Inicio Criticas STRATOVARIOUS (FIN) “Eternal” CD 2015 (Ear records)

[CRÍTICAS] STRATOVARIOUS (FIN) “Eternal” CD 2015 (Ear records)

Eternal

Por: Lluís "DiMu" García

A lo largo de la historia de la música, hay bandas que han disfrutado de una segunda juventud, incluso de alguna más, y que han sabido resurgir de las cenizas tras sufrir alguna baja importante en su formación o ser abandonados por las musas compositivas que les hicieron llegar alto. STRATOVARIUS es uno de esos claros ejemplos, y es que tras la marcha de su talentoso guitarrista y líder, Timo Tolkki, que les hizo perder un poco el norte, la banda supo rehacerse gracias a las riendas que tomaron Timo Kotipelto y Jens Johansson en su liderazgo. Así iniciaron una etapa que prometía con “Polaris”, seguida de un notable “Elysium” y rubricada por la confirmación de un “Nemesis” que nos recordó a la mejor época de los fineses. Un hecho que con este “Eternal” podemos asegurar sin miedo a equivocarnos, y que les vuelve a situar en lo más alto de su Power Metal Melódico tan característico y elegante.

My Eternal Dream” es una perfecta carta de presentación. El inicio épico de los teclados de Jens Johansson y los golpes sonoros del resto de instrumentos, sirven de preludio para uno de los temas marca de la casa del grupo. Velocidad, melodía, un estribillo grandilocuente y unos coros majestuosos, y de regalo, esos largos duelos protagonizados por la brillante guitarra de Matias Kupiainen y las teclas inconfundibles de Johansson. “Shine In The Dark” baja un poco las revoluciones, que no la calidad, con un tono mucho más lírico y unos versos más romanticones que tan bien se le dan al quinteto y que recupera la esencia que un día les situó en el olimpo de su estilo.

Vuelven a pisar el acelerador en “Rise Above It” con la dupla rítmica del bajo y la batería de Lauri Porra y Rolf Pilve, respectivamente, que aportan la energía necesaria a la canción, hasta el interludio denso y agresivo del riff de Kupiainen y su posterior veloz solo. “Lost Without a Trace” hace florecer las líneas más oscuras de los fineses con una carga emocional que se ve impregnada de la belleza de tintes casi góticos de la voz de Timo Kotipelto, siendo este uno de mis temas favoritos del álbum. En “Feeding the Fire” siguen los patrones clásicos de composiciones como “Playing With Fire” o “Hunting High and Low”, que tan buenos resultados les dan.

Como su propio título expresa, en “In My Line of Work” se desenvuelven en su línea de trabajo con un tema pegadizo y directo que encaja a la perfección dentro de un álbum muy compacto. En “Man in the Mirror” se aproximan a su faceta de carácter más sinfónico y progresivo, con una base electrónica muy potente y un estribillo muy pegadizo. Una lástima que por ahora parezca no formar parte de los repertorios de sus últimos conciertos. “Few Are Those” recupera el espíritu más neo-clásico que habíamos abandonado en los últimos temas aunque, probablemente, se trate de una de las canciones menos inspiradas del disco por su desarrollo facilón aunque ciertamente pegadizo.

No podría ser de otra manera, y con “Fire in Your Eyes” llega el turno de la inevitable balada. Es obvio que tienen una facilidad innata para este tipo de cortes, y a pesar de la dulce voz de Kotipelto, el bello piano de Johansson y el clímax al que te va arrastrando la canción, el listón está muy alto y para un servidor está lejos de la brillantez de la reciente “If the Story is Over” o la inmortal “Forever”. “The Lost Saga” cierra el álbum con un tema largo, épico y majestuoso, en el que todos los músicos alcanzan unas cotas de calidad elevadísimas y disfrutan de sus pasajes de lucidez personal. Kotipelto canta mejor que nunca, Johansson asume todo el protagonismo, y las cuerdas de Kupiainen han conseguido la difícil labor de olvidar a un Tolkki al que ya nadie echa de menos.

Y así llegamos al final de este brillante “Eternal”. STRATOVARIUS se asientan en una formación estable y repleta de talento, que confirman de forma irrefutable su segunda juventud, y se alzan con el cetro del Power Metal Melódico del que un día fueron uno de los estandartes. No inventan nada nuevo, ni falta que les hace a estas alturas, pero firman su mejor disco desde la marcha de Tolkki. Si te seguían sin gustar lo seguirán haciendo, pero si disfrutaste de su época dorada y su anterior “Nemesis” te hizo recuperar la fe en los fineses, este es tu disco. En breve tendremos ocasión de verles en directo en nuestro país y será una buena oportunidad para ver como funcionan los nuevos temas de este “Eternal” en vivo. ¡Una cita que ningún seguidor del género debería perderse! Larga vida al Rey.

stratovarius

Este artículo ha sido leído: 524 veces!!!

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here