Inicio Crónicas Live GAMMA RAY + SERIOUS BLACK + NEONFLY – Sala Razzmattazz 1,...

[CRÓNICAS LIVE] GAMMA RAY + SERIOUS BLACK + NEONFLY – Sala Razzmattazz 1, 22.11.2015 Barcelona (Madness Live!)

KF_Amorphis_PosterA1.epsCrónica y fotografías: Lluís García Sola

Larga velada de Power Metal la que no esperaba por delante en la céntrica Sala Razzmatazz de Barcelona, demostrando que el estilo sigue más que vivo, especialmente gracias a bandas como GAMMA RAY y a su inmortal líder, Kai Hansen, un maestro para el que parecen no pasar (ni pesar) los años pasando ya el medio siglo de vida. Es evidente que el aforo no vestía sus mejores galas, ya que presentaba una media entrada larga, pero dudo mucho que nadie saliera decepcionado del recinto, ya que un show de los germanos, habituales de estos lares, suele ser sinónimo de diversión y calidad, y esta noche no iba a ser precisamente una excepción. ¡Y es que no todos los días se cumplen 25 años a la bandera de un género del que tú eres precisamente el padre!

Los primeros en saltar a escena fueron los londinenses NEONFLY que fueron directos a ganarse al público con un excelente Willy Norton a las voces que no paraba de animar, y Frederick Thunder a la guitarra ataviado con una larga cabellera india y un perfecto español. Sonaron cortes de sus dos álbums, como la Power metalera “Whispered Dreams”, que arrancó el show, la melódica “Heart of the Sun” o la cañera “Highways to Nowhere”, que hicieron disfrutar a los pocos asistentes que iban asomando a estas alturas. Se despidieron con “Morning Star”, con la satisfacción del trabajo bien hecho pero con unas vistas un tanto pobres de la sala. Una pena.

Los siguientes en tocar serían unos convincentes SERIOUS BLACK, cuyos “padres” Thomen Stauch (ex BLIND GUARDIAN) y Roland Grapow (ex HELLOWEEN) no les acompañaban en la gira. Por contra, Urban Breed demostró una presencia escénica magnífica y un registro vocal sobresaliente al timón de la banda con la compañía de otro de sus líderes, Mario Lochert, y una formación muy solida en el directo. Con tan sólo un álbum han conseguido ganarse a la comunidad metálica, y es que cortes como la preciosa “Sealing My Fate”, “Listen to the Storm” (la favorita de Urban según nos contó) o las pegadizas “High and Low” y “I Seek No Other Life” hicieron las delicias de unos seguidores muy entregados en las primeras filas y una sala que poco a poco iba presentando su mejor versión. Si además coqueteas y haces cantar a la audiencia con los estribillos de clásicos como “I Was Made for Lovin’ You” de KISS o “Rock You Like a Hurricane” de SCORPIONS, te llevas la partida gracias a un as en la manga que tenías guardado. Habrá que ver como evolucionan y como quedan los cambios de formación de cara a un futuro inmediato pero tienen muy buena pinta.

Se apagaron las luces y comenzó a sonar el clásico rockero “Bad Reputation” de JOAN JETT AND THE BLACKHEARTS, con un público que entró en jubilo con los primeros compases de “Welcome”, preludio del genial “Heaven Can Wait” que llegó con un Kai Hansen tan sonriente y simpático encima del escenario como en él es habitual. Se notaba en el ambiente que la comunión iba a ser absoluta y que todo el mundo tenía las mismas ganas de disfrutar del espectáculo. “Last Before the Storm” le siguió antes de la primera sorpresa de la noche, que llegó de la mano de “Fight” y la aparición en escena de Frank Beck, elegido para compartir voces con Kai y desahogarle un poco del micrófono durante las extensas giras de los germanos. Le vimos muy bien a nivel vocal, aunque quizás algo desorientado encima de las tablas e indeciso en cuando debía intervenir o no, algo que le dará la experiencia, y es que calidad no le falta, como pudimos comprobar en “I Want Out”, clásico donde los haya y que por mucho que sea de HELLOWEEN, su auténtico padre se encontraba delante de nosotros. Seguía la fiesta con la celebrada “Valley of the Kings” y la emotiva “The Silence”, que la audiencia hizo suya en sus primeros versos, recitándola a pleno pulmón, llenando de satisfacción el rostro del pequeño gran Hansen.

Aquí llegaría un pequeño bajón en lo que sería el conjunto del show, con un gran solo de batería por parte de Michael Ehré, como no podría ser de otra forma dado su talento, pero quizás innecesariamente largo. De hecho lo mejor del mismo fue con la incursión del tema original de “Superman” y la posterior intervención del poderoso bajo de Dirk Schlächter. Algo habitual en los conciertos, especialmente de tintes rockeros, pero que en ocasiones pecan de exceso y falta de originalidad o poca innovación. Sea como fuere no empeñó la fiesta, e “Induction” dio paso a la cañera “Dethrone Tyranny”, en la que Kai se presentó sobre el escenario con una gorra bélica, soltando un discurso que fue muy bien acogido, haciendo alusión a las dictaduras y grandes imperios que han caído a lo largo de la historia, así como su recuerdo a la actualidad del ISIS. Una nota de seriedad dentro de una partitura feliz. Prácticamente sin respiro sonó “Empathy”, seguida de la pegadiza “Master of Confusion” con ese estribillo tan inspirado que provocó que la gente no dejara de cantar, saltar y, en definitiva, pasárselo bien, que a eso habíamos venido.

Se acercaba el final, aunque lo mejor de la noche vino de la mano de un medley absolutamente ganador, con la brillante “Rebellion in Dreamland” capaz de emocionar debido a la química que crea siempre entre banda y seguidores, la Manowera “Heavy Metal Universe” y, agarraos que vienen curvas, ese combo demoledor protagonizado por “Ride the Sky” (¡cómo disfruto/an/amos cada vez que suena esta canción) y “Somewhere Out in Space”. Todo un regalo para los fans que estos agradecieron de buen gusto, y que sirvió para poder tomar un poco de aire antes del colofón final. Tras el bis, “Heading for Tomorrow” se fusionó con la reciente “Avalon”, como previo al juego de guitarras de Kai con el siempre sobrio y sonriente Henjo Richter que anunciaba uno de los estandartes de los alemanes. “Send Me a Sign” llegó en forma de dulce despedida, tras dos horas de una nueva demostración de que el Power Metal no está muerto, con GAMMA RAY como uno de sus máximos exponentes. Después de esta nueva cita con los germanos hay que darle las gracias a este simpático señor, Mr. Kai Hansen, porque mientras él disfrute encima de un escenario, y nos brinde su sonrisa propia de un juvenil que se inicia en esto de la música, somos muchos los que seguiremos creyendo en un estilo que le pertenece y en un sonido que tanto amamos, el HEAVY METAL. ¡A sus pies!

GAMMA RAY

SERIOUS BLACK + NEONFLY

Este artículo ha sido leído: 311 veces!!!

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here