Inicio Crónicas Live EVERY TIME I DIE + STRAY FROM THE PATH + COUNTERPARTS...

[CRONICAS LIVE] EVERY TIME I DIE + STRAY FROM THE PATH + COUNTERPARTS + IN HEARTS WAKE – Sala Bóveda 16.06.2015 Barcelona (Rockzone)

every time i die

Crónica: Titus Ferrer Bellés

Vaya una noche de cumpleaños a contracorriente. La revista Rockzone tenía organizado sin duda un aniversario más que por todo lo alto. Con un cartel digno de las mejores giras que siempre nos quejamos que no pasan por España (pese a que en esta ocasión solo pasase por Barcelona, pero Madrid no se puede quejar, que sabemos de buena tinta que disfrutasteis de lo lindo con BRAND NEW).

Poco podía salir mal, y pese a que al final salió, la fiesta fue la triunfadora de la noche.

Llegamos allí a la hora de la apertura de puertas, y la cola era considerable. Muchísima asistencia desde el primer momento para dar un sobradamente caluroso recibimiento a IN HEARTS WAKE en su primer paso por España (Y recién anunciado ya su segundo). Quedó más que claro que el público les demandaba. Desde el primer tema un público entregadísimo. Coreando, saltando y demandando al ritmo de un set que pese a estar centrado mayoritariamente en su nuevo “Skydancer” también quiso recordar temas de su anterior trabajo, e incluso volvió al primero con “The unknown”. Celebradísima por cierto entre los más aficionados.

IN HEARTS WAKE supieron sin duda defender muy bien su posición. El sonido no les acompañó. Ni a ellos ni a ninguno de los cuatro grupos de la noche. Y por extraño que parezca, casi me atrevería a decir que fueron de los que mejor me sonaron. Y aun así, demostraron que se valen el puesto, tanto en cuanto a ejecución como en actitud. Sin duda los volveremos a disfrutar en Octubre.

Poco rato después saltaron al escenario COUNTERPARTS. Más demandados si cabe que sus predecesores. De hecho, me atrevería a decir que fue la banda que más reacción despertó de la noche. Mucho tiempo llevaban sus fans deseando verles, y la verdad es que no decepcionaron. Pese a, de nuevo, la sobresaturación del sonido.

Sin duda este fue el lastre que crucificaría la velada. Así que no nos quedaba otra que hacernos a la idea. Suerte que ahí estaba el público para colaborar con el vocalista Brendan B Murphy. Gente saltando una encima de otra formando una masa de miembros peleando por cantar en el micrófono aquellas letras que tanta fuerza piden.  Un concierto digno del mejor videoclip de Straight edge. Pese a la imposibilidad de ni siquiera intentar hacer stage dive.

A mí personalmente no me entusiasman, por que practican un estilo que me tiene un poco saturado, pero está claro que en lo suyo son más que buenos, y esa noche por primera vez en España, lo demostraron. Dudo que ningún fan saliese de ahí decepcionado.

Muchísima anticipación por ver de nuevo a STRAY FROM THE PATH sobre el escenario. El año pasado muchos nos enamoramos de su directo cuando les vimos teloneando a ARCHITECTS, y esperábamos esta segunda venida con feroces ganas.

Y feroces salieron de nuevo ellos. Arrancando con su recién salido single: “Outbreak”, que sorprendentemente el público ya se Sabía al dedillo. Buenísima respuesta desde el minuto cero.

De ahí en adelante la cosa parecía un desfile de apisonadoras. Con un setlist además bastante variado, recuperando desde temas de su “make your own history” como: “Damien” o mi personal favorita “Negative and violent”. Lástima de nuevo de la saturación en esta última. Le quitó bastante pesadez.

A medio camino decidieron adelantarnos un poco más del nuevo álbum que personalmente ansío muchísimo escuchar de nuevo. Más centrada en la vertiente rapeada y menos en los breakdowns enloquecidos, diré que me gusta más que “Outbreak” como adelanto, y como tema en sí. Y es que todos saltamos como locos pese a estar escuchándola por primera vez. La cosa pinta realmente bien.

Con un sonido algo más recuperado hacia el final del set, decidieron descargar algo de metralla de su última etapa con “Radio” (Que despertó absoluta pasión en el público) y con “Badge & Bullet” como fin de fiestón.

Sin duda de nuevo lo dieron todo. Aun así, yo tengo aún la espina de verles en óptimas condiciones pese a ser la segunda vez que les veo. Si con ARCHITECTS fue la falta de entusiasmo del público, en este caso la condena del sonido (Y la falta de libertad de movimiento que un concierto de estas características pide, todo sea dicho) nos impidió de nuevo macarrear como realmente hubiésemos querido.

Exhaustos ya y aún quedaba el plato fuerte. Aún que al parecer no para todos, pues parecía haber menos gente en la sala que cuando COUNTERPARTS estaban sobre el escenario. Sea como fuere, la cuestión es que EVERY TIME I DIE debieron vernos la cara de cansancio y por eso salieron a matar. Aquí no se queda quieto ni dios hasta que nosotros digamos lo contrario. Empezar de cero con una burrada como es “Underwater bimbos from outer space” es toda una declaración de intenciones.

De nuevo volvíamos a no oír la voz de, en este caso, Keith Buckley. Y la guitarra sonaba más saturada que nunca. Se irá recuperando a medida que avance, pensamos. Pero esta vez no fue así.  Suerte que la potencia que llevan nos permitió disfrutarlos, aún que fuese a calidad Youtube a 240p.

Ya habían dejado claro que venían a destrozarnos las cervicales. Y de ahí adelante fue un no parar más que para un poco presentación antes de cada tema, que a eso parece que Buckley sí que es muy dado.

De aquí nos sumergimos directamente en su último “From parts unknown”, un álbum que no puede sonar más a ellos y que no peca de bajar revoluciones ni por asomo. Y por eso “Thirst” y sobretodo “decayin with the boys” fueron recibidas como si de los mayores clásicos se tratasen. En especial esta segunda que desató, si cabe, más locura sureña todavía.

A partir de ahí la cosa se convirtió en un repaso casi total a su discografía. Recuperando desde los más clásicos y sucios “Ebolarama” o la pesadísima “Floater” con ese breakdown frenético con tanta reminiscencia a THE DILLINGER ESCAPE PLAN me despierta. Son desde luego temas para disfrutar en directo.

E incluso, pese a tener que hacer esfuerzos para oírle, pudimos ver como Buckley se defendía en un terreno más melódico, que también domina mucho más de lo que la suciedad deja ver. “The new black” nos hizo bailar como si aquella noche fuese fiesta mayor en un pueblecito cualquiera de Missouri.

Obviamente habían venido a presentar su nuevo disco, y no iban a permitir que no gobernase la noche. En el set seguían cayendo perlas nuevas del tamaño de “El dorado”. Al menos en su gruesísimo tramo final instrumental no teníamos que hacer sobreesfuerzos por escuchar la voz.

Pero todo tiene un fin, y EVERY TIME I DIE ya anunciaban su pronta retirada por aquella noche.

Y como si al pronunciar esas palabras una maldición se levantase, la voz desapareció del todo. En uno de mis temas favoritos, que es “No son of mine”, la cual por desgracia y muy a mi pesar  tuvimos que escuchar íntegramente en instrumental, al igual que pasó con “Idiot”. No descarto que aquella noche ese tema quisieran dedicárselo a alguien. Pese a no tener aún muy claro a quién.

Estoy seguro de que ellos hubiesen preferido pararse a solucionar el asunto antes de seguir, pero en sus caras se hacía ya más que evidente una prisa impuesta que no se lo permitía. Así que sin corte alguno, pasaron a cerrar con mi tema favorito de su último álbum: “Moor”. Tema que pudimos sentir (Sentir, esa es la palabra correcta) en nuestras carnes y descubrir que en directo crea esa misma sensación de inseguridad que en el disco sentimos al escuchar ese tétrico piano y la voz de Keith conjurando a la muerte.

Y tras la explosión final del tema, la noche llegó a su fin. Rápidamente la sala fue desalojada, y nos encontramos de nuevo en la calle con la sensación de haber vivido un gran concierto que por A o por B no pudimos terminar de disfrutar. Las cuatro bandas se dejaron la piel en el escenario. Nosotros lo hicimos a sus pies. Por suerte creo que a todos nos quedó claro que el disfrutar de la fiesta que ofrecían, pasaba por encima de todo, y nadie pudo sentirse decepcionado con ellos. Esperemos que vuelvan pronto y podamos verles, esta vez sí en óptimas condiciones.

Setlist de Every time I die:
Underwater bimbos from outer space – Thirst – Decayin’ with the boys – Bored Stiff – The new black – El dorado – Roman Holiday – The marvelous slut – Overstayer – Ebolarama – We’rewolf – Floater – No son of mine – Idiot – Moor

Este artículo ha sido leído: 382 veces!!!

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here