Criticas - novedades

GO AHEAD AND DIE (BRA) «Go Ahead and Die»

Nuclear Blast Records, 2021

AUTOR: Cesar Luis Morales

En las pelis americanas, panfletos bienintencionados de buenismo y de venta del American Way of Life, siempre aparece, en algún determinado momento, la consabida escena de relación padre-hijo. El progenitor siempre es un hombre afable que da unos excelentes consejos a su retoño, que más que padre, es un amigo, un colega. Bien es cierto que las relaciones entre unos y otros no están exentas de cierta tensión. Durante los primeros años es tu referente, tu mundo y tu todo… ¡Ah, pero con el paso de los años! Existe el alejamiento, la divergencia; incluso, en los momentos más crudos, se dan casos de completa ausencia, de ruptura total… Esto es así, esto pasa, por mucho que nos quieran vender desde la cuna del capitalismo. ¡Colorea y aprende con Teo!

Pero… hete aquí que, para agravar incluso más la situación, ¿Qué pasaría si tu padre fuese una estrella internacional? Entendedme bien, que estamos hablando de Max Cavalera, que el tema del estrellato se la trae un poco bastante al pairo, pero… ¡es el puto Max Cavalera! Pues ni corto ni perezoso, su hijo, Igor Amadeus, se ha montado un combo bajo el nombre de GO AHEAD AND DIE, compartiendo labores vocales, rascando cuerdas de guitarra y bajo y contando con la colaboración a los parches de Zach Coleman (KHEMMIS) y se han sacado ya un primer larga duración homónimo. Poca sorpresa por aquí, porque ya sabemos que el apellido Cavalera es sinónimo de Thrash, de Groove, de Punk, de creatividad y de sonido crujiente. Abrimos con “Truckload full of bodies” y ya vamos pasados de vueltas: Thrash de vieja escuela, acelerado, gritón, hipersaturado de riffs pesados… En pleno siglo XXI y aquí siguen estos, a piñón. Reminiscencias de lo que fueron los propios SEPULTURA en los 80’s, antes de su explosión creativa con los clásicos “Chaos A.D.” o “Roots”; trallazos directos a la yugular, sin florituras ni experimentaciones. “Toxic Freedom” sigue en la misma línea, con la habitual crítica social, en este caso hacia la corrupción y el racismo policial. La mala leche a la hora de vomitar las letras parece ser algo que, en el caso de los Cavalera, es genético.

Continúan a barullo con la muy punkarra “I.C.E. Cage” y se nota una naturalidad y una organicidad en los músicos realmente reseñable, sin producciones exageradas, solo tres tíos en un estudio dando cera. “Isolated/Desolated” tiene ese aire asfixiante a lo CELTIC FROST (de hecho, recordemos que los primeros CF y su primera banda germen, HELLHAMMER, fueron de las grandes influencias de Max). Se ve que, aparte de la mala leche, en el gen Cavalera también va insertado el amor por los clásicos. Un esputo más y continuamos con “Prophets Prey”, más en la línea del clásico e imprescindible “Beneath the Remains”; y reitero, en pleno siglo XXI, esta gente sigue dando cera como locos. Y qué manera de aporrear la de Zach Coleman; no sé quién retroalimenta a quién, si los Cavalera al baterista o a la inversa; lo que es cierto es que es crujiente, acelerado, milimétrico, punzante… “Punisher” es otra cátedra de Thrash Old School, un alegato para que las nuevas generaciones tomen buena nota de como facturar el estilo. “El Cuco” deambula por los ritmos fangosos y los acelerones para dar paso a “G.A.A.D.” con un arsenal de riffs muy a lo MOTÖRHEAD (otro de los grandes amores de Max Cavalera). “Worth less than Piss” es dirigida por un bajo grueso y punkarra, como cuando los SEPS se cascaron la bestial versión de “Holidays in Cambodia” de los DEAD KENNEDYS. “(In the) Slaughterline” es otro nuevo empujón que incita al pogo más brutal en el alguna vez te hayas encontrado, orquestado perfectamente por estos tres músicos. Una bestialidad que nos lleva hacia el cierre con “Roadkill”, otro trallazo en el que la banda no se detiene ni para tomar aliento. Más ominosa, más oscura, comandada de manera magistral por Zach, por los desesperados berridos y el mortal riffing de los Cavalera.

Así que si te ves una peli americana en la que el punto de ruptura entre padre e hijo es que el primero no acude a verlo en su debut en el partido de béisbol del instituto, recuerda que, por otra parte, hay gente, como los Cavalera, que comparten aficiones comunes y son capaces de perpetrar actos de vandalismo sonoro como este GO AHEAD AND DIE. Déjate de traumitas y habla con tu padre. Este es nuestro brico-consejo de hoy. Puede que no sea tan enrollado como Max Cavalera, pero ¡oye… es tu padre!

Puntuación

Nota - 8

8

Nota

Así que si te ves una peli americana en la que el punto de ruptura entre padre e hijo es que el primero no acude a verlo en su debut en el partido de béisbol del instituto, recuerda que, por otra parte, hay gente, como los Cavalera, que comparten aficiones comunes y son capaces de perpetrar actos de vandalismo sonoro como este GO AHEAD AND DIE. Déjate de traumitas y habla con tu padre. Este es nuestro brico-consejo de hoy. Puede que no sea tan enrollado como Max Cavalera, pero ¡oye… es tu padre!

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba