Novedades

DORMANTH (ESP) “Ix Sins” CD 2018 (Necromance Records | Base Record Production | Dead Sheep Productions)

Por Luis Martínez

Ya tenemos en nuestras manos el nuevo álbum de DORMANTH, “IX Sins”, banda pionera en este país del Death Metal Melódico, y que hace el tercer álbum en su discografía.

Tres sellos se han embarcado en la edición de este álbum, el cual se nos presenta con una magnifica portada a cargo del artista Igor Mugerza, y la banda repite formación de su anterior álbum “Winter Comes” (2016), vamos a escuchar, y describir, lo que nos deparan estos “nueve pecados”.

Lo primero que nos llama la atención es el sonido del álbum, con un magnifico registro de todos y cada uno de los instrumentos, nítidos y con unas guitarras muy densas y perfectamente definidas, bajo pesado y contundente, y la batería muy orgánica y real. Comenzamos con “Like Ice”, tema donde la banda nos obsequia con un corte, pegadizo, melódico pero a la vez, contundente. Se notan las influencias de bandas como unos jóvenes PARADISE LOST, CEMETARY… en el uso de esas guitarras dobladas con melodía, pero la voz gutural y potente de Oscar, le da un carácter más oscuro y brutal. “Lamb of Wolf”, sigue la grabación y tras una melodía, todo se detiene para que un brutal rugido de Oscar desencadene toda la fuerza y potencia de unos DORMANTH que aceleran el ritmo y le meten potencia y agresividad, pero siempre sin olvidarse de la melodía y los cambios a ritmos densos y machacones. Tras este ataque más brutal, “Let See The Wood” continua con la caña, esta vez con un ritmo muy machacón pero rítmico, y que pasa a otros riffs veloces con unos cambios de ritmo que serán una delicia para los que disfruten del Death Metal de la vieja escuela, noto cierta influencia de bandas como MASSACRE o BENEDICTION en este tema, pero eso influencias, no confundir con copia.  El tema que sirvió de adelanto a este nuevo álbum continua la grabación, “Human Clain”, un tema de riff denso, muy pesado, y donde la potencia radica en la fuerza que desprende el conjunto de la banda, sin despreciar la melodía, así como las diferentes atmosferas que nos van regalando con el tema, pasajes lentos, otros con voces limpias femeninas, pero que acaban con un pasaje instrumental, y dando importancia a la guitarra solista, tema que desde la primera vez que lo escuché, me trajo a la mente a los británicos BOLT THROWER. “Promise Land”, con esas guitarras épicas de inicio, se acelera para ser uno de los temas más veloces del álbum, tema de clara influencia Death Metalera nórdica y que tras pocas escuchas ya tienes sus riffs grabados a fuego en la mente. “Soul Shall Die”, es un breve descanso a los últimos cañonazos que hemos escuchado, aquí el ritmo se decelera, las armonías de guitarra, la melodía y el ritmo pausado, pero pesado, adquieren toda la importancia, acompañados por la gutural y brutal voz de Oscar, que aporta esa brutalidad, al igual que el  primer tema aquí se nota de nuevo la influencia del Death Doom británico de principios de los noventa.  “Misery”, es el séptimo pecado que nos ofrece la banda, de nuevo las influencias de PARADISE LOST, se dejan ver desde el comienzo del tema, con la utilización de las armonías en las guitarras, las voces limpias, que dan paso a un potentísimo y pesado riff de guitarra, ideal para el headbanging y disfrutarlo a todo volumen en nuestro reproductor. “The Skin” continua la grabación, de nuevo la melodía en la guitarra solista, mezclado con un potente riff en lo rítmico, nos da la introducción a la velocidad y el Death Metal de corte cien por cien nórdico, escuchando este tema es extraño que no vengan a nuestra mente bandas del antiguo Death Metal de Gotemburgo, ya todos conocemos a sus máximos exponentes. Cierra el álbum, “Sands of Frozen Tears”, donde las influencias del Death Doom melódico de los antiguos PARADISE LOST, ANATHEMA, CEMETARY, LAKE OF TEARS,… se asoma de nuevo, para regalarnos un excelente tema denso, melódico, melancólico, agónico y decadente, una melodía perfectamente encajada entre esos densos riffs de guitarra y la voz guturalmente desesperada de Oscar, nos lleva a ese lado triste que destila la música de vez en cuando.

No me cabe la duda, de que “IX Sins” es un grandísimo álbum, ofrece melodía, armonías, tristeza,… pero también muchos y buenos momentos de velocidad, contundencia y agresividad.  Si DORMANTH han vuelto para regalarnos álbumes así, que sigan entre nosotros muchos años más.

Este artículo ha sido leído: 380 veces!!!

Nota - 9

9

Nota

No me cabe la duda, de que “IX Sins” es un grandísimo álbum, ofrece melodía, armonías, tristeza,… pero también muchos y buenos momentos de velocidad, contundencia y agresividad.  Si DORMANTH han vuelto para regalarnos álbumes así, que sigan entre nosotros muchos años más.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close