Criticas - novedades

HATEBREED (USA) «Weight of the False Self»

Nuclear Blast Records, 2020

AUTOR: Daniel Gallar

¡¡HATEBREED!! Esta banda veterana del estado de Massachussetts es algo así como los AC/DC de la música extrema. Ya desde su segundo álbum «Perseverance» de 2002 el quinteto americano nos ha ido brindando absoluta “perseverancia”, regularidad y exquisitez álbum tras álbum en ese estilo que ellos dominan tan bien (el debut sin embargo es para mí un disco 100% hardcore). Se podría decir que todos estos años la banda ha evolucionado como mucho en matices. Si quisiera ponerme en plan borde les llamaría “poco imaginativos”. Sin embargo, un servidor a menudo ve esto como una virtud más que nada, por lo que, si lo miras de forma positiva, “coherencia” sería la palabra correcta en este caso. ¿Por qué reinventar lo que funciona de maravilla y, además, les reporta éxito y renombre a nivel internacional? Pues eso – este principio es 100% aplicable a su nueva placa «Weight Of The False Self». ¡Ahí queda dicho!

Este nuevo disco, que la verdad se agradece en mitad de esta pandemia que tantos estragos está causando en el plano musical, a mí me parece incluso superior a “The Divinity of Purpose” o “The Concrete Professional”. La producción la verdad que es todo un pasadote, de la mano del todopoderoso Zeuss, con el que ya llevan años trabajando y que ha producido a infinidad de grupos de infinidad de estilos. Pero si queréis que os sea sincero, para mí el estilo en el que Zeuss destaca en particular es en el metalcore (DEMON HUNTER, SHADOWS FALL, WAR OF AGES, ALL THAT REMAINS) y también en el hardcore en su vertiente más urbana y corrosiva (AGNOSTIC FRONT, MADBALL). No sé cómo lo hace pero este señor siempre saca un sonido aplastante y que te envuelve produzca lo que produzca. Y con “Weight Of The False Self» hace lo propio no decepciona. Me ha encantado el tono potente y semiorgánico de las guitarras y el tratamiento al doble bombo y timbales. No sé cómo coño lo hace, pero suena potente y marrullero pero refinado y con cierta elegancia al mismo tiempo. ¿O es que me estoy volviendo yo loco?

Como buenos veteranos, HATEBREED saben que “menos es más”, por lo que nos ofrecen un disco monolítico y denso de poco menos de 35 minutos para que no nos aburramos ni un segundo. Variación estilística poca, pero si la música es de calidad y el disco es cortito no hay problema. Por otra parte… ¿qué estilo son los HATEBREED? ¿Son de verdad un grupo más de metalcore al puro estilo KILLSWITCH ENGAGE? ¿O son un estilo al más puro estilo hardcore costa este como lo pueden ser unos MADBALL? A mí francamente siempre me han parecido una mezcla de ambos estilos. En cuanto a sonido desde luego… en cuanto a actitud tiran más al HC. En esta nueva placa a mí me da la impresión de que se han querido acercar más al hardcore y meter menos toques puramente “metálicos” (que sí que abundaban en trabajos anteriores).  Los temás más thrash/metal serían «The Herd Will Scatter» y el pistoletazo final «Invoking Dominance». Entre tanto riff mastodóntico y beat hardcoriano se agradece que haya toques más melódicos como en «Cling To Life» y en un plano netamente hardcore/punk «Dig Your Way Out» está muy bien (sobre todo esas melodías amenazantes y sorprendente melódicas al principio). ¿Es este tipo de variedad suficiente? La respuesta que te dará el fan acérrimo de HATEBREED es “¿y qué coño importa?”. Y con toda la razón del mundo. El disco ofrece exactamente lo que sus fans vienen degustando y pidiendo desde hace ya casi veinte años – tanto a nivel musical como de letras (Jamey Jasta puede pasar de letras provocativas e inteligentes a otras de lo más infantil todo sea dicho).

Y poco más. Sorpresas pocas. HATEBREED son HATEBREED. Ellos saben lo que tienen que sacar y Nuclear Blast sabe y muy bien cómo venderlo. Combinación perfecta, y sus fans por supuesto tan contentos. Yo personalmente creo que nos encontramos con el mejor disco de los norteamericanos en más de una década. Ante todo prepárate para muchísima mala leche y energía con este nuevo trabajo de HATEBREED. El disco, como la banda, puede que a veces adolezca de algo de sustancia y a veces parezca que tenga mucho marketing detrás pero la verdad es que lo que hacen lo hacen pero que muy bien. Yo por mi parte encantado de la vida. ¡Muy bien!

Puntuación

Nota - 8

8

Nota

Sorpresas pocas. HATEBREED son HATEBREED. Ellos saben lo que tienen que sacar y Nuclear Blast sabe y muy bien cómo venderlo. Combinación perfecta, y sus fans por supuesto tan contentos. Yo personalmente creo que nos encontramos con el mejor disco de los norteamericanos en más de una década.

User Rating: Be the first one !
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba