Crónicas Live

[CRÓNICAS LIVE] BLOOD FIRE FEST – Sala Boveda, 14.11.2015 Barcelona (Blood Fire Death)

bloodfirefest

Crónica: Titus Ferrer Bellés

Directa a la yugular. Así iba a ir la noche a juzgar por el atronador cartel que presentaba el Blood fire fest. Cuatro bandas nacionales de renombre pese a una trayectoria corta por el momento se juntaron en la archi (¿enemiga?) conocida sala Bóveda de Barcelona para regalarnos (El precio de la entrada era básicamente eso) una noche que nuestras nucas recordarían el resto de la semana.

Los encargados de abrir la velada empezaron con puntualidad inglesa pese a la tardía apertura de puertas. Ellos son BLAZE OUT, o como yo tiendo a referirme a ellos” posiblemente el único grupo de Thrash que de verdad despierta mi interés”. Orgulloso de que un grupo al que puedo llamar así sean de mi misma ciudad.

BLAZE OUT son una banda que, pese a tener solo un largo en el mercado, han conseguido reunir a una legión de fans apasionada y a la vez numerosa. Será lo accesible de su Thrash moderno, que juega con las melodías pegadizas por tralleros que se pongan. Serán sus ya míticos medley de 10 minutos con temas de METALLICA e IRON MAIDEN que todo el mundo quiere disfrutar en directo. O será simplemente que los tíos son buenos, y así lo demuestran sobre las tablas. La cuestión es que es, y que se les disfruta como los que más.

Pese al poco volumen de público que había cuando saltaron al escenario, ellos salieron a por todas con “Elixir”. Poco les costó despertar la colaboración del público, que coreaba sin vergüenza alguna cada uno de los “hey’s” y Oh’s”. Sobre todo aquellos que se agolpaban en la primera fila, puño en alto.

Por suerte, desde el segundo tema la afluencia ya se dobló. El público estaba todavía en la puerta, osea que tanto nosotros como la banda pudimos disfrutar de un full show como dios manda.

Para el momento en el que MAIDEN y METALLICA se enfrentaron, la sala ya había alcanzado el aforo más alto que veríamos esa noche, que no era precisamente noche. Pues al final, BLAZE OUT fueron el grupo más concurrido, pese a ocupar el primer puesto en el cartel. ¡Éxito!

Sin duda 45 minutos que se les quedaron cortos, pero que a su vez supieron empacar perfectamente lo que la banda ofrece. Velocidad, melodía, fiesta y homenaje. Pronto se encierran a grabar su segundo disco, y nos ha quedado claro que será un trabajo que dará que hablar.

Setlist BLAZE OUT: Elixir – Behind the bullet – Six strings’ crime – Red silence – Medley Metallica vs Iron Maiden – Shining blood – S.I.N.S

Mucha curiosidad despertaban en un servidor el grupo que más desconocía del cartel. RIOT OF VIOLENCE. Curiosidad que me hizo acercarme a primera fila a poder descubrir bien de cerca un grupo que pese a no terminar de amoldarse a mis gustos, olía a potencial.

Muchísimo humo (Que buen efecto causó aquella noche la dichosa máquina de humo. Unas atmósferas espectaculares), luz verde y una intro ambiental de lo más tenebrosa. RIOT OF VIOLENCE desfilaron con total serenidad hasta tomar sus puestos en el escenario.

Y como si de afiladas armas de guerra se tratasen sus instrumentos, empiezan a descargar poder. Lo que no sorprende es que el mal sonido de la Bóveda haga su primer acto de presencia de la noche: a Joan casi no le oímos la voz. Suerte que la cosa fue mejorando a medida que avanzó el set.

Lo que sí que me sorprendió (Supongo que pequé de novato) fue la serenidad casi ceremonial que mostraba la banda. Bueno, casi toda ella, pues su bajista era incapaz de parar quieto, en una muestra de disfrute más que contagiosa. Al escucharlos previamente uno esperaba que no harían más que incitar al mosh, al circle pit y al ajetreo, pero en vez de eso, casi como si de timidez se tratase se dedicaron a generar brutalidad a través de su poderosísima música.

Y pese a que parezca algo complicado de entender, creedme que ahí se vivió casi como una ceremonia. Casi una oda a la brutalidad. Y eso le aportó al show un carácter de sobriedad y profundidad que pocas veces he vivido. Disfruté de un show de death metal clásico pura cepa que penetró directamente bajo mi piel. Y estoy seguro que bajo la de muchísimos más ahí aquella noche, pues pese a no mostrar un aforo tan exagerado como el del anterior show, no éramos precisamente pocos en la sala. Y vi muchas caras de fascinación que debieron ser parecidas a la mía.

Y amén de lo que respecta a la voz, que repito se fue solucionando tema tras tema, debo agradecerle infinitamente al técnico que hiciese relucir tanto el bajo. Sin él hubiese sido imposible un show tan atmosférico como el que vivimos. A la par de que cuesta mucho presenciar conciertos de tal brutalidad con un sonido limpio, y más en la sala en la que estábamos.

Si buscáis death metal en mayúsculas, averiguad cuando se pasan los buenos de RIOT OF VIOLENCE por alguna sala cercana a vuestra casa. No os arrepentiréis. Yo no lo hice.

Setlist de RIOT OF VIOLENCE: I am the battlefield – fuck it all – nothing to die for – Pink mist – planet of the rapes – Blinded by fear – For sound I shall become – March of squealers

Con STAINED BLOOD jugábamos también en terreno conocido. Y sabido es que allá por donde pasan, arrasan.

Desde la presentación de su “Hadal” no paran de cosechar éxitos y público. Y no es de extrañar, pues al disco es un portento del Death mas histérico a la BLACK DAHLIA MURDER. No por casualidad fue teloneandoles a ellos cuando les vimos por primera vez.

Per de directos es de lo que viven estos barceloneses, pues imparten violencia con un show tan potente que asusta. Su vocalista, Rou, es absolutamente incapaz de parar quieto ni un segundo. No quisiera estar en la piel de un fotógrafo que tuviese que cubrir un concierto suyo. En conjunto, muestran unas tablas dignas de una banda de larga trayectoria. Y si con dos álbumes en el mercado ya están a este nivel, creedme que en unos años pueden dar muchísimo que hablar.

De nuevo con tenebrosa intro (“Atlas decline”) hacen acto de presencia para explotar igual que lo hace el disco, con una de mis personales favoritas: “Perpetual”.

Un solo tema y el público ya en el bolsillo, pero de repente la atmosfera se rompe. Un fallo técnico les obliga a parar el show unos pocos minutos, a los cuales sobrevivieron bien dignamente. Nosotros por nuestro lado no paramos de gritar y animar una situación a la que se supo sacarle risas. Allá vamos de nuevo, como si nada hubiese pasado descargan “Hadal” de principio a fin, y aun así tienen tiempo de aderezar el show con dos temas de su anterior “One last warning”, que pese a que el sonido en este caso acompañó bastante, fueron hasta complicados de localizar entre tanta brutalidad. Objetivo conseguido. El show más largo de la noche nos dejó el cuello suficientemente perjudicado como para poder presumir de haber asistido a un conciertazo al día siguiente.

Y no quiero cerrar el tema sin agradecerles el detalle del “Minuto” de silencio por los fallecidos en parís el pasado Viernes 13. El concierto fue al día siguiente, osea que os podéis hacer a la idea de la sensación tan contradictoria que se sentía al asistir a un show. Mis más sinceros respetos se vuelcan aquí, y mi más absoluto desprecio también hacia aquellos que no fueron capaces de callar y siguieron haciendo gracias a gritos cuando las luces se apagaron en señal de luto. Vergüenza ajena.

Setlist STAINED BLOOD: Atlas decline (intro) – Perpetual – Hundred heads snake – U 530 – F.R.M – The loser – Hemispherium – Colossus embrace – The mask – Involution to animosity – One last warning – Stargazer – Sound of the abyss

Cambiamos de género para adentrarnos en el deathcore fiestero de los madrileños HUMMANO, a los cuales ya tenía yo ganas de ver de una vez.

Apresurados por un pequeño retraso en el horario inician el show repentinamente y a degüello con un tema de su primer álbum: “Is the shit”, al que solo volverían para cerrar el show. Así pues “fucking dogstyle” abre un pit que había estado bastante inactivo a lo largo de la noche, en el que pese a la falta de aglomeración, no faltaron las ganas de dejarnos la piel.

Por desgracia, el show se volvía a iniciar con parte del público fuera de la sala. En este aspecto se notó especialmente que el festival se celebró en Sábado en una sala contigua a la zona de fiesta metalera por antonomasia de Barcelona, pues al contrario de lo que solemos ver en los conciertos de a diario, a medida que avanzaba la noche, el público migraba hacia bares y locales.

Por suerte los que teníamos  claro que la fiesta de verdad estaba ahí, pudimos disfrutar del buen rollo que transmiten estos Madrileños.

A medida que avanzaba el show, el sonido mejoraba, y el volumen y el calor ascendían. Cada vez más karate en el pit y más movimiento entre los integrantes. Los temas del “We hate you all” se iban sucediendo sin descanso, sonando potentísimos en directo. Eso sí quedó patente, por malo que fuese el sonido.

Nos acercábamos hacia el final del show. Estábamos agotados, y pese a ello, Sito nos reta a ver quién es capaz de liarla más durante el penúltimo tema, “You suck”. Ah, la ironía. Así que en un esfuerzo titánico decidimos no decepcionarlo, y acabar la noche por todo lo alto. Ya no paramos hasta que terminó la mitiquisima “Cumming in the face of”.

Una pena que el show se viese algo diezmado por el sonido y la falta de tiempo, pero la patada en la cara nos la llevamos igual. Y las ganas de volver a verles, también.

Por cierto, el bajista del grupo es la personificación de la risa.

Setlist HUMMANO: Fucking dogstyle – Bitch-slap – WTF? – Omphaloseptic – Pseudosocial – Open your mouth – Aliens & shit – You suck – Cumming in the face of

Y así se cierra la primera edición del Blood fire fest. Una noche marcada por la brutalidad, el buen rollo, y las ganas de comerse el mundo. Por suerte, me imagino que la buena afluencia de público, nos asegura la posibilidad de que se organice uno de nuevo.

Este artículo ha sido leído: 474 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puedes leer:

Close