Inicio Criticas LITURGY OF DECAY (FRA) “First psalms” CD 2016 (Dmonic records)

[CRÍTICAS] LITURGY OF DECAY (FRA) “First psalms” CD 2016 (Dmonic records)

liturgy-first-web

Por Alberto Zamora

¡Menuda pecha de gótico que me he metido entre pecho y espalda! Servidor, que no es muy fan de tales sonoridades, ha hecho acopio de valor y se ha hincado los diez temas de “First Psalms” con más miedo que Dios talento. Y una vez finalizada la tarea, he de decir que ni tan mal oiga.

Este trabajo de LITURGY OF DECAY es gótico puro, al menos como yo lo entiendo; aquel que tiene como referentes a TIAMAT y no a HIM, para que nos entendamos, y ahonda, a lo largo de sus diez temas, en ambientes recargados y barrocos por doquier, acompañados de constantes lamentos vocales.

Oír todos los temas de una vez puede llegar a cansar: son composiciones largas, recargadas, que suelen iniciarse con orquestaciones muy similares entre sí. El problema es que el disco suena algo enlatado y la producción no es muy allá; algo que puede entenderse una vez que nos informamos un poco: estamos ante una one-man-band. El bueno de Iokanaan, francés para más datos, se encarga de todos los instrumentos y viene cargado con una ristra de melodías para que puedas dar rienda suelta a toda tu melancolía.

Mis track favoritos son la dupla formada por “Suffering the Idyl” y “Suffering the Ideal”. En el primero se suben los volúmenes de contundencia con unas guitarras que rockean (algo que se echa en falta en el álbum) y el segundo se establece como la perla melódica del disco, con unas inflexiones vocales que recuerdan a KATATONIA y unas melodías entre estos y PARADISE LOST. Los ingleses también son invocados en “Tristiana” que incluso tiene un punteo típico de los LOST.

La curiosidad es “The Temptation of Being”, en el que estos LITURGY OF DECAY se ponen más maquineros, dando lugar a una extraña mezcla entre un tema de la banda sonora del Castlevania y sonoridades verbeneras. Y ahí radica el problema de hacerte unas orquestaciones del copón desde tu casa, que terminas sonando como el Devil May Cry.

En cualquier caso, el disco tiene cosas de interés y supongo que si te atraen cualquiera de los grupos citados en la reseña, sabrás encontrar retales con los que disfrutar. El arte del disco es más feo que un demonio, eso sí.

Este artículo ha sido leído: 139 veces!!!

Crítica
Puntuación
6

Dejar un mensaje