Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

DEVIL SOLD HIS SOUL (GBR) «Loss»

Nuclear Blast Records, 2021

AUTOR: Cesar Luis Morales

Todo comenzó con Robert Johnson. Simple y llanamente. ¿Y quién cojones es el tal Johnson, os preguntareis? Pues el Rey del Delta Blues. Poco, o casi nada, se sabe de su historia, de sus ires y de sus venires. Tan sólo dejó grabadas una treintena de canciones, pero suficiente para crear la leyenda. ¡Colorea y aprende con Teo!

Y es que esto es así, oh, niños y niñas. Del tal Johnson poco se sabe, y la mayoría de lo que circula por ahí sobre su vida, obra y milagros está rodeado del halo de la rumorología. Al parecer tocaba la guitarra de manera regulera. Estuvo desaparecido como un año y medio y al volver a la vida pública, aquel negro guitarrista era otra persona y otro instrumentalista completamente distinto. Cuentan los rumores (a veces extendidos por el propio Robert) que había vendido su alma al Diablo en un cruce de caminos para, de este modo, adquirir su extraordinario dominio de las seis cuerdas. Y nació el Blues del Delta. El Blues parió al Rock; el Rock evolucionó hacia el Heavy; el Heavy hacia el Thrash; el Thrash hacia… Y así sigue hasta hoy en día. Así que, ¿quién es el responsable de todo? Pues Robert Johnson, que vendió su alma al Diablo. Pero en un giro lovecraftiano de eventos, ¿a quién vendería su alma el propio Diablo? Esta pregunta es la que me he estado haciendo desde que escucho a los londinenses DEVIL SOLD HIS SOUL.

“Loss” es su último lanzamiento. Banda consolidada en la escena underground de la zona, han saltado hacia la luz y el reconocimiento internacional hace unos años a raíz de su álbum “Empire of Light” (2012). Pero ahora… ¡oh, gloria divina! El antiguo vocalista, Ed Gibbs, vuelve a la banda y los miembros se debieron preguntar por qué no mantener al sustituto de entonces, Paul Green. Y el resultado, niños y niñas, es demoledor. “Ardour” abre el disco a saco, con vocales desgañitados, una potentísima carga de Post-Hardcore, pero cuando entra el contraste de vocales limpios… El Ángel y el Diablo luchando por tu alma. “Witness Marks” se inicia en unos derroteros más LINKIN PARK, pero luego la agresión, la sensibilidad, lo etéreo y lo pesado se entremezclan en un fuego único. Y a pesar del barullo inicial y acelerado de “Burdened”, los británicos se las ingenian para dibujar un contrate este velocidad, armonías vocales, épicos pasajes sonoros en una nueva lección compositiva. Por no hablar de la maravillosa “Tateishi”, ¡cómo se vienen arriba cuando piensas que lo van a dejar en un semi-acustico relajo!

“The Narcissist” sigue llevando la banda por el buen camino, pulso, cadencia, garra, breakdowns para agitar bien la cabeza… “Beyond Reach” es otro de esos momentos álgidos en el álbum dónde se ve la buena química que se ha generado entre los dos vocalistas, Ed Gibbs y Paul Green. Del mismo modo que los guitarristas se van cediendo protagonismo la una a la otra, así lo hacen estos dos fenómenos: ahora voy yo, ahora vas tú, ahora tú me haces coro y modulas mi línea vocal, sin pisarse, sin egos, sin malos rollos. “Signal Fare” es como un desgarrón en tu alma; la interpretación desgañitada con la que se abre da paso a una nana por parte de la banda, que te recoge, te sana y te mece. Se nota lo que ha pasado el grupo en los últimos años y que han volcado, lagrima por lágrima, en este trabajo. “Acrimony” es un tema que sirve de interludio para engancharte con “But not forgotten”. Porque sí, porque hay gente que no está, que se ha ido, pero que no se olvidan, y la profundidad con la que cantan el estribillo acompañado de la épica instrumentalización: And I’ll make this on my own with no regrets / But I found a way to say / It’s all that I hold. ¡Los pelos como escarpias, oiga! Y en esa misma línea, le cantan a la perdida, pues así se llama el tema que cierra el disco: “Loss”. Y es emocionante ver que a pesar de la perdida, del dolor, son capaces de ver algo de luz en medio de toda la mierda, porque – y cito textualmente- la tristeza siempre viene en oleadas, algún día aprenderé a vivir con ello y  aunque nunca desaparecerá completamente, la vida crecerá alrededor de nuestro dolor.

No sé si los DEVIL SOLD HIS SOUL habrán hecho algún tipo de pacto con el maligno, como lo hizo el abuelo del Rock, Robert Johnson. Estuvieron en un impasse desde 2012 hasta el 2021, así que tendremos que revisar las inmediaciones de Londres en busca de algún cruce de caminos. Aunque ahora que lo pienso, puede ser que haya sido al revés, que el Diablo les haya vendido su alma, con tal de que volviesen a grabar algo tan excelso como este “Loss”. ¡Palabrita del niño Satán!

Puntuación

Nota - 9.5

9.5

Nota

No sé si los DEVIL SOLD HIS SOUL habrán hecho algún tipo de pacto con el maligno, como lo hizo el abuelo del Rock, Robert Johnson. Estuvieron en un impasse desde 2012 hasta el 2021, así que tendremos que revisar las inmediaciones de Londres en busca de algún cruce de caminos. Aunque ahora que lo pienso, puede ser que haya sido al revés, que el Diablo les haya vendido su alma, con tal de que volviesen a grabar algo tan excelso como este “Loss”. ¡Palabrita del niño Satán!

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba