Inicio Criticas LUCIFER’S HAMMER (CHL) “Beyond the omens” CD 2016 (Shadows Kingdom records)

[CRÍTICAS] LUCIFER’S HAMMER (CHL) “Beyond the omens” CD 2016 (Shadows Kingdom records)

lucifers hammer - beyond - web

Por David Ibañez Ortuño

Disco debut del grupo novel chileno LUCIFER’S HAMMER. Nombre, supuestamente, inspirado en el clásico libro homónimo de ciencia ficción del maestro Larry Niven y de Jerry Pournelle.

Después de una primera escucha no sabía si encarar este disco desde la crítica positiva o pasar de puntillas con una reseña de 10 o 20 líneas. He optado por la primera opción, esperando dar mi punto de vista con respeto y animo de ayudar, desde mi modesta posición, a pulir los detalles que hacen de este disco un diamante en bruto, que necesita un pulido exhaustivo, pero estoy convencido que este grupo guarda un diamante al final, ya se verá.

Comenzamos con “The Hammer Of The Gods”, prometedor comienzo con melodías muy logradas, aunque el principio ya nos da la pista de por dónde van los tiros. Y es que se podría decir que la mayor influencia de LUCIFER’S HAMMER son los inimitables IRON MAIDEN, he dicho bien, inimitables.

Salvando las distancias y como norma general, la copia jamás será como el original y no es necesario tener un Bruce Dickinson en las voces, falta chispa, las guitarras están muy bien, melodías, riffs, aunque con evidentes fallos de grabación y sincronización con los demás componentes de la banda. La batería está demasiado sobreproducida, con unos efectos de reverb que llegan a molestar un poco al oido y con diversos fallos en la ejecución. El cantante no es que cante mal, creo que las melodías vocales están muy por encima de sus posibilidades y eso se nota en casi todos los temas. Una composición más conservadora de las melodías vocales hubiera ayudado mucho al sonido del grupo.

El segundo tema, “Lucifer’s Hammer” es el mejor sin duda del disco, un trallazo instrumental muy en la onda de los discos de los 80 donde cada gran LP tenía su instrumental. Buen tema en el que parece que por momentos los solos los tocan Adrian Smith y Dave Murray a dúo. Mi pregunta es… si quiero escuchar algo muy muy Maiden, mejor me escucho el “Seventh Son…” o el “Piece of Mind”, no LUCIFER’S HAMMER.

El sonido parece deliberadamente producido emulando los sonidos de los primeros grupos de la NWOBHM, algo muy de moda que pienso que hace flaco favor a los grupos, pues es todo artificial. En aquel momento histórico los grupos sonaban así porque era lo que había y todo era analógico, esas reverb tan características, eran producto de los locales de aquella época, algo que es imposible emular digitalmente. Desde aquí los animo a que sean más valientes en su propuesta y que sigan creciendo pues, si apartamos toda la maleza del camino, se ve un buen grupo con un futuro por delante.

Cambiamos algo de sonido con “Dying” y ya no recuerda tanto a IRON MAIDEN, pero tampoco gusta como antes, quizá sea uno de los temas menos conseguidos y que hace bajar el interés ante el disco. La melodía vocal no es agradable en la voz del cantante, que fuerza mucho y llega a estropear lo que a priori era un buen tema. Las melodías de las guitarras lo mejoran pero no llega a enganchar. El tema mejora en las partes donde no hay letra.

Con “Shinning Blade” siguen la onda del anterior tema, con un sonido muy SCORPIONS de los 80. De nuevo emborronan con la melodía vocal y los fallos de coordinación entre instrumentos. El cantante tiene una participación más aceptable que en el anterior tema, pero no consiguen deshacerse de la sensación maquetera, menos mal que está ahí la guitarra solista para despertarnos del mal sueño.

“Black Mysteries” tampoco termina de cuajar, a pesar de ser cañero y de ser una de las mejores interpretaciones de la banda. De nuevo las voces están muy poco logradas incluida la pronunciación del inglés, que se podría calificar como “inglés de las montañas”.

“Nightmares”, momento más calmado, intro muy bonita, con ese bajo retumbando como a mí me gusta, la batería en su sitio, guitarras limpias. Con las distorsión me hacen mover la cabeza por primera vez, muy logrado el sonido de las guitarras. A estas alturas la interpretación del cantante se vuelve algo insoportable, con perdón. Muy buen tema que las voces vuelven a estropear.

En realidad no son malos temas, me gustan mucho las guitarras y el bajo, muy Steve Harris, pero les falta pulir la batería y la voz, así como la coordinación entre los componentes de la banda, en la era digital no se pueden pasar por alto esos fallos de grabación.

“Warriors”, Quiero y no puedo del cantante, sonido clónico de la NWOBHM. Tema para el olvido.

El tema final “Beyond The Omens es más épico y con pasajes instrumentales muy inspirados, algo que hace tener un halo de esperanza en este grupo, que esperemos que mejore con los años, como el buen vino.

Resumiendo, estamos ante un disco de 8 temas que se hace largo, que te deja con la sensación de estar escuchando una maqueta. Con buenas melodías, con unos momentos inspirados y otros para el olvido. Grupo prometedor, sin embargo, si cambian de dirección en todo lo que respecta a las voces y se curten en el escenario para terminar de empastar el sonido conjunto de la banda.

 

Este artículo ha sido leído: 106 veces!!!

Crítica
Puntuación
5

Dejar un mensaje