Criticas - novedades

DIABHAL (USA) «MMXX»

Autoeditado, 2020

AUTOR: Scheitan

La mayor de las emociones como crítico musical, para mi, es enfrentarme a un debut y saber filtrar de la mejor manera posible el granizo de sensaciones sin herir sensibilidades o elevar a los altares injustificadamente a nadie. Esa emoción que provoca explorar la fauna salvaje en búsqueda de nuevas especies o el hallazgo de un fósil de alguna ya extinguida.

En está ocasión, DIABHAL, joven formación neoyorquina encabezada por el vocalista Tameem Shaker (NECROPIA), tienen muy claro su objetivo, y no es otro que rememorar el primigenio NYDM de principios de los 90. A grandes rasgos no esperes la técnica de SUFFOCATION, ni la violencia de los tránsfugas MALEVOLENT CREATION, ni la mesura demoníaca IMMOLATION/INCANTATION. DIABHAL evoca más a la segunda fila, la infravalorada y más underground, el corazón del NYDM donde residían MORPHEUS DESCENT, BAPHOMET o MORTA SKULD.

A pesar de la modesta producción (no suelo valorar el sonido de un debut autoeditado) a cargo de Tameem Shaker en su home studio, en “MMXX” ha conseguido plasmar una base poderosa y contundente que combina en el otro extremo con afiladísimas guitarras, dejándose un valle (excesivo) en la zona media-baja para su uso y disfrute casi exclusivo, haciendo que destaque sobremanera su increíble multiregistro, acercando en muchos momentos a DIABHAL al cerdísmo salvaje del BDM gracias a la profundidad de base con ese granazo en grunts y growls o al Death/Grind en los shrieks humedecidos con sanguaza.

Cometí el error de querer catalogar demasiado rápido a DIABHAL escuchando primero la versión del “Suffering” de BAPHOMET que cierra el disco. Temazo que aceleran “robándole” casi un minuto (intro incluida), quitándole la magia de la desestructuración y tempos del NYDM original. Una cadencia que no es buena ni mala, ni mejor ni peor, pero da que pensar y considerar que la banda tiene demasiado interiorizado su pasado thrash/hardcore, dejando la sensación de no haberse complicado mucho la vida, cayendo en la precipitación y abusando de la chulería neoyorquina de hoy. Pero esa fue solo la primera impresión, “MMXX” tiene más cosas positivas que negativas, una mala versión puede pasarle a cualquiera.

De los 12 cortes que componen el disco, destacan las composiciones con más equilibrio, o mejor dicho, las que guardan el desequilibrio esperado dentro del estilo y a las que han dado la duración necesaria para cumplir con un desarrollo completo. Temazos como “Oblivion”, que te van destrozando desde dentro con unos cambios de tempo magistrales cargados de plomo, ese recurrente riff elástico, punzante y tenebroso pasando de la máxima excitación a casi morir del sopor. La asesina “Bloodletting”, tensionada al máximo, puro OSDM en el que destaca el ejercicio de sincronía además de una batería demoledora, tanto por arriba como por abajo, donde es imposible no suplicar por tu vida en su agónico final. El enésimo homenaje al jefe en la técnica «Necromancer», más oscura y afilada con varios breaks exquisitos y descolocantes. O para mi la mejor, «Savage», temazo splatter, dinámico, pegadizo y bien adornado, donde brillan como banda además de lucir individualmente.

El resto de temas, todos por debajo de los 3 minutos, componen un catálogo de ideas buenas, en los que me vuelve a venir a la mente eso de la precipitación y la falta de remate. Destacables, no obstante, la fase blackened de «Neckbreaker» con arpegios y parada sincopante, el torrente BDM indomable de «Homicide» o su desarrollo en «Famine», con mejor golpeo, con armónicos de rigor y pigsqueal brutalísimo.

A pesar de jugar al despiste entre el nombre, DIABHAL (diablo en gaélico), con portada bíblica, e insisto, esa falta de detalle entre la simpleza de sus títulos y el abuso del fade out o acoples para rematar los temas, debo reconocer que tienen algo que engancha, y no es nostalgia, pero por otra parte, no puedo quitarme de la cabeza la fábula del toro y el torito. 

«Papá, ¿Por qué no bajamos corriendo la montaña y nos follamos una vaca?. Hijo, mejor vamos a bajar andando y nos las follamos a todas».

Puntuación

Nota - 7.2

7.2

Nota

DIABHAL evoca más a la segunda fila, la infravalorada y más underground, el corazón del NYDM donde residían MORPHEUS DESCENT, BAPHOMET o MORTA SKULD.

User Rating: 5 ( 1 votes)
Mostrar más

Scheitan

Redactor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba