Clásicos

DISMEMBER (SWE) “Like an everflowing stream” (Nuclear Blast records, 1991)

Por Luis Martínez

Tras la convulsión que habia causado “Left Hand Path” en la escena musical mundial en 1990, seguido de “Dark Recollections” de otros jóvenes suecos llamados CARNAGE a través de otro subsello de Earache, Necrosis Records. La discográfica alemana Nuclear Blast fichaba a los jóvenes suecos DISMEMBER, que también compartían miembros en CARNAGE. Tras editar demos como “Last Blasphemies” y “Reborn in Blasphemy”, (así como otras grabaciones más caseras), empezaron a llamar la atención en la escena europea, que tras el revuelo causado por los álbumes de ENTOMBED y CARNAGE, Nuclear Blast no los dejó escapar. La banda, se metió en los Sunlight Studios bajo las ordenes de Tomas Skogsberg, tal y como habían hecho sus compatriotas previamente. El resultado fue la que se puede considerar la tercera obra maestra del Death Metal Sueco de principios de los 90, el álbum “Like an Ever Flowing Stream”.

El 29 de Mayo de 1991, se editaban 8 temas más dos extras, uno de los cuales era “Deathevocation” de CARNAGE, la tormenta que inicia el álbum daba paso al característico sonido de sierra mecánica que desprende el BOSS HM-2 con su saturación a tope, “Override of the Overture”, el tema más largo de la grabación, comenzaba a atronar con un redoble de cuerda a toda velocidad y que era acompañado por una demoledora batería, la melodía que habían creado se quedaría grabada en la mente de todos los oyentes  para siempre, su oscuridad, simplicidad pero a la vez su pesadez y contundencia, ya nos dejaba entrever que algo increíble nos llegaba de nuevo desde la fría Suecia. De nuevo el sonido logrado en los Sunlight volvía a alucinar al oyente, esas guitarras tan sucias, pesadas, pastosas pero que nos mostraban a la vez un gusto por la melodía y detalle en cada riff hacen que los 8 temas de este álbum sean algo memorable. El trabajo de David Blomqvist y Robert Sennebäck es incansable, redoblando en cuerda continuamente, aportando pesados acordes más lentos cuando el tempo lo requiere, pero sobre todo creando unos riffs llenos de melodías y armonías que hacen de este álbum una auténtica gozada para el que disfrute de buenos riffs. Destaca también el trabajo vocal de Matti Kärki, al igual que su compatriota Lars Goran Petrov, Matti dotó a la grabación de una variedad vocal y detalles durante todos los temas, con un predominio de una voz grave y poderosa, más cercana al Crust que al Death Metal convencional que en aquellos años nos llegaba, pero que no paraba de ofrecer potentes gritos agónicos, guturales maximizados con el pitch (“Defective Decay”) o la inclusión de voces habladas normales (“In Death´s Sleep”),que marcaron un antes y después en muchas grabaciones.

Sin duda, nos hallamos ante la obra maestra de la banda y temas como “Dismembered” (ese comienzo melódico para dar paso a un cambio de ritmo brutal…), “Soon To Be Dead”, “An So is Life”, o la potencia y rabia de “Skin Her Alive”, por destacar alguno… rápidamente se convirtieron en clásicos para todos los fanáticos del Death Metal y catapultó a DISMEMBER a ser una de las bandas favoritas de todos los seguidores del género.

Este artículo ha sido leído: 492 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *