Novedades

HATE (POL) “Tremendum” CD 2017 (Napalm Records)

Por Santi Gzlez

¿Qué es lo que tiene que sentir una banda cuando ve publicado su décimo disco de estudio? ¿Qué es lo que tiene que sentir una banda por pertenecer a la escena polaca? ¿Que es lo que tiene que sentir una banda cuando su nivel siempre se ve nublado por los todopoderosos VADER y BEHEMOTH?
El respeto hacia HATE es máximo. Siempre hay que tenerlo hacia una banda con este bagaje. El camino recorrido para llegar hasta el día de hoy no estaba tan asfaltado como ahora y seguir dando cera después de casi tres décadas es una proeza ya no solo como músico, sino como persona. A todo esto siempre debiendo tener en cuenta que, como digo, uno mismo está contribuyendo a que la escena de su país sea grande. Pero aún así debe asimilar que la sombra de los todopoderosos es alargada y nadie les va a permitir quitarles el trono.
Su historia, como la de tantos otros, esta llena de grandes momento y lujazo de ediciones, pero también de desastres emocionales y humanos. Casi tres décadas dan para mucho y una vida tan dura y “miserable” como la del músico de metal extremo deja huella siempre.
Escuchar los diez trabajos de HATE de una sentada, además de ser una proeza, nos serviría para darnos cuenta fehaciente de la grandísima evolución que han tenido a lo largo de los años, como músicos y como creadores de su propio estilo. Notaríamos ciertos vaivenes hasta llegar a una culminación como la que nos presentan en “Tremendum”.
Sin duda este trabajo muestra la llegada al final del camino por el que tantos años llevan caminando. Supone el sumergirse en los estándares del sonido de su escena y supone al mismo tiempo auto reconocerse como unidad dentro de ella. Porque lo que aquí tenemos es una verdadera obra de metal extremo con la experiencia de los años rezumando por los cuatro costados.
Lo primero, según encendemos el reproductor, una producción absolutamente notable. Sonido de carácter black, pero muy cuidado, nítido, con todo en su sitio, equilibrado, sin descuidados, sin excesos ni defectos y dejando que la música se disfrute en toda su grandeza, o en su penuria, eso ya depende del arte más que de la técnica.
Rápidamente nos damos cuenta de que el gusto polaco por el black death es lo que marca el trabajo. De nuevo a la sombra de BEHEMOTH, aunque en este caso siendo más extremos que sus compatriotas y experimentando menos que los últimos trabajos de ellos.
Aquí hay que relajarse y disfrutar puesto que el track list da para ello, es variado, muy ameno y extremo.
Sabiendo que la guitarra y sus riffs black death a toda velocidad lo van a llenar todo, hay dos cosas que me han llegado más que las cuerdas en este CD. Una ha sido la batería, que es impecable. Suena contundente y rabiosa y nos alegra el oído con magníficas variantes de ritmos en un mismo riff de guitarra, haciendo así la canción más brutal. La otra es la voz de Adam. Descomunal, impresionante, imponente y vehemente. Que manera de escupir! que tono! que forma! que líneas!!!!!

No esperéis aquí solamente velocidad y rabia puesto que los tiempos más lentos son abundantes, tienen mucha presencia, carácter y son lo que, si cabe, dan más valía al CD. Esto y el contraste con su importante maestría cuando todo se acelera. Lo difícil está más que controlado, y es que bajar el listón para luego volverlo a subir es más complejo que mantenerlo a tope.
Es por esto que han conseguido una obra variada, amena y llena de aura extrema, de esa que hizo grande si black hace ya unas décadas. Pero también con el carácter que da el añadir la fuerza del death cuando este se hace con personalidad y buenas maneras.

Este artículo ha sido leído: 236 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *