Novedades

BURIAL CHAMBER (AUS) “Ripping the dead” CD 2017 (Autoeditado)

Por Jesús Muñoz Caballero

Australia vio nacer en 2007 al combo de Death Metal BURIAL CHAMBER. Tres años más tarde lanzaron su primer L.P “Left To Decay”. Finalmente, y tras una larga espera, el 29 de julio de 2017 nos llegó su nuevo y flamante plástico “Ripping The Dead”, al cual gustosamente este humilde redactor se encargará de brindaros la reseña del susodicho.

El line up es el siguiente: Jeremy Beal (bajo), Mark Robertson (batería), Clint Callaghan (guitarra y voz), Adam Lang (guitarra).

El segundo asalto de los australianos, a pesar de que rebosa maldad y contundencia por los cuatro costados, acaba adoleciendo de chispa compositiva. En ocasiones, podéis llegar a tener la sensación de que se oyen una y otra vez las mismas partes de guitarra. Por otro lado, lo estático de la batería no ayuda para que remonte enteros. Por desgracia, estas características hacen que el interés inicial se vaya diluyendo con el paso de las tonadas, cayendo en picado los enteros. A ver, el grupo tiene todo lo que hay que tener para destrozar cráneos, pero es necesario que pulan las estructuras de los cortes.

La producción es gruesa, adjuntando un artwork brutal. Los riffs huelen a cadáver de tal forma que cualquiera acabaría vomitando ante tal hedor. Los hallamos fluidos, pesados a palm mute, a una cuerda y alguna que otra doble armonía. Todo ello lo aderezan con sanguinarios solos. Los growls de Clint parecen haber salido de la garganta del mismísimo Satán. La batería tristemente es excesivamente plana. Lo que aquí predomina son los mid tempos. Aun así, nos topamos con leves momentos de velocidad que llegan como agua de mayo.

Personalmente destacaría “Smearing limbs with blood”, “Flesh to deform” y “Feed on the dead” por las siguientes razones: “Smearing limbs with blood” ofrenda buenos bombos y giros de recorrido, demostrando que si lo desean podrían ser letales. La lead guitar echa fuego en “Flesh to deform”. Atentos a sus numerosos punteos. El desarrollo de “Feed on the dead” es realmente asesino. Su comienzo oscuro y misterioso da pie a unas hachas aguerridas. Pero lo que realmente os hará levantar vuestros puños al aire será las ráfagas de velocidad.

¿Son malos?, NO, solo tiene que esmerarse un poco más para llegar a ser una fuerza imparable dentro del “Metal Muerto”. El tiempo dirá si evolucionan hacia el camino correcto o simplemente se quedan dónde están.

Este artículo ha sido leído: 95 veces!!!

Nota - 5

5

Nota

El segundo asalto de los australianos, a pesar de que rebosa maldad y contundencia por los cuatro costados, acaba adoleciendo de chispa compositiva.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *