Novedades

CHAINBREAKER (CAN) «Lethal Desire» CD 2019 (Hells Headbangers)

Por Cesar Luis Morales

Siempre me pareció la hostia de complicado tocar un instrumento y cantar a la vez. Y hay gente que se lo monta tan guay que parece como que no les cuesta. Dan Beehler es uno de esos músicos. Y encima es toda una institución. Aquí el amigo Beehler tocaba la batería y cantaba en EXCITER. Señalo a esta banda porque es una de las principales influencias del estilo que luego sería el Thrash Metal. Y a cada uno hay que reconocerle lo que es suyo. Vale, el nombre de la banda no era muy original (de hecho se lo pusieron por una canción de JUDAS PRIEST). Pero en aquellos años, en el underground metálico todo el mundo flipaba con unos canadienses que tocaban a una velocidad demoníaca y eran capitaneados por un tal Dan Beehler a la batería que también cantaba, y metía unos berridos escalofriantes.

Por aquellos años, y a unos cuantos kilómetros de Ontario, concretamente en New Jersey, otra banda establecía una serie de paralelismos con los EXCITER que también hay que recordar. Los OVERKILL se llamaban así por la canción de MOTORHEAD, y también tocaban un metal acelerado altamente influido en aquel momento por la velocidad del Punk. Otros de los padres del Thrash antes que saltase realmente a escena como estilo. ¿Y quién no conoce a Bobby “Blitz” Ellsworth o a su mascota, Chaly?

Pues en ese estilo se enmarcan CHAINBREAKER en este su primer larga duración, “Lethal Desire”. Ese Thrash Metal acelerado que definieron sus compatriotas EXCITER o los incombustibles OVERKILL. Doce temas que te apabullan en treinta y cinco minutos escasos, o sea que calculad una media de tres minutos por tema. La guitarra de Ian Chains comandando por doquier, disparando salvas de riffs como tienen que ser: dinámicos, crujientes, vitamínicos y machacando la sexta cuerda. El resto de la banda competente, honesta y… ¡Poquito más!

Porque a fecha de hoy, CHAINBREAKER se me ha quedado enclavado en aquellas coordenadas que he indicado antes, pero no han aportado nada, o no han inventado nada, o no han querido arriesgar nada. De hecho, para que os hagáis una idea: su propio tema título “Chainbreaker” es el hijo de EXCITER y OVERKILL: la batería de Al Biddle marca un ritmo endiabladamente acelerado con sus redobles sacude-neuronas, y la voz de Rob Ouellette en ocasiones puede recordar a la de Bobby “Blitz”, pero…

Me quedado con la sensación de que han cogido el manual de “Thrash Metal para Dummies” y lo han seguido al pie de la letra. Están todos los elementos que conocimos en su momento y que tantos buenos momentos nos dieron, pero ya… Probablemente haya más variedad tonal en una sola canción de OVERKILL que en todo este “Lethal Desire”. Se puede tener un sonido homogéneo, ser una banda cohesionada y sonar como un muro de ataque sónico, pero no necesariamente ser tan lineal. Y eso es con lo que me he quedado; como he dicho, doce temas en poco más de media hora, pero todo en una misma línea, tanto en sonido, como en estructuras y composición. Las otras bandas a las que he hecho referencia tampoco es que sean unos adalides de la variación y de la innovación, pero llegaron antes, estaban allí en el momento justo, y quien golpea primero, golpea dos veces.

CHAINBREAKER, por su parte, acaban de llegar hace cinco o seis años, y este es su primer disco. Thrash metal Old School sin concesión, pero también sin un destello de brillantez u originalidad. Esperemos que evolucionen para que volvamos a hablar de la zona de Ontario como lo hacíamos en los tiempos de EXCITER.

Nota - 6.5

6.5

Nota

CHAINBREAKER, por su parte, acaban de llegar hace cinco o seis años, y este es su primer disco. Thrash metal Old School sin concesión, pero también sin un destello de brillantez u originalidad.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar