Inicio Entrevistas BARBARIAN SWORDS (ESP) – Entrevista con Von Päx

[ENTREVISTAS] BARBARIAN SWORDS (ESP) – Entrevista con Von Päx

barbarian-swords-2016-9

Una de las mejores bandas de Black Doom de este país es sin duda BARBARIAN SWORDS. Ahora con un nuevo trabajo bajo el brazo, vienen dispuestos a seguir reventando cráneos con su personal manera de entender el género de música que ejecutan. Por supuesto, Necromance no podía dejar de pasar la oportunidad de entrevistar a su vocalista  Von Päx, el cual nos introduce en el macabro universo de la formación.
Por Jesús Muñoz Caballero

En primer lugar, y para todo aquel que aún no os conozca, ¿cómo y cuándo se formó el grupo?
Saludos, al habla Von Päx, cantante de la banda. Nuestro bajista Panzer y mi hermano Voice of Noise se juntaron hace unos años para hacer algo doom, pero no acabó de cristalizar del todo. De esta forma, no fue hasta marzo de 2011 que nació la banda con todas las de la ley. Con mi hermano salíamos de un bolo de Electric Wizard comentando el último álbum de Burzum, por aquel entonces Fallen, y nos fuimos flipando hasta decidir crear una formación que uniera lo más deprimente y funerario del doom con el black más desquiciado, puerco y canalla.

¿Qué recuerdos guardas de aquellos primeros tiempos?
Joder, fue jodidamente divertido. Para que te hagas una idea, las primeras sesiones de Barbarian Swords fueron en el comedor de casa de mi hermano. Yo jamás había cantado ni había estado en una banda, y sólo quería comprobar si mis cuerdas vocales aguantarían el black metal… Y no lo hicieron. No quiero ni imaginar qué diablos pensarían los vecinos que estábamos haciendo en ese piso… Luego ya pasamos al local de ensayo y empezamos a reclutar nuevos miembros. Eso era más fiesta que otra cosa, no había día que no saliera doblado de allí… Hacíamos jams etílicas, Voice of Noise se inventaba un riff y con ello íbamos desparramando en plan mantra… Yo aún estaba joven y me pegaba, me tiraba por el suelo… Todo ello ambientado con los mega porrazos de Steamroller. Es un jodido hippie asqueroso, pero una pieza vital en esta formación por cosas como ésta. Menudas carajas con nuestro primer batería, Sepvlkhrvm Fössvrah… Qué tío más auténtico y zumbado… Lo bueno es que seguimos usando riffs de aquella primera época, siempre hemos sido muy productivos en ese aspecto.

En tu opinión ¿cuáles son las principales diferencias entre vuestro primer disco “Hunting Rats” y este nuevo L.P?
Para serte totalmente honesto, Hunting Rats me parece una bromita comparado con Worms, casi que un juego de niños. Ya nuestro debut no era para todo el mundo, hay muchos metalheads extremos que no pueden con él… Demasiada reiteración, todo demasiado lentorro, ese sonido hiriente… Eso para mí era un orgullo, pero creo que con Worms lo hemos perfeccionado a todos los niveles, y sin darnos cochina cuenta. Este nuevo álbum fluye, es variado, y eso que puedes encontrarte con un tema de 18 minutos de abominable y purulento funeral doom… Es más black y es más doom, y a veces todo esto en una sola canción. Supongo que, muy a nuestro pesar, en estos años hemos mejorado como músicos y cada uno ya conoce sus aptitudes… Bueno, ellos, porque yo no soy músico ni soy nada. En materia de voces, el salto es bastante tocho. Un día estaba escuchando Mournful Congregation y flipé con la cantidad de voces distintas que podían meter en un solo álbum. Así que me dije ‘amigo Von, vamos a experimentar más en ese sentido, vamos a ser un poco más diabólicos’. Creo que el resultado habla por sí solo… Luego no podemos olvidar la increíble labor de Javi Félez en los Moontower Studios. En el primer disco le dimos unas directrices de cómo queríamos sonar, queríamos emular ciertas bandas del metal extremo primigenio de los 80, pero con éste simplemente nos olvidamos de todo esto… Ya no estaba en nuestra mente, y Javi nos dio el sonido que estimó conveniente. Él consideró que Barbarian Swords debían ser esto, y joder, suena gordo y abominable, realmente ha dado en el centro de la diana. En materia de extremo old school, en este país no tiene rival. Puto amo absoluto de los mandos.

¿Cuál es vuestro método de composición?
No puede ser más sencillo. Dentro de la tiranía de los dos hermanos, la de Voice of Noise es todavía más acuciante. Hay un día que viene palote y dice ‘hoy toca tema nuevo’. Rasca un poquito, nos mira, y de pronto se saca un riff que nos caen los huevos al suelo. Luego es echarle una batería doom mortecina made in Joe Beltza, y los cambios de tempo o demás riffs van saliendo de forma totalmente natural. O últimamente le salen más black que doom, los fraseos… Pero bueno, que siempre es así. En este álbum sólo hay un riff principal que no sea de mi hermano.

¿Qué nos puedes contar de las sesiones de grabación de “Worms”?
Creo que estuvimos un poco más serios que con Hunting Rats, pero bueno… Alcohol, drogas, cinco tíos partiéndose la caja por turnos y un pobre hombre intentando trabajar. Ése era Javi Félez, se entiende… Esta vez lo he disfrutado mucho más. La primera vez me aburrí muchísimo, pero con Worms me impliqué mucho más a todos los niveles y si falté a alguna sesión, desde luego no fue más que una o dos. Supongo que me he hecho viejo y me empieza a interesar todo esto del proceso de producción… Evidentemente, las voces son a primera toma y del tirón, creo que sólo repetí dos temas cuando noté que ya tenía la voz destrozada, en ese punto de moco que tanto me gusta… Habría agradecido media horita más, pero en una hora y cuarto me ventilé todo el disco. Para Worms no quería grabar tan sumamente borracho como en Hunting Rats, que incluso hay frases sin concluir del pedazo pedal que llevaba encima… Para nuestro segundo álbum quería ir morao para sacar lo mejor de mi garganta, pero joder, controlando un poquito, sin balbuceos… Lo conseguí plenamente. También se vino Zé Pekeño y nos montamos un bonito dueto en ‘Requiem’. Con el master discutimos como nunca, hubo hasta malas palabras… Joder, creo que nos estamos profesionalizando, ya no somos lo que éramos…

El nuevo trabajo ha sido editado a nivel internacional por varias compañías, ¿cómo se consiguió esto?
Bueno, pues de la única forma en la que se consigue algo en la música: trabajando como un cabrón, haciendo un curro de oficina brutal. Para que te hagas una idea, hará ya un año empecé a hacerme un directorio de sellos de todo el mundo a los que les podría interesar nuestra mugre. Comprando revistas extranjeras o fanzines sólo para ver qué discográficas metían publicidad, también webs, entrando en sus perfiles de Facebook o páginas oficiales para hacerme con su mail, etc. Total, acabé con 115 sellos de todo el planeta, y cada uno de ellos recibió un press kit de la banda en inglés o castellano según dónde estuvieran ubicados, y un playlist privado del álbum o un CD si preferían físico. 115 sellos son 115 mails iniciales, todos personalizados. Algunos no respondieron, otros nos dijeron que les flipaba el disco pero que tenían una cola de producción inmensa, que casi se iba a 2018, y otros nos abrieron las puertas de par en par. Luego viene la diplomacia, la negociación de qué quieren ellos y qué nosotros… Total, que de mayo hasta hoy le he dedicado cientos de horas a Worms, quizá ya miles, sacrificando muchas vacaciones y todo. En junio y julio casi que aparqué mi vida para dedicarle seis, ocho horas al día al álbum. Todo burocracia, todo el verano en el portátil. Ésa es la única forma cuando se es una banda minúscula como la nuestra en un océano tan grande como el del metal extremo.

¿Qué nos puedes contar acerca del artwork que ilustra la portada de este nuevo CD?
César Valladares es nuestro seguidor más leal, siempre está ahí, y encima es uno de los artistas metaleros más reputados de este país. La elección fue clarísima, no era negociable. Él haría nuestra próxima portada, y punto. Queríamos devolverle con ello tanta dedicación a la banda, para nosotros también era un gran honor contar con él. Más o menos le explicamos qué queríamos, y tras el primer esbozo ya alucinamos. Sólo le sugerí dos retoques: el jodido bárbaro debía tener más paquete, un buen armamento, y también quería una perra cristiana a la que le sangrara el chocho después de recibir a la fuerza una buena polla pagana. Blanco y negro, y luego el rojo para los detalles. Rollo Sin City. César se empezó a flipar y no sé qué decía de Krotar… Estaba como ido… Es todo un personaje que sólo vive para esto, para el metal extremo. No podemos estar más satisfechos con la portada, desde luego llama la atención y sabes que contendrá un álbum de lo más salvaje.

¿Cuáles son las bandas que te iniciaron en esto del metal extremo?
Bueno, yo digamos que soy un caso algo especial… Mis hermanos empezaron a martillearme el cerebro con el metal cuando sólo tenía 6 años. Desde el Black Album de Metallica para adelante… Recuerdo que ellos ya estaban con Entombed, Gorefest, Deicide, Morbid Angel, My Dying Bride, Napalm Death, Obituary, Carcass o Dismember muy pronto, a inicios y mediados de los 90, pero joder, yo era un crío y me centré más en el heavy clásico y el power. Judas Priest eran lo más para mí. No entendía los guturales, no me entraban, aunque lo intentaba. Personalmente, lo que me voló finalmente la cabeza fue Enthrone Darkness Triumphant de Dimmu Borgir. El hermano mediano que hay entre mí y Voice of Noise es Uretra de Bizarre y Onirophagus, y fue él quien compró este álbum en 1997, 1998 como muy tarde. Cuando empezó ‘Mourning Palace’ no me lo podía creer, había toda la épica del heavy metal junto a un manto de oscuridad impenetrable. Luego Uretra trajo a casa el recopilatorio From Within The Purgatory, y sobra decir qué pasó en mi sesera cuando entré en contacto con ‘Ravenna Strigoi Mortii’ de Dark Funeral y ‘Mother North’ de Satyricon… El black metal era lo mío, y se fueron sucediendo las obsesiones con Bathory, Summoning, Immortal… La verdad es que nunca he renegado de los demás estilos del metal que me molan, pero el black es algo intocable en mi vida.

¿Cuáles son tus temas favoritos del nuevo plástico?
Sin ninguna duda, mi tema favorito es ‘Requiem’. Eso es para mí la esencia de Barbarian Swords, me recuerda a lo que hacíamos cuando nos empezamos a juntar en el local de ensayo… Un riff que nunca termina entre una agonía suprema. Te voy a confesar algo… Lo que grito y me lacero ahí fue totalmente improvisado, aunque por supuesto estoy hablando en inglés y se pueden entender muchas cosas. Sinceramente, pensé qué dónde coño está escrito que todas las letras de un álbum deban estar previamente escritas, ahí súper cuquis y meditadas… Joder, somos Barbarian Swords precisamente para hacer cosas como ésta. Fue puro instinto, un acto de malignidad. Otro momentazo que me encanta es en ‘Pure Demonology’… Al inicio, con los parones, el reverb que te engulle en los teóricos instantes de silencio me la ponen como una zanahoria. El final con ‘Ultrasado Bloodbath’ también estaría en mi top… Creo que nos quedó especialmente oscuro, te engulle hasta que hallas la perdición. Es lo que le deseamos a todos los seres del planeta.

¿Tenéis fechas cerradas para presentar en directo el nuevo asalto?
Tenemos dos festivales en enero de momento. Uno es el Catalonia Extreme Winter de Barcelona con Temple Of Baal y Forgotten Tomb entre más bandas, el otro aún no podemos avanzar el cartel. Lo cierto es que estoy pendiente de una gran e histórica banda de metal extremo por si nos vamos juntos de gira por el Estado. Si al final no puede ser, me liaré la manta a la cabeza para montar nuestras propias fechas solos.

¿Podrías contarnos cuáles son tus vocalistas favoritos de la escena nacional e internacional?
Yo creo que hay un señor que manda en el brutal death mundial, y es Phlegeton de Wormed. Luego J de Virulency también me ha dejado mareado con lo que ha conseguido en su nuevo álbum. Me gusta mucho el brutal death, para mí es un estilo muy divertido… Lilith de Körgull The Exterminator es la jefa y el jefe, no hay nadie con más pelotas en este país. Amo infinitamente a esa banda, es complicado encontrar algo más auténtico. Paingrinder de Onirophagus es una bestia parda también, menudos guturales… En materia de death clásico, este chico hace lo que quiere. Mi gran amigo Javi de Cruz también merece un reconocimiento. La versatilidad que tiene no es normal… Tanto puede hacer death sueco como power pop, pasando por punk rock y oi!. Lo ha demostrado en todas sus miles de bandas y creo que ni él mismo es consciente de lo privilegiado que es. Tiene un don. En materia internacional, el vocalista que más me ha marcado es Abbath, por supuesto. Es el lord de la podredumbre, mi máxima inspiración. Me flipa Nattefrost de Carpathian Forest también. Ese tipo es la actitud, sus discos en solitario son importantes para Barbarian Swords, pero sobre todo por la actitud, como decía. Es un gran ‘fuck you’ todo él. Escuchar una sola palabra escupida por Cronos de Venom también me la pone tiesa al instante. Nuestro bajista Panzer también citaría a Autopsy seguramente… Luego ya iríamos a Rob Halford, mi ídolo de infancia y juventud. Es el más grande de todos los tiempos y no me importaría pasar una noche con él.

Para finalizar, ¿qué le dirías a los lectores de Necromance que aún no os hayan oído para animarles a que lo hagan?
Pues les diría… ‘Hijo mío, después de violar a tu hermana te daremos por el culo hasta que lloriquees como la sanguijuela que eres, hasta que tú mismo te saques la mierdosa vida’. No hay ni un pensamiento puro en nuestra música, todo es está ideado para humillar a esa humanidad que tanto odiamos. Y desde luego no somos superiores… pero sí somos muy conscientes de que somos gusanos, aunque unos gusanos que saben que sólo la violencia y la venganza son el camino. Lo peor del doom y el black en un solo álbum. Olvídate de toda la basura que el judeocristianismo te ha metido en la cabeza desde chico. Pon la otra mejilla, pero sólo cuando le hayas rebanado el pescuezo a todos tus enemigos.

Este artículo ha sido leído: 254 veces!!!

Dejar un mensaje