Inicio Criticas EPICA (NDL) “The holographic principle” CD 2016 (Nuclear blast records)

[CRÍTICAS] EPICA (NDL) “The holographic principle” CD 2016 (Nuclear blast records)

epica-disco-web

Por Lluís García Sola

No cabe duda de que EPICA es a fecha de hoy, y por méritos propios, una de las bandas más importantes del metal sinfónico, toda una referencia dentro del género, a la altura (o incluso por encima, eso ya depende de los gustos de cada cual) de enormes nombres como NIGHTWISH o WITHIN TEMPTATION.  Y este “The Holographic Principle”, séptimo trabajo de estudio de los holandeses, es una brillante muestra de ello. Un disco poco continuista, como suele ser habitual en ellos, pero que a la vez, y ahí radica su máxima dificultad y complejidad, 100% fiel a su propio estilo. El resultado es un precioso y preciso ejercicio musical tanto en el plano instrumental como en el lírico, de la mano del talentoso Mark Jansen, la dulce voz de Simone Simons y los suyos. Pero comencemos por el principio.

Arranca, como no podría ser de otra forma, con la pieza introductoria “Eidola”, una breve entrada al compacto arropada por la grandilocuencia de una potente orquesta, plagada de voces corales e incluso la voz de la pequeña Coen Janssen, hija del teclista de la banda. El sonido metálico comienza con “Edge of the Blade”, con la voz de Simons aún sin explotar, en una composición plagada de melodía y complementada con un pegadizo estribillo. “A Phantasmic Parade” ataca con la voz esplendorosa de Simons adornada con los omnipresentes coros, hasta el estallido más agresivo de Jansen.  Siguen en esa misma línea con la veloz y contundente “Universal Death Squad”, en la que podemos disfrutar de esos riffs de guitarra de Isaac Delahaye y el propio Jansen, participando nuevamente en ese duelo vocal en forma de la peculiar relación Bella-Bestia que forman ambas voces.

Acarician, o mejor dicho, arañan, su lado más pesado y desgarrador en “Divide and Conquer”, rozando las tonalidades más extremas del metal, alternando melodía y tralla con una maestría envidiable. “Beyond the Matrix” sigue mostrando su capacidad compositiva, con ese halo misterioso que aporta todo el trabajo coral. Precioso y con un final épico.  Mención especial para ese inicio de fábula que presenta “Once upon a Nightmare”, y que deriva en una bella balada operística de siete minutos en el que muestran lo mejor de si mismos, antes de volver a recuperar velocidad y fuerza en “The Cosmic Algorithm”, mucho más cercana al power metal, con la base rítmica del bajo de Rob van der Loo y la batería de Ariën van Weesenbeek golpeando con una energía envidiable. Sin olvidar esa parte central tan marcadamente guitarrera absolutamente épica, valga el termino facilón.

“Ascension – Dream State Armageddon” vuelve a suponer una perfecta muestra de esa mística y belleza que atesoran los holandeses, que también funden entre los entresijos de los parajes más propios del black metal, mostrando la parte más oscura y tenebrosa de la banda. El folklore y los ritmos arabescos hacen acto de presencia en la pegadiza “Dancing in a Hurricane” en la que los teclados de Janssen siguen demostrando su valía y protagonismo, como en todo el recorrido del álbum. El heavy metal vuelve de la mano de “Tear Down Your Walls”, en la que Simons se vuelve a salir, una vez más, arropada siempre por ese conjunto de voces que tan bien le siguen a la zaga. Y me vais a permitir el adjetivo fácil para cerrar el álbum, pero es que la composición, porque esto es mucho más que una canción, “The Holographic Principle – A Profound Understanding of Reality”, suena totalmente épica. Once minutos espectaculares de principio a fin, con un arranque coral de piel de gallina, un estribillo precioso, un juego instrumental muy inspirado, y un final orquestal que hará las delicias de cualquier aficionado al género.

¿Algo más que añadir? Completan, por sino fuera suficiente, este redondo “The Holographic Principle”, las folclóricas “Beyond the Good, the Bad and the Ugly” y “Dancing in a Gyspy Camp”, aparte de las versión de “Immortal Melancholy” en acústico, y la dupla final “The Funky Algorithm” y “Universal Love Squad”, una nueva vuelta de tuerca a un par de temas del disco. Si he de ser sincero, estoy un poco desconectado del género más sinfónico, y este nuevo trabajo de EPICA me ha aportado una bocanada de aire fresco a un estilo del que ya no esperaba grandes sorpresas, con un álbum absolutamente brillante, trabajado, y con una producción envidiable, que vale la pena degustar des del primer al último compás. Una experiencia sonora que fácilmente se puede convertir en uno de los discos de Heavy Metal del año.

Este artículo ha sido leído: 155 veces!!!

Crítica
Puntuación
9

Dejar un mensaje