Entrevistas

HITTMAN (USA)

Entrevista con Jim Bacchi y Dirk Kennedy

AUTOR: Scheitan
Todos los años tenemos una tanda de regresos más o menos sonados, algunos de ellos con mucho bombo pero de vergüenza ajena al final, y otros sin apenas ruido pero que calan hondo en un puñado de nostálgicos. Los legendarios Hittman han protagonizado, para mí, el regreso del año, firmando con “Destroy All Humans” el disco de heavy/HR que más he disfrutado en 2020. Me he sentido muy afortunado de poder hablar con Jim Bacchi y Dirk Kennedy sobre su formidable regreso y de paso aclarar algunas dudas de su pasado. !Marchando una de nostalgia!

Señores, sean bienvenidos a Necromance, un auténtico placer entrevistaros. ¿Cómo van las cosas por NY?
JIM BACCHI: Hola, yo y Greg Bier vivimos en California, Dirk Kennedy, John Kristen y Mark Jenkins viven en NY. Sí, a más de 3000 millas de distancia jeje.

Recuerdo cuando os conocí, tras el lanzamiento de «Vivas Machina» y posteriormente flipar con vuestro primer trabajo, que contenía «Metal Sport», temazo que incluí en mi recopilatorio casero de canciones que contenían la palabra «Metal». ¿Cómo recordáis esos primeros años, los años dorados del US Metal? ¿Qué significaba la palabra «Metal» por entonces y que significa ahora para vosotros?
JIM BACCHI: No recuerdo mucho de los viejos tiempos, mira la letra de “Total Amnesia” jaja,- pero lo que el metal era para mí entonces no es lo que el metal es para muchos fans hoy. Por aquel entonces el metal era mi vida. Fui a toneladas de conciertos increíbles en Nueva York a principios de los 80, cuando la escena era nueva y vi a muchas bandas dar comienzo a sus carreras. Metallica, Twisted Sister, Raven, Manowar, Queensryche, cualquiera que fuera nuevo en ese momento, yo lo vi. Vi a Rainbow con Dio, Maiden con Paul Dianno, Ozzy con Randy Rhoads, fue muy emocionante. Para mí el metal sigue siendo esa música que amaba al principio, la NWOBHM y bandas antiguas como Priest, Rush, Sabbath, Rainbow, Deep Purple, UFO, Scorpions, etc… Todo lo demás es metal “Nuevo” o “Actual”. Muchas de ellas buenas, pero me encantan los clásicos.
DIRK KENNEDY: Echando la vista atrás, creo que somos muy afortunados de ser parte del comienzo de un movimiento musical tan increíble, que podría haber perdido su rumbo a lo largo de los años, pero que ahora parece estar de vuelta con mucha fuerza. Recuerdo la emoción de ir al Madison Square Garden a ver a Iron Maiden después de haberlos visto tocar en salas y ver su ascenso a grandes pabellones. Parecía que todos disfrutaban de esta nueva música, era como una religión pero en pabellones y en las listas de éxitos. Pero nuestro heavy metal y el de tantas otras bandas era más melódico, y a lo largo de los años se ha diluido en tantos subgéneros diferentes que ya es difícil llamarlo metal. El heavy metal clásico, NWOBHM y ahora la nueva ola del heavy metal tradicional son más o menos lo mismo. Se ha ido refrescando, pero la original sin duda fue aquella edad de oro.

Ya que os he empezado hablando del himno «Metal Sport», veo que fue incluido en la serie de éxito «Stranger Things». ¿Qué impacto tuvo esto en la banda? ¿Os molesta que os puedan catalogar como “viejas glorias”?
JIM : Bueno… Llevamos en esto desde 1985, así que nos guste o no, somos una banda «vieja». Cuando la canción entró en “Stranger Things”, no conocía la serie, pero todos mis amigos que recordaban a Hittman enloquecieron al escuchar «Metal Sport» en el capítulo. Lo curioso es que utilizaron la versión Demo de 1985. No tuvo ningún impacto en mí, aparte de que fue genial que sonase allí.
DIRK: Creo que es maravilloso, somos un grupo que no somos tan jóvenes pero tampoco tan viejos, se nos ve bastante decentes todavía. Si aceptamos eso puede sonar como si nos autoavergonzaramos, y entonces sería hora de parar. Habiendo sacado nuestro álbum debut hace 30 años o más, ¿cómo podríamos llamarnos? Tenemos la suerte de que la gente se acuerde de nosotros, es un honor y me encanta ser parte de una banda de metal clásico.

Os separasteis en el 94, después de «Vivas Machina», un disco que no tuvo tanto éxito como vuestro debut. ¿Os consideráis víctimas del genocidio alternativo/grunge como muchas otras bandas en esa decada? ¿Creéis que os pudo afectar más el auge del thrash? Contadnos cómo se desencadenó esta separación.
JIM: Técnicamente nunca nos separamos…Creo que sí, fuimos víctimas de una escena musical que cambia rápidamente y, por lo tanto, considero que la vida útil de nuestro estilo de música expiró. Lamentablemente, el metal ya no era «guay». El auge del thrash tuvo mucho que ver con nuestro cambio de sonido, pero no estábamos interesados en convertirnos en una banda de thrash. Nos gusta la melodía y la armonía, así como la pesadez, así que decidimos tirar más hacia el lado del hard rock melódico añadiendo algunos elementos progresivos, el problema es que terminamos en algún lugar entre estos dos estilos. Entonces, después de hacer una pequeña gira por Alemania, Austria y Suiza, tocando para audiencias muy pequeñas, el coche se quedó sin gasolina por así decirlo. La nueva escena musical no tenía sitio para una banda como Hittman. Realmente no nos separamos, simplemente dejamos de ser Hittman, hay una diferencia.
DIRK: La música, como todas las formas de arte, tiene sus modas y sus corrientes, y nosotros agarramos el final del ciclo majestuoso del metal clásico. Pienso que si hubiéramos comenzado dos o tres años antes, hubiéramos tenido más longevidad. Pero había un niño nuevo en la ciudad y ese niño tenía varios hermanos y hermanas, el grunge, el thrash, etc… Tuvimos que decidir si seguir el ejemplo o descolgarnos, ¿cuál era el movimiento correcto?. Nunca nos separamos oficialmente, no hubo ningún tipo de ira o mal rollo, simplemente nos paramos, no podíamos continuar en ese entorno.

¿Cómo han sido esos 23 años apartados de la música? ¿A qué los habéis dedicado?
JIM: Bueno, justo después de que Hittman se parase me mudé a Los Ángeles y me dediqué a la música como un trabajo e hice carrera con ella. Produciendo, como ingeniero, escribiendo música para televisión y cine y muchas grabaciones.
DIRK: Bueno, yo simplemente me integré como ciudadano. Trabajé en un bar durante 23 años. La gente llegó a conocerme sin tener ni idea de lo que hice anteriormente, y luego, cuando lo descubrían, casi nadie no lo creía. ¿Este chico tan educado era cantante de heavy metal? ¿Con discos? ¡imposible!. Todo el mundo tiene su pasado y no es que no estuviera orgulloso de él, no lo mencionaba porque no me gusta hablar de mí en general. Siempre huí de ese tipo de comentarios obstinados, descripciones ornamentadas e intimidades en las que a los más curiosos les gusta excavar, con lo cual, en esos 23 años publique un disco en solitario y viví tranquilo.

La reunión o reencuentro se produce para el Keep it True de 2018. ¿Cómo se toma esa decisión? ¿Cómo recuerdas ese primer ensayo preparando vuestro regreso?
JIM: ¡Los ensayos fueron dificiles! Tuvimos un fin de semana de ensayos unos meses antes, y después cuatro ensayos más justo antes de irnos a Alemania. Hicimos un concierto de calentamiento en Nueva York donde tocamos para muchos de nuestros viejos amigos y lo hicimos bien considerando el poco tiempo que tuvimos para prepararlo.
DIRK: Bueno, simplemente tuvimos el valor de hacerlo. Al vivir tan lejos unos de otros sólo pudimos ensayar cuatro veces. En retrospectiva, lo que hubiera hecho en mi caso hubiera sido trabajar con un entrenador para conseguir resistencia y valor, incluso tal vez hablar con un psiquiatra, ja, ja. La música de Hittman es extremadamente difícil de tocar y casi imposible de cantar, cuando eres joven eres invencible, pero siendo mayor, tienes que esforzarte mucho más. Digamos que estaremos mucho más preparados la próxima vez, ahora sabemos lo que se necesita. Pero lo hicimos considerablemente bien.

¿Alguna vez pensasteis en regresar bajo otro nombre y enterrar definitivamente a Hittman?
JIM: No. En 1994 grabamos una demo como DiVinci’s Machine, era una música un poco diferente a Hittman. Algo decente, pero de nuevo, por mucho que intentaramos ser «actuales», no fue nada en lo que las discográficas estuvieran interesadas. Ahora, somos considerados «clásicos», algunos nos han llamado «Legendarios», no soy yo quien dice eso, así pues, ahora es cuando vale la pena mantener el nombre Hittman, porque ahora la gente tiene curiosidad de saber cómo sonamos en 2020. Ese legado es algo de lo que estar orgulloso.
DIRK: Sí, cambiamos el nombre de la banda por DiVinci’s Machine momentáneamente para ver si podíamos competir en ese nuevo mundo, pero era algo falso y nos detuvimos, aunque había buenas canciones. A lo largo de los años hemos descubierto que Hittman se ha convertido en una especie de banda underground legendaria, cosa que nos sorprende. Pero como dije antes, es un honor, viendo que en los shows que tocamos en Europa en el 93 hubo tan poca asistencia, pensamos que no teníamos mucho futuro, pero después en los festivales de 2018 y 2019 todo el mundo se sabía las letras de nuestras canciones. ¿Te imaginas?, fue un shock.

Llegamos a 2020 con la publicación de «Destroy All Humans». Un disco fantástico con una carga emocional enorme. ¿Qué ha significado este lanzamiento para vosotros después de tanto tiempo?
JIM: Bueno, para mí se trataba de darle a los fans el segundo álbum que desearían haber obtenido originalmente. “Vivas Machina” salió cinco años después del debut, y al ser tan diferente, la gente no lo acogió bien. Muchos nos han dicho que con el tiempo lo empezaron a apreciar, pero en ese momento decepcionó a los fans de la banda. Entonces, con este nuevo álbum hemos querido dejar las cosas claras a nuestros viejos fans, ofreciéndoles un disco de metal auténtico, con un sonido más cohesionado, que creo que es lo que hemos conseguido en «Destroy All Humans».
DIRK: Ha sido la oportunidad para la banda de enderezar el rumbo y hacer por fin el segundo disco que hubiésemos debido hacer. “Vivas Machina” debería haber sido el tercer o cuarto álbum, así que en este álbum ofrecemos el estilo de heavy metal tradicional de los primeros Hittman. Estoy muy orgulloso del disco.

Contadnos algunos detalles más del disco. Desde la propuesta de No Remorse Recs hasta la sesión de grabación. ¿Satisfechos con el resultado?
JIM: Estoy muy satisfecho con el resultado. No Remorse sabía que la audiencia  todavía estaba interesada en Hittman en 2020, para eso siempre han sido una buena guía. Es bueno estar en un sello al que realmente le gusta la banda, no te creerías lo raro que era eso hace años.
DIRK: Mucho después de aceptar hacer los festivales y decidir que era hora de componer nueva música, surgió la oportunidad con No Remorse. Firmamos con ellos la reedición del primer álbum y teníamos muchas ofertas para publicar el nuevo pero ninguna de ellas fue tan interesante y agradecida al legado de esta banda. Fue la que tenía más sentido.

Reconozco que he derramado una lagrimilla al escucharlo. He recordado viejos tiempos, la vida en la carretera, ya sabeis de lo que estoy hablando. He escuchado «Total Amnesia» y «1000 Souls» en bucle durante días. Habladme de estas canciones.
JIM: “Total Amnesia” surge de una conversación telefónica que tuve con Dirk. Hablábamos de nuestra futura actuación en Up The Hammers (2019). Le dije que estaba feliz de tocar finalmente con Armored Saint. Él dijo: “¿De qué cojones estás hablando? Tocamos con ellos en el Sundance». Le dije que cómo había podido olvidar aquello y me envió el setlist encontrado en setlist.com. Fue en 1988, por alguna razón hay muchas cosas de los días de Hittman que no recuerdo, así que, inmediatamente escribí una canción al respecto. Por eso la primera línea de la canción es “Marches with Saints, Warnings of Fate” ya que tocamos con Armored Saint y Fates Warning. De estos últimos tengo algún recuerdo pero de Armored Saint me olvidé por completo.
DIRK: “1000 Souls” surgió de un correo electrónico que intercambié con un fan de Croacia. Me dijo que era un gran fan de la banda desde el principio, antes de reunirnos y grabar el nuevo disco. Despidió su correo electrónico con la frase «si considerais volver y tocar en directo, os aseguro que estaremos con vosotros 1000 almas»

Como dije, me encantó el álbum, para mí el mejor álbum de heavy metal / HR del año. ¿Cuál es esa canción especial del álbum para vosotros y por qué? ¿Ha recibido suficiente reconocimiento?
JIM: Las quiero a todas, así que es difícil decir cuál es más especial. Me alegro de que dos de nuestras canciones más antiguas estén finalmente en un álbum. Son «Out In the Cold» y «Code Of Honor», ambas grandes canciones que no se grabaron en su día. Reconocimiento, bueno, sería mejor tener más reconocimiento, pero estoy feliz de que tanta gente haya puesto nuestro álbum en sus tops de 2020, por lo tanto, estoy agradecido por la cálida recepción que ha tenido el álbum.
DIRK: Sí, es imposible elegir uno. Todo el álbum cuenta en global, me encantan todas las canciones. Hemos recibido críticas increíbles, la prensa y los fans han respondido maravillosamente con nosotros, así que, ¿qué más podríamos pedir?.

Álbum musicalmente muy variado, con una distribución clásica de canciones, con temas de heavy metal potente, otras más melódicas, suaves y hardrockeros además de un puntito progresivo. Contadnos sobre el proceso de composición.
JIM: Me senté en mi estudio a escribir e hice algunas pruebas de las canciones, se las envié a Dirk y metí su voz para luego trabajar en los arreglos. Al poder grabar todo yo mismo, excepto una buena voz, me gusta darle más forma antes de enviárselo a nadie. Esto para canciones que escribo por mi cuenta, hay otras en las que colaboran más miembros.
DIRK: Todo lo empezamos Jimmy y yo. Escribimos por separado tal y como él ha contado. El proceso fue muy orgánico.

Disco cargado de buenos mensajes, nostalgia, positividad e incluso luz. ¿Tenías intención de esto? ¿Quién se encargó de las letras?
JIM: Yo escribí las letras de mis canciones y Dirk escribió de las suyas. Abarcan desde sentimientos personales, políticos, hasta piezas de ficción. No tenemos una temática central en el álbum. Solo queríamos hacer un álbum de metal.
DIRK: Exactamente lo que dijo Jim. La idea era escribir un álbum de metal llamativo. Líricamente nos entendemos muy bien.

Parece que ya no gustan este tipo de mensajes positivos en el metal. ¿Qué pensáis de esto?
JIM: No todo es positivo, claro está, hablan más bien sobre luchar contra el mundo tal como es y luchar por las cosas positivas. Ya tuve mi ración de ese metal encabronado durante tres décadas. El metal que me gustaba luchaba contra el mal en lugar de tratar de ser malvado, Dio, es el ejemplo perfecto en «Stand Up and Shout», las letras de Rush con muchas historias geniales, con  buenos mensajes allí. Perder a Neil Peart este año fue desgarrador. Cuando el thrash se convirtió en la gran fuerza del metal a finales de los 80, se trataba más el horror, la muerte, la violencia, etc… Cuatro décadas después no ha cambiado mucho y yo no me ubico allí. Ya casi no sorprende hablar de esas cosas y yo ya no soy un adolescente al que le guste la sangre y el horror, me interesan más las ideas, la observación, la introspección, la conversación, la narración de historias más que el valor del impacto.
DIRK: Nunca me han gustado las letras violentas o desagradables, me gusta ver la belleza en las palabras. Los mensajes positivos son importantes ya que la música mueve a las personas y creo que tendemos más a eso. La historias de fatalidad y tristeza me aburren.

Noto a la banda supercompacta , tanto en la base como en la comunión de guitarras con memorables duelos de solos. Me ha llamado especialmente la atención el gran registro vocal. ¿Algún secreto Dirk? Mantienes un estilo muy personal sin nada que envidiar a Tate, Dickinson o Dio, las grandes voces del metal.
JIM: Que conteste Dirk.
DIRK: Bueno, sabes que todos tenemos nuestras influencias y sabes que esos tres tipos son sin duda mis favoritos junto a Ian Gillan y Klaus. Al final todos nos convertimos en copias o caricaturas ¿no?. Verso ,estribillo, grito, verso, grito, estribillo, grito, estribillo y puente. Qué dice la canción, cómo me hace sentir y hacia dónde me lleva hasta culminar en un momento emocional es lo que importa. Cuando meto esas notas altas en el momento óptimo es cuando son impactantes.

Dirk, ¿en algún momento te molestó esa comparación con Tate?
DIRK: No, me parecía un piropo. Es como decirle a una chica que se parece a Bridget Bardot o Sophia Loren, es halagador. Lo único que te hace sentir bien es saber que estás siendo tú mismo, si no crees que lo estés siendo es momento de buscar y encontrarte.

¿Cambiaríais algo del pasado? ¿Qué queda de esos «Backstreet Rebels»?
JIM: La lista de lo que cambiaría sobre el pasado es demasiado grande para cubrirla aquí, jejeje. De los “Backstreet Rebels” no queda nada, ese tema trataba sobre mí y mis viejos amigos que estaban en el comienzo del heavy rock y metal underground, antes de que el metal se convirtiera en algo tan importante a mediados de los 80. Vimos a Metallica abrir para Venom en 1982, y les vimos tocar para 15 personas en la gira «Kill Em All». Así que “Backstreet Rebels” era una dedicatoria a esos fans que no estaban interesados en el rock convencional y se movían en el metal underground.

Hay muchas bandas jóvenes que intentan emular el estilo de antaño. ¿Qué piensas de ellos?
JIM: algunos de ellos son realmente buenos. Wytch Hazel o Night Demon son geniales. Vimos muchas bandas jóvenes geniales en los shows de Keep It true y Up The Hammers. Me gustan mucho Flying Colors, no tan jóvenes pero sí más recientes. Sons of Apollo y la mayoría de los proyectos de Mike Portnoy son increíbles aunque ahí ya hay más tipos cercanos a mi edad.
DIRK: Yo no puedo dejar de escuchar a Wytch Hazel. Los amo, suenan frescos, emotivos, clásicos pero nuevos a la vez.

¿Tenéis planeado tocar en directo? ¿Algún recuerdo de gira?
JIM: Nunca llegamos a hacer una gira como tal, a excepción de esa de 1993 por Alemania, que fue muy divertida. Nos gustaría tocar en festivales. Creo que tenemos que tocar ante esas audiencias más grandes que no nos conocen para que podamos crear una mayor afición por la banda. No me opongo a hacer giras, pero creo que necesitamos más popularidad. Me encantaría tocar en España.
DIRK: Bueno, tocaremos cuando y donde podamos cuando se levanten las restricciones. Nos encantaría tocar en España, mi hermana fue a la universidad allí y pasé mucho tiempo allí a principios de los 80, es hermosa y me encanta España.

¿Qué opináis de los hábitos de consumo musical actual?
JIM: No soy muy partidario y creo que está matando el negocio de la música. Se está devaluando la música hasta el punto de que nadie quiere pagar por ella. Llámame old school, pero no hay nada mejor que poner un álbum completo de una banda y sumergirte en todo su arte. Ese negocio de playlists está bien, todo el tema del streaming, es ahora lo normal, pero a mi me la suda.
DIRK: Así son las cosas ahora, quiero decir, soy culpable de consumir música en streaming como cualquier otro, pero solo uso Apple Music, por la que pago. Sé que son un poco mejores pagando a los artistas. En general, sigo pensando que es precioso tener en tus manos un cd y disfrutar de su artwork mientras escuchas la música.

Una duda tonta, perdonadme. Soy bastante viciado de los videojuegos y veo demasiadas coincidencias entre vosotros y la saga Hitman. Además del nombre, habéis dedicado algunos temas a superagentes o asesinos, el punto de mira en el logo… ¿Qué relación tenéis?
JIM: Hemos tenido ese punto de mira como parte de nuestra estética desde 1985. En todo caso nos estarán copiando.
Dirk: Bueno, esas historias y películas fueron escritas por un tipo llamado Skip Woods y si no me equivoco es bastante aficionado al metal. Se habrá tomado algunas libertades de coger esto de allí y esto de allá…

Por ir cerrando, ¿cual es vuestra postura frente al Covid?. Cada vez se conocen más datos y nacen nuevas opiniones, algunas conspiranoicas.
JIM: ¿Conspiración? No. Es una enfermedad transmitida por el aire que es una hija de puta, impredecible, cambiante y peligrosa. Como la polio, la peste negra o la gripe española lo fue antes. Malas noticias que me cuesta creer que sea algo creado por el hombre.
DIRK: Bueno, una gilipollez no es. En los Estados Unidos tenemos una buena cantidad de teóricos de la conspiración, personas que necesitan un loquero. Crean confusión y dudas, son idiotas, que si La Tierra es plana, etc… ¿Quién tiene tiempo para esa mierda? Ahora somos cerca de nueve mil millones de personas en un planeta muy pequeño que absorbe todos los recursos y que estamos arruinando. Es solo cuestión de tiempo que nos autodestruyamos si no encontramos una mejor manera de tratarla y respetarla, mientras tanto habrá más plagas, más movimientos sísmicos y más tsunamis. Nunca antes había oído hablar de un pangolín y ahora me entero que en varios países se los comen. Los humanos son lo peor de este planeta y deberíamos usar mejor nuestra inteligencia.

Fuera caretas, ¿Qué artista mainstream odiáis por encima de todo y de cuál disfrutáis en secreto? 
JIM: Cualquier cosa nueva y mainstream no me interesa. Me gustan muchos tipos diferentes de música, pero la basura que está en el top 40 de Billboard es insufrible, lo siento. Bueno, no lo siento.
DIRK: No presto ninguna atención a los artistas cuya música se crea en un ordenador, con voces irreales y procesadas hasta conseguir el tono perfecto además de esas baterías cuadriculadas y artificiales. Lo bonito de la música es su naturaleza orgánica, y deberíamos usar la electrónica como apoyo. Ahora todo está infestado de gente sin talento dándoselas de superestrellas sin ningún mérito.

Estaría lanzando preguntas sin parar, pero hay que despedir. Un mensaje para los lectores de Necromance.
JIM: Cuidaros ante esta horrible situación del Covid, y… comprad una copia de «Destroy All Humans» jeje.
DIRK: Gracias a todos y cada uno de vosotros, está siendo increíble estar de vuelta y os estamos muy agradecidos. Cuidaros y respetad las reglas para que recuperemos la humanidad entre todos.

¡Muchas gracias y buena suerte!

Mostrar más

Scheitan

Redactor

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba