 3.2 ( 1 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes leer:

Close