Inicio Criticas SEAS OF WAKE (USA) “Depth of the marrow” CD 2016 (Autoeditado)

[CRÍTICAS] SEAS OF WAKE (USA) “Depth of the marrow” CD 2016 (Autoeditado)

seas-of-wake-depth-of-the-marrow - web

Por Titus Ferrer Bellés

Reconozco que tengo un problema con el progresivo. El cálculo y estudio que se usa a la hora de ejecutarlo hace que, pese a apreciar el valor de la pirueta, mi cabeza no lo procese como algo que despierte alguna pasión. Es por eso que me cuesta encontrarme con grupos de prog que me llamen la atención más allá de gustarme. Y más en esto del metalcore, en que ahora salen clones uno de otro bajo las piedras. En un género que huele por desgracia demasiado a refrito, imagínate lo que pasa por mi cabeza cuando me encuentro con grupos clonan entre ellos peripecias que a mí personalmente no consiguen moverme.

Por eso me alegro tanto cuando un grupo de este estilo consigue hacerme abrir los ojos en sonora exclamación. Suele coincidir que son grupos en que el peso de la voz es especialmente importante, pues es para mí el transmisor más directo.

Es por eso que la primera vez, por ejemplo, PERIPHERY llamó mi atención. Por qué la voz de Spencer Sotello consiguió traspasar esa barrera.

Y ahora llegan SEAS OF WAKE y lo hacen de nuevo a través del mismo canal.

He puesto de ejemplo a PERIPHERY por que está más que claro que son el referente más visible de cara a este “Depth of the marrow” que se han marcado estos chavales de Newton, Massachusetts. Por qué pese a un obvio oscurecimiento del tono, a nivel vocal el disco es un portento parecido, especialmente en las voces claras, al de los chicos de Misha Monsoor. Y ojo que esto es un elogio.

En una heterogenia combinación en la que luz y oscuridad conviven en un mismo tiempo y espacio, el video se abre con el single del álbum “Loners”. Tema que en vez de aplanar el terreno de cara a las ventas, lo que hace es representar muy bien todos los rasgos estilísticos que contiene el disco (A excepción del cambio de tempo de “The afterlife”, pero como ya sabemos la balada casi siempre es el elemento discordante de esta clase de trabajos).

Cabe destacar, tanto en este tema como en la gran mayoría la incursión de unas melodías de guitarra que recuerdan también a los últimos trabajos de VEIL OF MAYA. Y este es el punto fuerte de “Beyond the frail”. Una ventisca guitarrera que rima a la perfección con unas intersecciones de los blast beat a modo de tormenta con los que la batería secciona el tema. Ráfagas descontroladas que crean melodía a través de la potencia. Perdonad el misticismo, pero esta descripción forma parte de las sensaciones que describía al principio del texto.

Curioso es encontrarnos con una balada acústica como “The afterlife” tan al principio de un disco, y más tratándose de una banda aún en proceso de presentación. (Pese a contar con un pasado disco a la venta, este se siente como su salto al mercado real). Por suerte para cuando llegamos aquí ya posiblemente nos habremos enamorado dela majestuosa voz rota de Shaun Mason.

“Breath of fresh lies” se abre paso a hostias para autoproclamarse el tema más gritón del disco. Sus cinco minutos y medio son una descarga de energía partida en dos por un respiro en forma de aparente puente pre-breakdown pero que desemboca en más guitarras irreverentemente portentosas. Un crescendo hacia un tramo final gritado en melódico capaz de erizar sensibilidades que finaliza a base veloces redobles de batería que ametrallan una voz cada vez más cambiante a medida que el álbum avanza.

Radiofónicamente se abre “the sorrow”, tema que ya desde este inicio puede reconocerse casi como un homenaje directo a los mencionados PERIPHERY. Tanto el uso de la voz (la manera tan abrupta en que se cambia de claro a gutural me arrastra directamente al recuerdo de Sotelo) como las veloces guitarras con poder para rellenar todo recoveco del espacio auditivo en el que uno se encuentre parecen sacados de los “Juggernauts”.

Me parece de este tema especialmente disfrutable el tramo más distinto, que sería el encargado de unir la primera y segunda mitad. El momento de machaqueo que viene tras el corte de guitarra suave engorila a cualquiera. Fans del Nu metal disfrutaran especialmente de este tramo.

Y si ya podía parecer curiosa la incursión de aquella primera “The afterlife”, más nos llamará la atención “Ghost enchantment (An underworld seduction)”. Segunda balada de un disco de metalcore progresivo de ocho temas. Aplaudo la valentía y sobretodo el hecho de haber sido capaces de diferenciar tanto una de la otra. Si en la otra se optaba por la acústica, aquí lo hacen por una electrónica envolvente conducida por un melancólico piano que dota al tema de esta fantasmagoría latente de la que el titulo habla.

Ya que vas a colaborar con Angel vivaldi, haz que el tema se impregne de ello. Y así lo hicieron. “Triggered disfigurement” (Y que lo digas) le pasa el absoluto protagonismo al virtuosismo de las guitarras, que se mueven a más velocidad de la que podemos procesar y cambian más por fracción de segundo. Los más hechos al progresivo serán los encargados de disfrutar de este adrenalinico batiburrillo.

Para cerrar, las encargadas de empezar a entonar la sonora despedida a través de la épica son de nuevo las guitarras, que elevan ese poderío melódico a la enésima potencia. Abriéndole paso de nuevo a la voz para lucir el potencial, especialmente en el tramo intermedio, en el cual Mason es capaz de modular haciendo que sea imposible distinguir en que momento ha pasado de un gutural a una altísima nota de la melodía más épica. Sin duda “Rebirth” es la forma de despedirse por todo lo alto que le pedíamos al disco.

Tal vez lo único que le pediría a este “Depth of the marrow” sería lo mismo que le pido a casi todo el género hoy en día. Que los oyentes pudiésemos distinguir con más facilidad un tema de otro. De todas formas, superado ya esto, SEAS OF WAKE traen toda la artillería puesta y no se cortan a la hora de mostrárnosla en un disco que luce de lujo en el panorama actual. No os dejéis intimidar por sus pinturas de guerra sobre el escenario. O si, mejor hacedlo. Pero quedaros a ver el espectáculo.

seas of wake - pict

Este artículo ha sido leído: 246 veces!!!

Crítica
Puntuación
7.5

Dejar un mensaje