Novedades

BROTHERS TILL WE DIE (ESP) “The thin line between death and inmortality” CD 2017 (Autoeditado)

Por Jorge El Alaoui

¿Sabéis lo que son cinco chicos muy cabreados transmitiendo tanta mala hostia con su música que sacarían el lado violento hasta a Hello Kitty? Esos cinco chicos son BROTHERS TILL WE DIE que después de su primer “We will never grow up” y su corto EP de “Blood. Death. Suffering. Pain” llegan ahora con un nuevo disco titulado “The thin line between death and immortality” (la letra de una canción entera, vamos)

Doce cortes cargados de actitud, rabia y furia que no van a dejar indiferente a nadie. HxC de la vieja escuela con mil y un estilos decorando, desde el death más destacado, hasta tintes heavys muy curiosos.

Cuatro años de trayectoria y más de 120 directos entre los que se encuentran varios Resurrection Fest y alguna que otra fecha al lado de bandas como SUICIDE SILENCE y CALIBAN que, oye! No son para nada moco de pavo. Si alguna banda tiene proyección es esta, proyección y ganas de comerse los escenarios.

Metiéndonos ya de pleno en el meollo, el trabajo arranca con una introducción llamada “Survival or Defeat”, carente de instrumentación y que enlaza directamente al tema homónimo del disco y primer videoclip de la banda (Sí, entre tantas hostias salía gente tocando y tal). “The Thin Line Between Death And Immortality” es una patada en la boca como tal, con una voz desgarradora y potentísima de Felipe. Cambios constantes de ritmo entre baterías rápidas y guitarras muy afiladas que se alternan con riffs densos y muy pesados, algo muy característico de la banda y que en ocasiones parecen una especie de bullet time musical, como si se parara el tiempo y fuera todo muchísimo más lento. Una contundencia abrumadora y un carácter único el que desprende esta banda. Además sumamos los fragmentos vocales cantados por una multitud y tenemos el pastel con su guinda.

“Hand To Hand de nuevo contamos con riffs de guitarra sonando en una especie de segundo plano y un multitud de voces al unísono combinadas con la desgarradora voz del vocalista. De nuevo breakdowns muy burros y agresivos marca de la casa.

En el tercer tema llamado “Agony Loves Me” destacamos una nueva voz que se une a las ya citadas, esta vez tiene un registro tirando al HxC más clásico. La batería nos deleita con varios momentos de blast beats a fondo que cambian radicalmente a pasajes con más pesadez y densidad, creando un contraste brutal y muy rabioso. Siguiendo la línea de este tema se encuentra “Facta Non Verba”, con algún momento donde se quedan batería y voz a la par. En este disco he de apuntar que la voz secundaria por parte del guitarrista y las voces de multitud cobran mucho más terreno en este disco que anteriores dándole un toque muy acertado.

Con “Back In Game” lo mio ya es obsesión, con ese inicio increscendo de la instrumental y ese ritmo tan clásico del HxC de finales de los ‘90 y principios del 2000. Con un aumento en la velocidad de los cortes entre ritmos y una batería incesante, metemos un juego de baquetas a medio tema y de nuevo ese cocktail de voces y os juro que me tiro el día bailando hasta twerk con él. BROTHERS demuestra con la participación de muchas voces que la banda no consta de solo sus cinco miembros, BROTHERS es una familia y con ellos viaja hasta el gato a los conciertos, una familiaridad y cohesión de gente que transmite muchísima cercanía por parte de la banda a sus fans.

Entramos en la segunda parte del disco con una intro muy oriental a la que le precede “武士道 [Bushidō]” (y mis veinte minutos buscando la forma de meter estos caracteres asiáticos desde el móvil). Un tema muy corto con el cual apenas se rozan los dos minutos pero que transmite la energía pura de BROTHERS TILL WE DIE. De nuevo ascensos y descensos en los ritmos donde la batería juega un papel muy importante y las guitarras además mantienen un juego con el sonido Estéreo muy importante, dando una sensación de profundidad en la música que a lo largo del disco nos acompaña.

“Deconstruction” es una salida en toda regla de lo visto hasta ahora con más de un pasaje instrumental de Death rapidísima y característica de bandas como GOJIRA. Intercalando estos tramos con los pesados y tochos con los que tanto nos mima la banda y que hacen que nuestros flequillos bailen samba en el suelo. Guitarras y baterías a todo trapo y la voz principal que no baja de nivel ni un solo instante.

”Delusional Parasitosis” en realidad es un bonito nombre para ponerselo a tu mascota, la verdad, están haciendo referencia a un trastorno un tanto chungo que provoca alucinaciones donde ves tu cuerpo lleno de bichos y tal, BROTHERS TILL WE DIE, educando y divirtiendo. Décimo tema del disco y que musicalmente está a medio camino entre el anterior con algunos toques deathcore y el sonido que llevamos viendo a lo largo de trabajo; basto, violento y energético.

“Echoes” arranca con un riff bastante heavy mientras la batería revienta las baquetas en un blast beat. Felipe dándolo todo con su voz de copla y un par de breakdown que en este tema se inclinan más hacia el metalcore de lo que nos tienen acostumbrados estos chicos. Y por cierto aun no he comentado nada del bajo (Soy un racista de las cuatro cuerdas, lo sé) pero en este grupo es la magia de todos los cortes y breaks, dándole todo el matiz y contundencia a las guitarras que hace que esta banda suene tan jodidamente bien.

Para acabar tenemos a “October Lullaby”, el corte más largo con sus cuatro minutos de duración donde se ve plasmado un resumen de toda la trayectoria de la banda. Desde su sonido clásico hasta sus nuevas implementaciones en estilos y técnicas. Fantásticas guitarras que no cesan de cambiar de ritmo y donde encontrar un estribillo o un orden clásico de verso – estribillo – verso – estribillo se hace una misión complicada. Un final de trabajo espectacular para un disco redondo de pies a cabeza.

Sonido limpísimo, bruto, pesado y contundente en el que una vez la banda se posiciona unos escalones más arriba de donde estaban. Las baladas no tienen cabida en estos chicos, y creo que lo han dejado claro con este tercer trabajo de que no se andan con tonterías, pisan fuerte y saben dónde pisan. Sin duda una de las bandas con más proyección de este país, personalidad y actitud.

Por un trabajo tan erótico y bailongo se llevan un 9’5 de nota. El disco me ha encantado, da la talla y cumple todas las expectativas, aún así me han faltado colaboraciones como en temas de discos anteriores de la talla de “But the princess is in another castle” o un sustituto en mi corazón a “Cain et Abel” que pese a que un par de temas se acercan, no consiguen quitarme completamente la dependencia.

Este artículo ha sido leído: 427 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *