Inicio Criticas CATORCE (ESP)

[ENTREVISTAS] CATORCE (ESP)

catorce

Desde Necromance Digital Magazine, nos pusimos en contacto con el grupo afincado en Sevilla, CATORCE, ante la salida de su último trabajo “Agua. Naufragio. Equilibrio”. Un álbum de una gran calidad que merece la pena ser conocido por todos.
Por Juan Angel Martos

En primer lugar, daros las gracias por atendernos y sobretodo la enhorabuena por este segundo álbum, todo un mar de canciones de gran calidad. ¿Para situar a nuestros lectores, y de forma breve, quienes son CATORCE?
Jaime: Pues Catorce somos una banda de Sevilla formada por José Miguel (bajo y coros), Luis Manuel (batería) y por mí, que toco la guitarra y canto. Nos formamos a principios de 2007 como cuarteto, y debido a cambios en la formación de la banda a casi por año, no fue hasta 2010 cuando empezamos a funcionar del todo. En 2014 editamos nuestro primer disco, “Atlas”, que nos llevó a muchos sitios y nos permitió conocer a gente increíble.

Una cosa que siempre me he preguntado, es lo curioso de vuestro nombre, ¿A que hace referencia CATORCE? ¿quizás a los años que teníais cuando empezasteis en la música?
J: Jajaja, no, de hecho yo empecé un poco antes… En realidad no tiene un significado concreto, cuando grabamos nuestra primera demo en 2007 no teníamos nombre aún, nos sentamos a hacer una tormenta de ideas y Fernando, nuestro otro guitarra por aquel entonces, nos dio el nombre. A día de hoy estoy seguro de que no nos llamaríamos así, pero es la banda en la que llevo tocando toda mi vida y es lo que nos une a todos esos años que llevamos peleando por hacer algo más que dar un par de conciertos al año delante de los colegas.
José Miguel: Yo llevo bastantes años en la formación y aunque ya se llamaba así a mi entrada, siempre me gustó a pesar de su simpleza, lo veo y se ha hecho especial en nuestras vidas con el tiempo. En alguno de esos cambios iniciales tuvimos dudas sobre si cambiarlo, pero me alegro de haberlo conservado.

“Agua. Naufragio. Equilibrio”, es vuestro segundo disco, tras “Atlas”. ¿Qué podemos encontrar nuevo en este último trabajo? ¿Cómo fue el trabajo de composición del mismo? Me refiero a la fuente de inspiración para realizar temas tan profundos.
J: Bueno, creo que es importante mencionar en este apartado a nuestro amigo Mariano Torres, que fue batería de Catorce en 2015 y con el que compusimos este nuevo disco. Sus ideas y su forma de tocar fueron revulsivas en nuestra manera de componer y sin él, “Agua. Naufragio. Equilibrio.” no sería ni de lejos el disco que ha resultado ser. Por otra parte, el trabajo fue bastante “rodado” en cuanto a música, empezábamos con alguna idea que llevaba yo de casa o improvisábamos sobre algún ritmo de batería (tal fue el caso de canciones como “Le Mal du Pays” o “Farsalia”) y todo aquello se mezcló desde el primer momento con la situación personal de cada uno. “A.N.E.”, a diferencia de “Atlas”, es un disco mucho más visceral en cuanto a temática, más introspectivo. La vida nos pedía eso.
JM: Teníamos claro que no queríamos sacar una segunda parte de “Atlas”, no solo por cuestiones personales sino por pura evolución (musical y vital), necesitábamos algo más crudo y directo, por así decirlo. Realmente creo que no hemos perdido nuestra identidad por el camino, ha sido una transición muy natural, lo cual nos hace estar muy satisfechos con el trabajo. Seguimos haciendo música para gente triste, como nos gusta decir; pero en este caso, virando hacia la luz al final del camino.

Habéis vuelto a trabajar con Raúl Pérez en los estudios La Mina, todo un lugar de calma y tranquilidad para imbuirse del entorno en el proceso de grabación. ¿de ahí vuestro sonido, repleto de matices rock e indie? Además, el álbum lo ha masterizado Brad Boatright (CORROSION OF CONFORMITY, NAILS, OBITUARY…), ¿conocíais su trabajo? ¿o es porque buscabais álbum sonido en especial?
J: Raúl es muy buen amigo nuestro, ya habíamos grabado “Atlas” con él y confiábamos 100% en su trabajo. No nos planteamos en ningún momento grabar con nadie más. Es un tipo que te inspira tranquilidad y profesionalidad, y desde luego el entorno de su Mina es ideal para gestar un disco. Nos dio todas las facilidades para probar cosas nuevas y fue el primero en mostrarse entusiasmado con la idea de que grabáramos el disco en directo.
JM: Es imprescindible para nosotros estar cómodos dónde y con quién grabamos, más aún para grabar en directo, algo nuevo para nosotros. Sabíamos que, además de resultados, con Raúl teníamos eso y más. Nos aportó como siempre desde su perspectiva y el respeto, sumando detalles que enriquecieron el resultado final; pero el sonido es algo que llevamos muy trabajado desde el local, en el estudio es más cuestión de pulir.
Y por otra parte, con Brad ya trabajamos anteriormente en el primer disco de De La Cuna A La Tumba y no pudimos terminar más satisfechos. En aquel caso dio a la primera con lo que queríamos, pero decidimos repetir y en este caso lo sacamos un poco de su zona de tranquilidad, pero juntos sacamos el sonido que más favorecía lo que buscábamos. Solo puedo decir cosas positivas de él: mucha experiencia, profesional, muy abierto, rápido trabajando, cercano…

Actualmente, en CATORCE, estáis tres miembros de DE LA CUNA A LA TUMBA, por un lado, se nota la complicidad entre vosotros, pero por otro puede ser un hándicap para tocar y compaginar directos, nada que no solucione una buena agenda. ¿esto os influye en vosotros, o por el contrario os refuerza aún más como conjunto?
J: Bueno, en realidad aún no sabemos muy bien cómo va a funcionar la cosa, ¡jaja! Nuestra intención es esa, organizarnos, porque en ningún momento hemos querido que DLCALT sea el típico proyecto aparte que sólo funciona cuando el otro proyecto está parado y viceversa. Al final, los tres que estamos en Catorce somos amigos desde hace más de diez años, no somos sólo compañeros de grupo, sino amigos que salen por ahí y que pasan mucho tiempo juntos. En DLCALT contamos con Kantz que también es amigo nuestro desde hace muchos años y al final es eso, que somos cuatro tíos que son amigos antes que compañeros de banda, lo cual lo hace todo infinitamente más fácil en ciertos aspectos.
JM: Hasta el momento nos está sorprendiendo muy positivamente la velocidad a la que se está desarrollando todo con DLCALT, porque se hizo de manera muy humilde, con mucho amor, pero sin muchas pretensiones inicialmente. El caso es que nos apasiona y hasta el momento no ha surgido ninguna incompatibilidad, solemos organizarnos bastante bien y a día de hoy, musicalmente cada vez son proyectos más lejanos. Nos nutrimos, aprendemos y disfrutamos de ambos por igual.

El artwork es muy preciosista y personalmente lo veo muy acorde tanto al título del LP, “Agua. Naufragio. Equilibrio”, como con el sonido y el color de vuestra música. Un gran trabajo realizado por The Braves Church ¿Cómo surgió esta idea, de jugar con las olas y el mar? ¿Qué significa para vosotros el mar en este álbum?
J: Creo que la música en general, no sólo la nuestra, debe tener la facultad de llevarte a lugares inexistentes. “A.N.E.” nos transportaba a una sensación y unos colores, la de estar flotando en el mar, la de agarrarte a la quilla del barco mientras pasa la tormenta. Fue un disco que casi fue pensado desde el principio, la orientación que queríamos tomar y la imagen que queríamos mostrar. Somos gente del Sur y queríamos que la luz de nuestro entorno también formara parte de nuestro disco. Que englobara todo lo que nos hace sentir bien.

Adentrándonos un poco en el disco, en cuanto a estilos mezcláis el rock con toques indies, algo de psicodelia y post-metal, todo embadurnado por un sonido muy noventero ¿os adaptáis a los temas o son ellos los que os adaptan a vosotros a componerlos? ¿Qué podemos encontrar dentro de vuestro álbum?
J: En realidad es cuestión de filtrar ideas, creo. Quisimos hacer cosas distintas pero sin perder la esencia de lo que es Catorce, eso hemos procurado no perderlo nunca. Sí es cierto que al tocar en DLCALT, nos hemos alejado un poco de la parte más “metal” de Catorce y exploramos nuevas fronteras, tirando de influencias más cercanas al indie, al emo de los 90 y al grunge. Y ojo, al decir perder la parte más metal, no digo perder la leña… De hecho es el disco más enérgico que hemos hecho nunca, jajaja.
JM: Seguimos siendo los mismos, quizás ahora escuchemos cosas nuevas, pero mi tatuaje de Dream Theater sigue con mucho orgullo en mi tobillo ¡jajaja! Todos tenemos nuestros ídolos, nuestros gustos… Y de ahí sale un refrito bastante curioso. Creo que es más cuestión de filtros de calidad que nos autoimponemos, que a su vez tienen que ver con esas influencias, que con adaptarnos a nada.

La lírica a la hora de componer las letras, es una cosa que os tomáis muy en serio, empleando varias metáforas y pasajes que nos harán pensar y hacerlos nuestros. Personalmente es uno de los puntos más fuertes de vuestra música, que se une perfectamente a un todo ¿Sobre qué os basáis a la hora de escribir? ¿Cuál es el hilo conceptual de vuestro disco?
J: Como decía antes, “A.N.E.” es un disco más conectado con nuestros pequeños mundos que con el mundo en general, tal como ocurría con “Atlas”. Nos basamos en situaciones que nos preocupan, en la necesidad de encontrar algo positivo dentro de nosotros. Es un poco jugar a ser nuestros propios psicólogos cuando pasamos por un mal momento, si se me permite decirlo.
No hay un hilo conceptual concreto, es un disco que habla de experiencias, hay mensajes ocultos que sólo nosotros entendemos. También me gusta experimentar, me gusta escribir canciones cercanas a la fábula, contar historias de las que saques una moraleja, y también tirar de títulos que hagan algún guiño a la historia clásica o a la literatura, como ocurre con “Farsalia” o “Yo, Sputnik”.

Si tuviera que quedarme con algunos temas, aunque es muy difícil elegir solo unos pocos, porque el álbum en sí me parece un conjunto increíble, elegiría “Nuevacosta”, “Einstein – Rosen” o “La Ingravidez” ¿Qué podéis hablarnos de estos temas, en cuanto a letras y composición? ¿Cuál ha sido el tema o temas más complejos de darle forma en el disco?
J: -“Nuevacosta” es bastante difícil de explicar. Es una canción que surgió casi dos semanas antes de entrar a grabar y tenía algunas frases sueltas de una versión anterior, pero la escribí casi de manera automática. Creo que ni yo mismo sé de lo que habla en concreto, es quizá la canción más “lorquiana” del disco, hay muchas imágenes. Compositivamente, creo que es un gran estribillo, es el tema más “diferente” del resto.
“Einstein-Rosen” habla de ese momento que todos experimentamos alguna vez, el de querer regresar atrás en el tiempo para cambiar algo. Personalmente, es una excusa hacia mí mismo por ser como soy, y un recordatorio de que todo está en constante movimiento. Y de que yo mismo estoy sujeto a ese movimiento. Que no hace falta ningún agujero de gusano para volver atrás, sino que cada día es una oportunidad para empezar de nuevo sin olvidar todo lo que has aprendido.
“La Ingravidez” trata sobre la sensación de depositar todo el peso con el que cargas en una canción y sentirte ingrávido, de arrancar una parte de ti y convertirla en algo que ya no es tuyo, sino que se convierte en algo abierto a quien quiera escucharlo. Habla de escuchar esas canciones a lo largo de los años y por un momento, regresar al momento en que las escribiste, aunque ya no te identifiques con lo que contabas en ellas.

Ya habéis empezado la gira de presentación, ¿cuáles son las próximas fechas que tenéis en vuestro apretado calendario?
JM: De momento tocamos el viernes 28 de octubre con Flying Dog (compañeros en The Braves Records) y los hermanos de El Altar del Holocausto en Sevilla, en la Sala D.F. Höllander; y el 29 en la Sala Velvet, también con Flying Dog. Y aunque no podemos desvelar detalles, pronto visitaremos Asturias, Mallorca, Córdoba, Euskadi, Cataluña y muchos más lugares a los que aún no habíamos llegado.

Por ultimo algunas preguntillas cortas para conoceros mejor: ¿Cuál ha sido el último cd que habéis adquirido?
J: Reconozco que no suelo comprar muchos discos (por una cuestión puramente monetaria, no compro todos los discos que quisiera…). El último creo que fue el “The Times They Are A-Changin’” de Bob Dylan.
JM: Yo sí compro muchísimos CDs y en mi caso ha sido el debut de Antemasque, con gente de mis amados The Mars Volta.

¿Y la película que últimamente os ha llamado más la atención?
J: Pues últimamente ha habido dos que me han molado bastante. “La Habitación”, un drama sobre una madre y su hijo que permanecen secuestrados en una habitación durante siete años (el niño nace en la habitación) y que un día consiguen salir. No es un thriller, sino una aventura emocional sobre cómo dos personas ajenas al mundo han de regresar al él, el choque que les supone. Y por otro lado, soy un flipado de las pelis de terror de los 80 y hace unos días descubrí una peli del año pasado llamada “Krampus: Maldita Navidad”, una película que hace honor al terror cómico de películas de los 80 como “Leprechaun” o “Critters”. Me gustó mucho.
JM: Lo cierto es que tengo poca paciencia y tiempo últimamente, por lo que casi veo exclusivamente series. “Utopia” me gustó bastante, es de ese tipo de ciencia ficción que asusta por lo real que podría ser.

Podríais recomendarnos tres grupos nacionales y otros tres internacionales, que hayáis descubierto últimamente o que os gusten demasiado.
J: Pues nacionales podría recomendarte algunos como nuestros compis de sello Flying Dog. También me molan mucho los chicos de Boneflower, también unos chicos de Cádiz con los que tocamos, Smokers Die Young, a los que les queda un futuro brillante por delante o a nuestros hermanos de Virgen, pero creo que está empezando a haber muchísima calidad en España y se me hace difícil recomendar sólo tres bandas (hace unos días descubrí a una banda catalana llamada Tano! que me dejó con el culo torcido). Creo que por primera vez no nos tenemos que sentir para nada menos que nadie.
Internacionales la verdad es que estoy últimamente muy metido en el tema de la música electrónica y ambient, me gustan mucho Shlohmo y su disco “Dark Red”, Helios y su “Eingya” o Hammock.
JM: Nacionales te diría Obsidian Kingdom, toda una referencia en cuanto cómo trabajar y hacer las cosas en todos los sentidos; Adrift, que aunque no estén activos actualmente me parecen la mejor banda de metal que ha habido en este país en estudio y en directo; y Viaje a 800, otros tristemente desaparecidos (de mi Algeciras natal) que facturaron verdaderas obras maestras de su género.
Internacionales te diría Arcane Roots, Black Peaks y Marmozets; todos ingleses. Tienen discos de esos de los que no pasas ni un tema, tenemos mucho que aprender.

Un placer poder hablar con vosotros, para Necromance Digital Magazine, por ultimo os dejo la despedida a vosotros:
J: Pues que si has llegado hasta aquí, eres una persona increíble por aguantar el tirón. Por lo demás, ¡muchísimas gracias por la atención y nos vemos por ahí, y si no nos vemos es porque no queréis!
JM: Muchas gracias por vuestro tiempo y dedicarnos este espacio. Saludos y nos vemos en la carretera.

Este artículo ha sido leído: 304 veces!!!

Dejar un mensaje