Inicio Criticas FRANK CARTER AND THE RATTLESNAKES (GBR) “Blossom” CD 2015 (International Death...

[CRÍTICAS] FRANK CARTER AND THE RATTLESNAKES (GBR) “Blossom” CD 2015 (International Death Cult)

frank bloosm web

Por: Titus Ferrer Bellés

Una de cal y una de arena. Una de punk, una de  core. Variadito nos lo trae el bueno de Frank Carter en este ya tercer debut.

Intentaré no caer demasiado en la comparación, pero sí que me parece necesario hablar en ciertos aspectos tanto de GALLOWS como de PURE LOVE al profundizar en este “Blossom”, primer disco de FRANK CARTER AND THE RATTLESNAKES, ya que si el grupo lleva por estandarte el nombre de su cantante no es por que este tenga una sonoridad especial, es porque Carter es ya un avatar importante en el marco del punk (Y hasta del metal, si nos centramos en este último trabajo) actual.

Y hasta del pop underground, pues para bien o para mal bien dio que hablar un solo disco de PURE LOVE.

Sea como fuere, está claro que Frank echaba de menos aquella desgarradora suciedad que tan bien le trató y que tanto transmite disfrutar. Por qué “Blossom” ofrece una reminiscencia a “Orchestra of wolves”, pero puede alardear de personalidad. Pues más que a GALLOWS, suena a Frank Carter. A esa dicción británica que poetiza la furia, y que en su momento nos enamoró.

Pero más allá de todo esto, sin duda el punto  fuerte d este nuevo proyecto, o al menos de su debut es que ha sabido jugar muy bien sus cartas, sabiendo focalizar el momento de su aparición, y adaptándose a las corrientes e influencias más actuales que sin duda sus integrantes disfrutan como hacemos la mayoría de nosotros.

Pues a momentos, “Blossom” es punk de bar hasta decir basta, pero de repente cambia de tema y te escupe (Además de verdad) un riff absolutamente metalcoreta (de la contundencia de BRING ME THE HORIZON o similares.) en la cara. Y sin tapujo alguno, seguimos adelante.

De hecho juegan la idea tan despreocupadamente que directamente deciden abrir el disco con el tema que más alardea de tal atrevimiento. En “Juggernauts”, podemos gozar hasta de un Breakdown guitarrero de tercer acto con build up incluído. Los prejuicios son para los flojos.

Y lo dicho: casi alardeando de agallas, las guitarras cambian de registro y se ensucian más si cabe con riffs punkarras tales como los de “Trouble” (Que sucede directamente a su contraposición que es “Juggernaut”) o “Loss”. Además a más profundizan en esta vertiente más deciden experimentar con la melodía, sobretodo vocal. Pues Frank usa esas ajadas cuerdas vocales a modo de guitarra sin púa, y le añade al álbum un contrapunto pegadizo sin caer en los estribillos melosos a voz absolutamente distinta. En este caso, difuminar tanto la estructura, contribuye a reforzar ese espíritu tan basado en el descontrol que tiene el disco.

Al final resulta que el punto fuerte es ese: el descontrol y la maraña. Metal y punk se juntan hasta perderse entre el polvo levantado. Y me parece de remarcar que en vertientes que por lo general tienden tanto a la repetición, alguien aparezca con ganas de sorprender con mezclas que llaman la atención no por mezclar, si no por mezclar bien. En temas como “Fangs” (De lo mejorcito del disco) las influencias están más que claras, pero a la vez uno no sabría bien bien en que ubicar cada vertiente. “Blossom” es un trabajo desenfocado. Un desenfoque que juega a favor de lo bello de la propuesta.

Y así a medida que avanza, “Blossom” va y viene como quiere, mientras imprime visiones tanto de las tres épocas de la música del propio Frank, como de las ya más que mencionadas influencias. A más de un detractor de PURE LOVE le encantará el temázo que es “Paradise”, en el que esa etapa se hace más que visible. Un guiño cariñoso, imagino.

Y ya en la parte final nos encontramos con la parte más personal del álbum. Y la que es posiblemente la más potente en concepto. Tanto con el medio tiempo, pero aun así estridente destrozo de “Beautiful death” como con el extraño concepto de balada que tiene Frank al poner punto y final al disco entre odio y gritos con “I hate you”, nos deja clara su ambición por no centrarse solo en repetir aquello que le hizo crecer, si no seguir avanzando.

Al final “Blossom” se siente como un paso en la evolución del pelirrojo en el que transmite sentirse a gusto. Y si eso no significa acomodarse, adelante con ello. “Blossom” es un gran inicio y un proyecto que invita a la evolución. A jugar. A divertirse. Y al fin y al cabo a eso veníamos.

frank bloosm pict

Este artículo ha sido leído: 439 veces!!!

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here