Inicio Criticas BULLET FOR MY VALENTINE (GBR) “Venom” CD 2015 (RCA Records)

[CRÍTICAS] BULLET FOR MY VALENTINE (GBR) “Venom” CD 2015 (RCA Records)

bullet cd

Por: Lluís "DiMu" García

BULLET FOR MY VALENTINE vuelven a la actualidad discográfica con su quinto álbum de estudio, “Venom”, tras el controvertido “Temper Temper”, editado hace apenas un par de años bajo su actual discográfica, RCA Records, y para el cual, han vuelto a contar con el prestigioso productor Colin Richardson (HAMLET, MACHINE HEAD, SLIPKNOT o TRIVIUM, por citar sólo algunos ejemplos), además de Carl Brown. Un cambio respecto a sus últimos discos que queda reflejado en el sonido y la producción de este nuevo trabajo, en el que recuperan en gran parte la velocidad, agresividad y presencia gutural, que prácticamente habían desaparecido en su anterior obra. Algo que celebramos, aunque con ciertos matices como expondré a lo largo de esta crítica, provocando algunas luces y sombras en el resultado final.

La estridencia de la introducción “V”, no en vano este es su quinto álbum, nos deja entrever el retorno de las guitarras afiladas que tanto gustaron en sus inicios hace ya unos diez años, cuando conocimos a estos jóvenes galeses con su brillante debut “The Poison”. ¿Es el título del nuevo disco un guiño más al título que les vio nacer? Quien sabe. “No Way Out” no podría marcar un mejor inicio, en el que recuperamos al mejor Matt Tuck vocal y su desgarrada a la par que melódica guitarra, con un solo marca de la casa de Michael Paget, la incombustible batería de Michael Thomas con sus cambios de ritmo y malabares con su sello, y la potente línea de bajo acompañada de las segundas (y guturales) voces de un gran Jamie Mathias, nuevo miembro de la banda, que nada tiene que envidiar a Jason James. Un papel difícil que aprueba con gran nota. “Army of Noise” sigue la estela con un estribillo hecho por y para sus fans, que les han alzado hasta lo más alto del Metalcore (o como quieran llamarlo) actual, arrasando especialmente entre el público adolescente. “Worthless” progresa con el recuperado espíritu más intenso gracias a los arpegios y los tonos más líricos de Matt, que se enfrentan a la contundencia rítmica del tema y la agresividad coral de Jamie.

You Want a Battle (Here’s a War)” también la habíamos podido escuchar anteriormente al lanzamiento del álbum, y es, probablemente, el mejor tema de todo el plástico. Contiene todos los ingredientes que les han hecho (y les hacen) grandes, con un glorioso y tremendamente pegadizo estribillo engrandecido con la presencia de los coros. Por ponerle algún pero, tan solo se le hecha en falta un solo de guitarra a la altura de la canción que, personalmente, lo pedía a gritos. Con “Broken” vuelven al terreno musical y letrístico más oscuro, reflejo del sentimiento de un movimiento juvenil del que son bandera, con la velocidad y la pegada instrumental predominante a lo largo de todo el trabajo. Todo lo contrario supone “Venom”, tema que da título al disco, y una de las mejores del mismo. Un baladón mayúsculo que pone de manifiesto la calidad de la banda y su habilidad para compaginar la violencia y la delicadeza musical como pocos saben hacer. Falta, de nuevo, un solo de guitarra melódico capaz de deleitarnos y erizarnos la piel que serviría de broche perfecto para un tema redondo, pero por esta vez no se lo vamos a tener demasiado en cuenta. En “The Harder the Heart (The Harder it Breaks)” cobra protagonismo una vez más el sonido habitual y los duelos vocales que tanto peso tienen en sus nuevas composiciones.

Skin” es un buen tema pero bastante por debajo de todo lo que hemos ido descubriendo hasta el momento, al igual que ocurre con “Hell or High Water”, en el que la percusión resulto lo más notable del corte con un estribillo bastante logrado pero con cierta falta de intensidad e inspiración de los mejores momentos del álbum. Eso sí, se agradece que las canciones ya no comiencen todas con un grito, ya sea con el título del corte o con un desgarro sin más. “Pariah” vuelve a subir notablemente el nivel y la contundencia con violentos e inconfundibles breaks. Aquí finaliza un disco que va de más a menos, pero que aún tiene contenido que ofrecernos fuera de su edición normal.

Así pues, entramos en los extras de la versión deluxe, con una notable “Playing God” y la correcta “Run For Your Life”, que mejora con la llegada de su estribillo. Ambos buenos temas pero algo predecibles, al contrario que ocurre con “In Loving Memory”, una versión demo, que de no haber sido así, probablemente estaríamos hablado de lo mejor del álbum, en la que demuestran lo mejor de su sello: Melodía, caña y la imprenta del grupo a lo largo de su duración. Sinceramente, no entiendo como no le han dado la importancia que creo que merecía. Algo que sí ocurre con “Raising Hell”, que ya pudimos disfrutar hace bastante tiempo, y que sirvió para aliviar la decepción que muchos seguidores sufrieron con el incomprendido anterior álbum de los de Gales. Todo un cañonazo de tema para cerrar este nuevo “Venom”.

En conclusión, estamos ante un disco de BULLET FOR MY VALENTINE de calidad, quizás algo mermado debido a las previas publicadas antes de su lanzamiento y que, a la postre, representan prácticamente todo lo mejor de este nuevo álbum. Aún así, y a pesar de sus defectos, podemos celebrar que el grupo vuelve en un gran estado de forma, recuperando algunas señas perdidas o algo abandonadas por el camino, y que, esperamos esta vez sí, permita que se dejen caer de gira por nuestro país, que ganas no faltan. Una de las grandes bandas de la nueva oleada de Metal como AVENGED SEVENFOLD o TRIVIUM están de vuelta para alzarse con el trono del futuro de la escena y vienen con ganas de guerra.

bullet banda

Este artículo ha sido leído: 5603 veces!!!

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here