Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

GOLGOTHA (ESP) «Erasing The Past» CD 2019 (Xtreem Music)

REVIEW: Cesar Luis Morales

La literatura siempre ha facilitado una fascinante lista de nombres para las bandas de música. Tiramos desde mitologías clásicas a obras más recientes; desde las palabras más místicas a los nombres más ridículos. Pero siempre, si tiras de los libros se te puede aparecer el nombre de una banda. ¡Colorea y aprende con Teo!

Para los que así lo crean, hubo, un lugar de la calavera, una colina donde murió crucificado su salvador y creador. Para los que no nos tragamos eso ni con un litro de whisky, nos interesaremos más por la etimología: el Calvariæ Locus, de donde luego derivaría la palabra castellana calvario, viene del arameo gagûltâ y ahí sí, efectivamente la traducción puede ser lugar de la calavera, un lugar para las ejecuciones públicas. ¿Mola o no mola? Así lo debió pensar allá por 1992, Vicente Payá y fundó GOLGOTHA.

Y un cuarto de siglo después (que se dice pronto) aquí estamos disfrutando del nuevo pelotazo de la banda: “Erasing the Past”. Y cómo decía el conejo, ¿Qué hay de nuevo, viejo? De nuevo, poco, porque en cuanto escuchas los tres o cuatro primeros acordes hasta la primera vuelta de “The way to your soul” ya sabes de que va el tema. Doom Metal. Del bueno, del de verdad, de aquel que se pergeñó en UK con todos aquellos grandes nombres (PARADISE LOST, MY DYING BRIDE, ANATHEMA o CATHEDRAL). Eran otros tiempos, pero para GOLGOTHA no parecen haber pasado los años. Las buenas (y pesimistas) vibraciones que transmiten hacen que no puedas dejar de escuchar este disco. Porque enseguida descubrimos unos riffs pesados, ampulosos, lentos y majestuosos que dibujan la urdimbre de cada tema. ¿Aburrirte como con algunos de los últimos lanzamientos de algunas de las bandas de Doom? Puede ocurrir, y de hecho, me ha pasado con algún álbum. Con GOLGOTHA eso es imposible.

Aparte del excelente trabajo de guitarreo por parte de Vicente con su hacha, descubrimos una banda de altura. Amón se mueve igual de cómodo y de versátil entre las voces más violentas y raspadas que con los vocales limpios, como en “Distorted Tears”. Tiene unos tonos operísticos y una teatralidad que me recuerdan a las voces de Peter Steele. ¡Todo un puntazo! Pero espera, que aún hay más. Los tempos del Doom hacen que sea muy complejo meter una buena línea de batería que no sea la aburrida 4/4 en 30 bpm. A lo largo de todo el disco Tomeu Crespí aporta un dinamismo al instrumento que hace que las canciones palpiten y tengan una dinámica que sube y que baja, como los parones en “Burning the disease” o el doble bombo de su parte central – que no es una línea a 250 bpm, sino una que empuja al tema hacia adelante o como por ejemplo en “Rewrite your destiny”.

“New Hope” es otro tema, como los anteriores, Doom ¿no os lo había dicho? Pero es Doom de la nueva década, y no aburre. Suena fresco, suena vivo (paradojas de la vida, el Doom suena vivo), suena moderno, suena contemporáneo, y también hay un cuarto músico que ha aportado una barbaridad, Miguel Angel “Mega” Riutort, con unas solidas líneas de bajo para cerrar la base rítmica. Pero también ha añadidos unas líneas de teclado altamente efectivas y orquestales. Y aparte, también les ha producido el álbum (¡este chico es todo un partido!). El tema homónimo es un buen ejemplo de ello: inicio de teclados, riffs que no buscan la velocidad ni la espectacularidad, sino la atmósfera y construir un escenario para que Amón se vuelva más oscuro ante la luz de la voz de Maria J. Lladó. ¡Con álbumes de esta calidad, el Doom está asegurado!

Un cuarto de siglo, veinticinco años son muchos. El Doom tuvo su auge sobre todo en la década de los noventas, pero… GOLGOTHA siguen ahí. Y siguen pariendo obras tan magistrales como este “Erasing the Past”. Pero, como ya he dicho antes, hay bastantes paradojas en todo esto: no, este disco no está borrando el pasado, bebe directamente de él. Así como que el Doom está vivo, está pero que muy vivo y asegurado con bandas como GOLGOTHA.

Nota - 10

10

Nota

GOLGOTHA siguen ahí. Y siguen pariendo obras tan magistrales como este “Erasing the Past”. Pero, como ya he dicho antes, hay bastantes paradojas en todo esto: no, este disco no está borrando el pasado, bebe directamente de él. Así como que el Doom está vivo, está pero que muy vivo y asegurado con bandas como GOLGOTHA.

User Rating: 3.83 ( 2 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar