Crónicas Live

[CRÓNICAS LIVE] MORE THAN A THOUSAND+HILLS HAVE EYES+NOT TODAY – Sala Razzmatazz 3, 03.02.2016 Barcelona (HFMN)

more than  bcn

Crónica: Titus Ferrer Bellés | Fotografías: Marc Agudo Photo

Noche de contradicciones a la que nos enfrentábamos el pasado 3 de Febrero en la Razzmatazz 3 de Barcelona. Por una parte, sabíamos que íbamos a vivir una fiesta, pues las anteriores veces que MORE THAN A THOUSAND nos han visitado, así ha sido, independientemente de cualidades técnicas del recital que diesen.

Pero en el otro plato de la balanza teníamos la pena del saber que aquella sería (Quien sabe, tal vez en unos años no sea así) la última vez que les viésemos sobre el escenario. Al menos con sus propios temas. Pues esta se trata de su gira de despedida. Despedida de un grupo con el que muchos decidimos adentrarnos en este género que ahora está tan de moda. Por qué MORE THAN A THOUSAND son metalcore del puro. De fórmula, sí, pero efectivos como ningunos. Y todo lo que les puede faltar de originalidad e innovación a sus temas, les sobra en catarsis emocional. Pues para muchos de nosotros, fueron pieza clave de nuestra evolución, y aquella noche nos presentamos con intención de que se fuesen sabiéndolo.

Pero lo primero es lo primero. Y es que para mí una pieza importante de la noche eran la banda encargada de descorchar la botella. Por fin podía ver en directo a NOT TODAY. Una banda joven, tanto en lo que a sus miembros se refiere como en trayectoria. Pero con solo un EP auto producido en las recamaras, uno se da cuenta de que esta joven propuesta venida desde Granollers son todo potencial.

Cierto es que de buenas a primeras su propuesta es atractiva para un público muy actual. Metalcore electrónico con melodías en 8 bits y mucha  cultura popular. La cosa es que ellos no se quedan solo en la idea, pues los temas son ejecutados de manera que, si bien es cierto que los medios no son los óptimos, su música te abofetea la cara de igual manera. Y por eso mis ganas de disfrutar de ello en directo eran más que considerables.

La asistencia de público, como por desgracia era de prever, no fue la deseada, y su set empezó con poco más de unas veinte-treinta personas en la sala. Número que se vería duplicado hacia la segunda mitad de su show.

Si bien es verdad que al principio pudimos verles algo coartados sobre el escenario, también lo es que a medida que la conexión con ese público cada vez más extenso se hacía más fuerte, ellos se crecían. Sea como fuere, los temas de su “first blood” sonaron aplastantes en directo. Al menos tan aplastantes como el mal sonido de la sala aquella noche permitió deducir.

La ejecución por parte del grupo fue intachable. Voz y música ejemplificaban el buen hacer y la humildad que a su vez consiguieron transmitir. Algo que personalmente creo que las bandas jamás deben perder, por grandes que se hagan. Si tuviese que quedarme con ciertos momentos de su show, sin duda, aparte de ese potente cierre con su más mitica “The hardest choice”, elegiría lo bien que sonó “Last hope”, el que es posiblemente mi tema favorito de ellos.

Además dejaron caer un tema nuevo a medio set que sonó a la altura de este tan mencionado primer EP y que estoy deseando poder disfrutar a través de mis auriculares.  “Rise and shine” sonó de lujo.

Con una sala algo más llena poco tardaron en saltar al escenario los también Portugueses HILLS HAVE EYES. De los cuales había oído hablar maravillas sobre el escenario. O sea que pese a no ser un grupo que me apasione especialmente, y sin entender muy bien el por qué ya que tienen todos los elementos para cuadrar con mis gustos, esperaba esta actuación con una mezcla extraña entre ganas y curiosidad.

Y absolutamente explosivos llenaron el escenario desde el primer bandazo de guitarra. Y cuando digo llenaron, no hablo de espacio.

Hay grupos que por buenos y perfeccionistas que sean no consiguen hacer saltar esa chispa que implosiona un directo para recordar. HILLS HAVE EYES si lo hacen. Pues derrochan actitud por todos los costados posibles de todos y cada uno de sus integrantes.

Su poderoso directo también se nutre de la capacidad de crear atención que tienen cada uno de ellos, pues uno no sabe nunca muy bien a donde mirar. Principalmente las carreras de lado a lado que se pega su vocalista, como los momentos de bailoteo y gloria a tres voces de los que gozan sus dos guitarras y bajista acaparan toda la atención.

Además su propuesta era absolutamente ideal para aquella noche, pues aparte del más que evidente colegueo que había entre ambas bandas Portuguesas, su idea base es muy parecida, pese a ser la de HILLS HAVE EYES algo más barroca.

Pero barroca o no, está claro que su gancho es lo poco que temen acaramelarse en sus estribillos. De hecho, si hay que ejemplificar esto, el tema homónimo de su último álbum “Antebellum” contiene un estribillo que es directamente radioformula. Y que cojones, funciona de maravilla.

En mi caso siguen sin ser mi grupo de cabecera, pero el mérito está ahí. Creedme que en este caso, como si de un ex se tratase: no son ellos, soy yo.

Y ahora sí, con una mezcla de extraño nerviosismo en el estómago, y preocupados porque su show de despedida estuviese a la altura, poco nos quedaba para ver por última vez a nuestros queridos MORE THAN A THOUSAND.

Y es que pese a que sabemos que pueden dar la talla y sobrepasarla, porque les hemos visto hacerlo, sus últimos shows en la península generaron un cumulo de opiniones un tanto decepcionantes. Entre ellas, la de un servidor, pues a la espera de un show tan impresionante como el que viví la primera vez que les vi en la sala Rocksound, las últimas veces que les vi me encontré, sobretodo, con un Vasco Ramos a medio gas, y una voz que le impedía estar a la altura de las circunstancias.

Y por eso el temor nos asaltó, o al menos a mí, cuando me di cuenta de que vasco casi no usaba el gutural en el primer tema de la noche, y uno de mis favoritos: “Feed the caskets”.

Por suerte, parece que lo que le hacía falta era calentar. Pues la cosa fue mejorando substancialmente a partir de los siguientes temas.

Lo que sí que era innegable era su voluntad de conseguir que todos los que allí estábamos aquella noche sintiésemos que ese no era un show corriente, pese a que al final nos ofreciesen el mismo set y duración al que nos tienen acostumbrados.

Desde mi punto de vista esto es una lástima, pues si bien es cierto que todos los temas que ofrecieron era icónicos, yo imagino un tour de despedida como la oportunidad      de probar cosas nuevas sin el compromiso de tener que mantenerlas en set para siempre para deleite de los fans. Supongo que hay muchos puntos de vista a la hora de afrontar este concepto, y ellos eligieron este. Más que lícito desde luego, ellos deciden como terminan su propio proyecto. Pero soñar es gratis, ¿no?

Sin duda uno de los puntos álgidos de la noche fue “It’s alive (This is how I made a monster)”, ya que además de lo poderoso de la moto sumó puntos la pequeña introducción que Vasco le hizo, dedicándosela a los miembros de THE GHOST INSIDE a modo de apoyo tras su más que trágico accidente. Desde luego aquella era una noche de emociones. Y eso pudo sentirse en todos y cada uno de los estribillos, que cantamos a viva voz. Y casi siempre desde el micro que Vasco nos brindaba a las primeras filas cada dos por tres.

En este sentido fue, o al menos así la sentí yo: “We wrote this song about you”, en el que los coros brillaron más que nunca. Y es que este tema siempre ha sido un gran favorito del público, y aquella noche se demostró.

Por desgracia uno sabe que los conciertos de MORE THAN A THOUSAND no suelen alargarse mucho en el tiempo. Y también sabemos que  cuando suena “Roadsick” es hora de darlo todo porque esto va llegando a su fin, o sea que así lo hicimos.

Y ahora sí, anunciado el gran final, y con una cálida despedida por parte de una banda más conectada con su público que nunca, entonaron su gran himno. El que todos sabíamos que iba a contener el último acorde que oiríamos por parte de la banda en una sala, al menos en un largo periodo de tiempo. Y así pues, con más fuerza que nunca,  tanto por parte del público como del grupo; “No bad blood” puso fin al último show de MORE THAN A THOUSAND en Barcelona. Y una parte de nosotros se va así con ellos.

Sobra, desde luego, decir que les echaremos de menos. Eso quedó claro ahí, y espero haber podido transmitirlo bien a través de estas palabras. Una gran pena, que taparemos con el agradecimiento por unos muy buenos momentos que hemos vivido junto a ellos. ¡Hasta siempre MORE THAN A THOUSAND!

Never a failure, always a lesson.

MORE THAN A THOUSAND

HILLS HAVE EYES

NOT TODAY

Este artículo ha sido leído: 585 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *