Entrevistas

[ENTREVISTAS] ORGANIZACIÓN METAL DEFENDERS (ESP)

metal defenders

Cada año a finales de Junio, los más trves de toda España, esperan ansiosos el “Move Your Fucking Brain Fest”, celebrado en Molins de Rei. De este festival se encarga la maravillosa asociación MetalDefenders, los cuales se vuelcan en cuerpo y alma para que todo salga perfecto; y hemos tenido el placer de hacerles unas preguntitas con motivo de la última edición celebrada, la onceava.
Entrevista: Emily Gallardo

¿Cómo empezó MetalDefenders?
Empezó, ahora hace ya 13 años, cuando varios amantes del Metal, reunidos de bar en bar y concierto en concierto, hartos del olvido al que los medios más masivos y las grandes empresas relegan a los seguidores de la música (y cultura) Metal, decidieron luchar contra ese menosprecio creando una asociación sin ánimo de lucro que llevara de la manera más accesible posible esa cultura al pueblo llano.

¿Cómo se os ocurrió la idea de hacer un festival de extremo internacional?
Pues, en cuanto a “internacionalidad” se refiere, la idea siempre está allí, en la mente de todo “heavy” que monta en su imaginación sus carteles de festival perfectos. Y, qué mejor manera de poder traer la cultura del metal en todo su esplendor, que mezclando grupos locales o estatales con otros internacionales. Poco a poco, el festival Move Your Fucking Brain ha ido creciendo y cada vez hemos contado con más recursos (y más infraestructura) para poder montar cada vez carteles más llamativos.
Y en cuanto a lo de “metal extremo”, es símplemente por gusto. Quizá, cuando nos decidimos a montar festivales, la opción menos cuidada por las promotoras a la hora de montar festivales era la del metal extremo, lo que hacía que la principal necesidad (por ganas nuestras!) de la organización fué la de montar un festival de este tipo de música.
También tenemos otro festival (en este caso indoor) de tipo más clásico (Crash Dummies Metal Fest), y aunque nos encantaría que tuviera el mismo nivel que el MYFBEF, por recursos esto no nos es posible.

¿Cuál es el secreto de conseguir bandas del extranjero sin pagar mucho?
No existe el secreto. De hecho, muchas veces no existe el “pagar poco”. Se negocia con la banda, o el management, o la promotora, el modo de hacer que el grupo o los grupos en cuestión puedan tocar en nuestro festival y que (a poder ser) no nos quedemos sin otra edición al año siguiente. Tira y afloja más o menos largo según cada caso… y ya está.

¿Sale a cuenta que la entrada sea gratis?
Bueno… hay diferentes modos de enfocarlo. Viendo la reacción del público? SÍ. Definitivamente sí. Por suerte son muchos los asistentes (quizá más cada año) y muchos los halagos (aunque siempre nos quedan cosas por mejorar en el tintero y nunca llueve a gusto de todo el mundo).
Viendo el resultado económico a final de temporada (y teniendo en cuenta que MetalDefenders SOMOS UNA ORGANIZACIÓN SIN ÁNIMO DE LUCRO y que cualquier superávit sirve para montar otra edición del festival)? También. Pero lleva muchos dolores de cabeza. Necesitamos de una formación en barra (por suerte cada año mejor) muy exhaustiva para no desperdiciar mercancía y perder dinero, y necesitamos (quizá cada vez más) cuadrar muy bien los números en todos los aspectos del montaje para poder llegar a dar vida a la criatura (o monstruo) que es este festival.
Sea como sea, por suerte, a la práctica nos hemos demostrado a nosotros mismos que es más que factible (con la capacidad y los recursos económicos de los que cada año disponemos) montar un festival de acceso gratuito.

¿Cómo habéis visto la última edición celebrada?
¿De asisténcia? Genial. Quizá más de la que esperábamos. Aunque teníamos buen cartel, es cierto que era más dispar que el de otros años. El de este año tocaba muchos palos diferentes y quizá, al no tener un “gran bombazo” dentro del cartel (aunque vaya internacionales que hemos tenido, no? ), como por ejemplo Incantation el año pasado, ha hecho que sufriéramos mucho por la asistencia hasta el día mismo del evento.
Al final, por suerte, todo han sido buenos resultados y más buenas que malas críticas, por tanto, creemos que hemos aprobado .

¿Por qué decidisteis ese lugar para celebrar el festival, justo al lado del cementerio?
Pues la verdad, no lo decidimos. Nos tocó. Ya hace mucho que la administración local, para no molestar al vecindario y que tuviéramos el máximo de espacio posible, nos “relegó” a la última calle del pueblo (que resulta que está muy cerca del cementerio). Es cierto que preferiríamos (por temas de acceso, sobretodo) tener un espacio más céntrico, pero también es verdad que así nos ahorramos problemas, sobretodo con el posible vecindario (no todo el mundo es un heavy con fiesta al día siguiente en su trabajo, que quiera aguantar miles de wattios de potencia canalizados en metal extremo hasta las 3:00 de la madrugada).
Igualmente, hasta la fecha han sido tres las localizaciones del festival a lo largo de los años: la primera en pleno centro del barrio más al sur del pueblo (y a la vez, quizá, el más poblado). Luego el Death Field (la calle que todos conocemos); luego el polideportivo municipal (cuando la administración local cambió de dirigentes y quisieron apartar la atención de los empresarios del polígono del Death Field de nuestros queaceres -y resultó en más y peores dolores de cabeza para las dos partes, administración y nosotros-), y finalmente, otra vez el Death Field. Como podéis ver, en tema localización, nunca elegimos nosotros.

¿Cómo decidís las bandas que tocarán en cada edición?”
Es una ecuación que tiene como variables:
-El gusto por uno o otro grupo
-Lo accesible que sea este (tanto a nivel económico como de trato)
-Lo atrayente que pueda ser para el público
-Lo compensado o no que pueda quedar el cartel con respecto al resto de este
Lo mezclas bien, agitas, mareas y le añades grandes cantidades de buena y/o mala suerte… y ahí está!

¿De cara al año que viene, os planteáis algún cambio?
Algunos, a nivel interno y de infraestructura sobretodo. Pero eso ya es harina de otro costal y hay que tratarlo de puertas para adentro.

Hacéis un festival donde hay bandas tanto nacionales como internacionales. Qué pensáis del poco apoyo a la escena del país?
No se puede generalizar, está claro. La misma regla no puede servir para medir a todo el mundo. Cada uno es diferente y por suerte aun existen muchos compañeros que van donde sea para ver los músicos del pueblo de al lado de los que han oído hablar. Pero es de sobras conocido que en la cultura de este estado está impreso el menoscabo al músico (y más si es de “cerca”).
Hemos empezado diciendo que no es bueno generalizar y esta última afirmación parece decir todo lo contrario… pero que no se nos malinterprete. Nos explicamos:
Lo que sucede es que vivimos en una sociedad (en este estado), en la que no se fomenta el aprecio a cualquier música de calidad. La música y la mayoría de artes se ven y se han visto desde hace mucho tiempo (en mayor o menor calidad dependiendo del régimen en el poder) como un instrumento supérfluo de generar dinero. Es decir, el arte parece que sea el último toque (totalmente prescindible) en cualquier proyecto que quiera gozar de un aspecto más cuidado. Nada más. El resto creen sirve o para generar música McDonalds (sin ningún tipo de cuidado anímico y generado masivamente para aprovecharse económicamente de cerebros ignorantes en este arte) o para molestar a los intereses de los grandes poderes (lo cual parece que hay que reprimir y eliminar).
Por culpa de esto, en este estado no existe la cultura de montar un plan de amigos que sea “primero vamos a un concierto cualquiera y luego ya salimos de fiesta”. Nunca se ha fomentado esto. Por ende, menos aun interés se tiene si el músico o artista en cuestión es del mismo estado, o región o ciudad. Si no es de otros países, no es atrayente porque es más fácil de acceder. Hay bastante desprecio por la cultura propia.

¿Alguna anécdota curiosa con algún músico o algún espectador?
¿Anécdotas? A millares. Cada año tenemos para llenar un tomo de la enciclopedia “MYFBEF”. Que podamos contar sin perder demasiada credibilidad? Desde público herido a primeras horas del festival, que después de ser atendido por nuestro personal sanitario sigue loco como el que más hasta el último grupo (con más o menos suerte y más o menos vísceras según el caso), hasta músicos más que agradables al trato y que terminan por salir los últimos de la calle (cuando ya es de día y todo está recogido); pasando por parejas (algunas de ellas ahora ya casadas!) que se han creado oyendo grindcore en el Move, otras que quizá han durado sólo una hora (pero más de una tórrida historia han vivido en el asfalto), y abuelas de tiendecita de toda la vida del pueblo, que asisten a músicos de cualquier parte del mundo con la mejor de las sonrisas (aun y las pintas del susodicho) y acaban por abrirles las botellas de vino ellas mismas, “porqué así les es más fácil beberlas en el hotel y ellos no sabrían hacerlo con este abridor dichoso que sólo domino yo; no te preocupes chico”. De todo nos ha pasado y esto es lo más presentable.
Muchísimas gracias por todo y nos vemos en la edición del año que viene!! Stay brutal!!!!

Este artículo ha sido leído: 615 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *