Crónicas Live

[CRÓNICAS LIVE] W.A.S.P. – Teatro Las Esquinas, 21.10.2015 Zaragoza (Madness Live!)

KF_Amorphis_PosterA1.eps

Crónica | Fotografía: Lluís García Sola

Mucha expectación había levantado la legendaria banda W.A.S.P. en su gira por nuestro país, como pudimos constatar en su visita a Zaragoza, a la que nos desplazamos ya que este nuevo tour no tenía parada en Barcelona, debido, quizás, a su reciente actuación en la última edición del Rock Fest. Con una sala llena hasta la bandera, con apenas 40 entradas para colgar el cartel de sold out, y un descaso bajo el brazo como “Golgotha, no resultaba demasiado difícil presagiar que el show iba a ser todo un éxito, y es que se reunían todos los ingredientes necesarios para que así fuera, amen de un Blackie Lawless en un sobresaliente estado de forma vocal, rodeado de excelentes músicos para la ocasión.

Tras unos minutos de retraso, al más puro estilo diva, y tras la ausencia de alguna banda telonera que amenizara la espera, los músicos fueron apareciendo uno a uno en escena bajo el compás de un clásico de la talla de “On Your Kness“, hasta que Mr. Lawless se plantó delante del micrófono e hizo enloquecer a toda su legión de seguidores. Tras el cañonazo que inició el espectáculo, llegó el turno de “Inside The Electric Circus“, sin apenas un segundo de respiro. “L.O.V.E. Machine” fue coreado y celebrado por los allí presentes, en un ambiente magnífico, resultado de la enorme química entre banda y fans. Y llegó el momento de nuevas canciones con “Last Runaway“, tras una breve introducción del frontman. Tema que fue muy bien recibido, aunque a título personal, me hubiera decantado por algún otro como el genial “Scream“.

Blackie y los suyos nos invitaron a volvernos locos con “Crazy“, donde un muy activo Mike Duda al bajo, no paraba de acercarse a la batería de Mike Dupke, situada al fondo de un escenario lleno de pantallas que cobraron especial protagonismo durante los acordes de un “The Titanic Overture” pregrabado hasta su parte final, culminada por los músicos. Casi sin darnos cuenta, comenzó a tronar Heavy Metal a ritmo de una excelente “Arena Of Pleasure” para el deleite y gozo del respetable. Y tras la tempestad, llegó la calma de ese nuevo baladón que han firmado recientemente, “Miss You“, con un desfile visual de celebridades que tristemente nos han ido abandonado durante los últimos años. Mención especial merece la labor del impresionante Doug Blair a las seis cuerdas, que se adueñó de los focos gracias a los espectaculares solos de guitarra que culminó a la perfección, con un Lawless que le cedió todo el protagonismo encima de las tablas. ¡Piel de gallina!

Un pequeño guiño a “Thunderhead” nos devolvió el lado más heavy de los americanos con los compases iniciales del cañonazo metálico, himno donde los haya, titulada “Hellion“, que, eso sí, nos dejó a todos a medio éxtasis a causa de su mezcla con la cover de Ray Charles, “I Don’t Need No Doctor“, que popularizaron hace ya muchos años. Una iniciativa muy interesante, que cada vez más grupos hacen suya, permitiendo un repertorio más amplio en sus conciertos para satisfacer a sus seguidores dando cabida a más temas, más clásicos. Tras el derroche de energía llegó el turno de volver a ponerse tiernos con “Golgotha“, temas que da nombre a su última obra y que recuerda en algunos de sus parajes a la majestuosa “The Show Must Go On” de los inmortales THE QUEEN. La portada y artwork de su álbum más reciente volvió a brillar en las enormes pantallas, mientras Doug centró una vez más todas las miradas en un nuevo ejemplo de categoría, talento y elegancia que desprendían sus notas.

Se hizo la oscuridad, con el fuego y las llamas reinando sobre el escenario, cuando llegó el obligado bis, desgraciadamente el único de toda la noche, en el que la guitarra de Blackie emitía los reconocibles acordes de una de las grandes de la velada, tras gritarnos “I’m a Wild Child, Come and love me!“. Una poderosa noticia que anunciaba la llegada de otro de los clásicos entre los clásicos, “Wild Child“, pero también la confirmación de que nos íbamos a quedar sin un tema que ha ido apareciendo y desapareciendo del setlist durante toda la gira, “Chainsaw Charlie (Murders In The New Morgue)“. El fin de fiesta llegó, como no podría ser de otra forma, con el divertido “I Wanna Be Somebody“, que hizo bailar y disfrutar a un público entusiasmado, entregado, que se dejó todas las reservas agradeciendo la lección de Heavy Metal que W.A.S.P. nos había regalado durante cerca de hora y media. Era la primera vez que tenía ocasión de ser testigo de su leyenda, y a pesar de llegar 30 años tarde, ¡Más vale tarde que nunca! Ojalá os hubiera “conocido” antes…

Este artículo ha sido leído: 432 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *