Novedades

EXCALION (FIN) “Dream alive” CD 2017 (Scarlet records)

Por Lluís García Sola

Finlandia es uno de esos países en los que las bandas de Heavy y Power Metal proliferan con una calidad absolutamente envidiable. Y el caso de EXCALION no es precisamente una excepción. “Dream Alive” es su cuarto trabajo discográfico, y si bien aún no han dado el paso definitivo hacia la primera línea del género, quizás entre otras cosas debido a sus cambios de formación iniciales o sus dos más recientes, con la entrada de Aleksi Hirvonen a la guitarra y Marcus Läng a la voz, lo tienen todo para ganarse al público amante de las sonoridades más melódicas del Metal.

“Divergent Falling”, corte que abre el álbum y que hemos podido escuchar previamente como adelanto, deja claro de que van estos fineses. Power Metal melódico, en la línea de los mejores STRATOVARIUS, con un estribillo pegadizo y directo. “Centenarian” arranca muy potente, con una base rítmica aplastante con los graves del bajo de Tero Vaaja y la contundente batería de Henri Pirkkalainen. Eso sí, una vez entran los teclados de Jarmo Myllyvirta y la aguda voz de Läng, los tonos más dulces se apoderan de la composición. Curiosamente este fue el primer adelanto del trabajo. La melodía sigue reinando en “Marching Masquerade” a lo MASTERPLAN. Aquí Läng también juega con registros más graves y Myllyvirta sigue jugueteando con sus deliciosas teclas.  Ganan en agresividad y velocidad con “Amelia”, uno de los cortes más frenéticos del álbum que perfectamente firmarían SONATA ARCTICA.

En ese sentido no se quedan nada cortos en “Release The Time”, en la que los dibujos de guitarras a cargo de Vaaja (quien también se encarga de este instrumento en el disco) y de Hirvonen se entrelazan con la impetuosa voz de Läng, quien me recuerda a Marco Hietala (NIGHTWISH/TAROT) aunque quizás con algo menos de pegada. Con “One Man Kingdom” vuelven a subir las revoluciones, y la base rítmica empuja sin concesión al desarrollo del corte. Potente, arrollador y muy pegadizo, con ese juego de voces durante el estribillo que empuja a alzar el puño y a retorcerse el cuello como buenos heavies que somos. Fácilmente os recordaran a Tobias Sammet y sus EDGUY. Se sumergen sin ningún tipo de pudor en las tesituras mucho más épicas y místicas en “Deadwater Bay”, con un arranque de piel de gallina gracias a la dupla formada por la preciosa voz de Läng y los teclados de Myllyvirta, que te envuelven de forma acogedora entre sus brazos plagados de harmonía. Un medio tiempo brillante.

“The Firmament” es sencilla y deliciosamente preciosa. La línea principal de guitarra realmente toca la fibra, y el corte demuestra una sensibilidad más que conocida y reconocible en las bandas de estas características. No le falta la épica en un estribillo muy conseguido. Volvemos a recuperar esa energía inicial en “Man Alive”, con ese aroma a STRATOVARIUS de nuevo más que presente pero demostrando una elegancia fuera de cualquier duda. Incluso aquí la voz de Läng puede recordar a Kotipelto, pero es que la estructura del tema bebe y mucho de sus compatriotas, tanto a nivel rítmico como solista con esas guitarras y teclados brillando por encima del resto. Aunque donde dan rienda suelta a nivel instrumental es en “Living Daylights” y, especialmente en la extensa, variada y equilibrada “Portrait On The Wall”, capaces de aproximarse a los registros más progresivos de su propuesta musical. Un broche de oro para un gran disco que bien seguro gustará a todos los seguidores de bandas como las mencionadas anteriormente. Gran sorpresa de una banda que habrá que seguir muy de cerca.

Este artículo ha sido leído: 310 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *