Criticas - novedades

FOXING (USA) «Draw Down The Moon»

Hopeless Records, 2021

AUTOR: Cesar Luis Morales

Vamos con una de promesas irrealizables. ¿Cuántas veces habéis escuchado lo de “bajarte la luna” para ponerla a tus pies? Selene, La Luna, nuestro satélite siempre ha estado ahí, con su rugosa y blanco rostro girado hacia nosotros. Ha influenciado tanto en las mitologías como en las artes, así como en las mareas y en nuestra imaginación. Está ahí, visible y visitada pero, a la vez, tan lejana y misteriosa. ¡Colorea y alza tus ojos hacia el cielo nocturno con Teo!

Así que sí, oh, cariño, te bajaré La Luna del cielo estrellado y la pondré a tus pies. ¿Promesas incumplidas? Pues yo creo que no. Porque así se llama el nuevo álbum de los americanos FOXING, el cuarto en su discografía; “Drawn down the moon”. Etiquetados desde Indie hasta Emo, pasando por el Post o el Math, lo cierto es que este nuevo lanzamiento ahonda en composiciones delicadas, etéreas, cercanas al Pop o al Ambient. Sólo con el inicio de “747” nos damos cuenta de la sutilidad de las notas, con una vocalización casi a capela, desnudando el alma hasta sus últimas consecuencias. Vestigios de aquel Brit-Pop de los KEANE que dan paso a un aguerrido salto a los estribillos. “Go down together” sigue enlazada perfectamente, con percusiones sampleadas, capas y capas de efectos, tan de boga hoy en día. Una de las cosas que me han hecho adorar los últimos trabajos de determinada gente como DUA LIPA o BILLIE EILISH es la bestial producción. Bajo la aparente simplicidad de las composiciones, cuando uno escucha todo lo que hay debajo, se da cuenta de la enormidad de la producción, con arreglos minimalistas, con detallitos casi imperceptibles pero que no hacen nada más que sumar y sumar: brillantez, colorido, atmosfera… ¿Es Poppy? Pues claro que sí, cariño, y es maravillosamente popero, que no solo de Black y de Death vive el hombre. Y “Beacons” es deliciosamente adictiva, por lo dicho, por sus efectos, por sus armonías vocales, por la delicadeza, por lo etéreo, por… porque son FOXING y así lo han imaginado y grabado.

El tema homónimo lleva una gruesa y ondulante línea de bajo que enseguida engancha y los estribillos vocales son uno de los puntos álgidos que luego son duplicados por el resto de miembros de la banda. ¿Te habían prometido La Luna? Pues claro que sí, cariño, y lo han cumplido. “Where the lightning strikes twice” ataca con un ritmo vacilón en plan Disco y el tema avanza grandilocuente en plan MUSE, arropado por unos músicos completamente entregados, que saben lo que se hacen, con las ideas claras, saben lo que quieren y cómo plasmarlo en los surcos de la canción. “Bialystok” es otro pajarillo que revolotea nervioso, juguetón, pero bien comandado por los músicos sin desentonar con la dinámica general de este álbum. “At least we found the floor” es íntima, etérea y acústica: unos amigos que se reúnen a tomar unas cervezas, uno que agarra una guitarra y la comienza a rasguear… ¡Poco más hace falta para pasar un buen rato! “Cold Blooded” lleva un rollo más alternativo y enlaza perfectamente con “If I believe in love”, con más capas de efectos, de samples, de voces sintetizadas que se integran dentro de la base de la canción. Pero si hay que meterle una parte orgánica y potente, pues también se puede y así lo gestionan los chicos de Missouri sin perder el arco argumental del tema y la dinámica del disco. Y para cerrar el álbum, los FOXING te vuelven a bajar la luna y te la vuelven a poner a tus pies. Un largo tema de casi siete minutos, cuando la media del álbum está entre los tres o los cuatro, titulado “Speak with the dead”. Una montaña rusa emocional, con momentos ingrávidos, dramáticos que cierran de manera magistral un álbum distinto.

Porque sí, porque como ya he dicho antes, no solo de Black, de Death, de Groove o de Thrash vive el hombre. Abre tu mente y échales unas orejas a estos chicos de Missouri. Mucho daño no puede hacerte después de todos los años que llevas reventándote el sistema auditivo con bestialidades sónicas y, como se suele decir, lo prometido es deuda. Si los FOXING quieren bajarte la luna, ¿quién soy yo para decirles que no?

Puntuación

Nota - 8.7

8.7

Nota

Porque sí, porque como ya he dicho antes, no solo de Black, de Death, de Groove o de Thrash vive el hombre. Abre tu mente y échales unas orejas a estos chicos de Missouri. Mucho daño no puede hacerte después de todos los años que llevas reventándote el sistema auditivo con bestialidades sónicas y, como se suele decir, lo prometido es deuda. Si los FOXING quieren bajarte la luna, ¿quién soy yo para decirles que no?

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba