Clásicos

IMMOLATION (USA) “Dawn of possession” (R/C Records, 1991)

Por Pablo Vázquez

Yonkers (años 1985), una pequeña ciudad localizada en el estado de Nueva York; que en ese momento no daba crédito a la acogida del “Spreading the Disease” de sus estrellas locales ANTHRAX; no eran aun conscientes de la nube de oscuridad que se cernía en el horizonte.
Fue así como unos jóvenes con ganas de llevar más lejos la crudeza de la música, formaron RIGOS MORTIS; banda que dio inicio a la historia de IMMOLATION tras un re-nombramiento en el 88.

Tras dos demos y un SPLIT con los también locales MORTICIAN; IMMOLATION se involucrarían de lleno en su primero elepé, el cual sacudiría la escena mundial y ampliaría los horizontes de manera inimaginable.

De este modo, el 19 de Julio de 1991 R/C Records mandaría a las tiendas locales de todo el mundo copias de un trabajo en cuya portada podíamos ver demonios abusando y matando ángeles. Donde la prevalencia del mal se hace aun más patente entre los tonos anaranjados y oscuros. Y en medio de la batalla final entre el ejercito de luz y la dominación infernal, podemos leer ese “Dawn of the Possession”. Todo ello obra de Andreas Marschall, artista que trabajo para bandas tales como OBITUARY, KREATOR, RAGE o SODOM.

La banda, formada por aquel entonces por los perennes y emblemáticos Ross Dolan (bajo y voz) y Robert Vigna (guitarra), además de por Tom Wilkinson (guitarra) y Craig Smilowski (batería).

Para la grabación decidieron irse a Berlin, donde Harris Johns (CORONER, EXUMER, KREATOR, PROTECTOR y un larguísimo etcétera) les produciría este debut, en los míticos Musiclab Studios.

Un total de 10 temas, de los cuales 6 estaban regrabados de sus trabajos previos, dan forma a este devastador elepé; que fue el debut de Craig Smilowski a los mandos del Panzer rítmico, aportando una frescura y complejidad nueva a los temas antiguos, además de sentar unas bases para lo que serian las baterías de IMMOLATION en futuras ediciones.

Desde “Into Everlasting Fire” hasta “Immolation”, una sucesión de himnos blasfémicos dan origen a una misa negra verdaderamente escalofriante.

Los riffs frenéticos de “Despondent Souls”, llenos de decadencia y oscuridad; con una dimensionalidad hasta entonces desconocida para el Death Metal. La complejidad compositiva de IMMOLATION desde luego no esta al alcance de cualquier banda.

Los juegos a dos guitarras; la inconfundible voz de Dolan, que te mete en el papel rápidamente; los cambios de ritmo de Smilowski; la cabezonería y agresividad; y un solo de guitarra con el que parecen hundirte en el Rio Hudson, son los elementos de los que se nutren los de Yorkers para hacerte participe, o más bien victima de su ritual.

“Those Left Behind”, que da comienzo tras esa esquizofrenia final de “Dawn of th Possession”, vuelve a las texturas tenebrosas. Con esos ritmos perfectamente dispuestos para dar rienda suelta al headbanging… siempre que seas capaz de seguir los increíbles cambios y aceleraciones. Es aquí cuando Vigna se nutre de los armónicos, creando unas disonancias perfectas para dar paso a otro solo que enmarca el ecuador de este tema; tras el cual, solo consigue profundizar más y más en las sombras.

La muerte nunca fue tan bella como en “Fall in Disease”; ni tan grotesca. “Brought to man a gift from hell- Infectious blood devours all”, con un Dolan encabezando la cruzada contra el bien. Líneas melódicas de puro Old School con una base oscura y primigenia, que nos conduce a otro aberrante solo tras el cual el tema no deja de subir de intensidad. La técnica llevada al oscurantismo y decrepitud; todo para transportarnos a un Nueva York apocalíptico.

Es imposible escoger un tema en concreto y resulta difícil no hablar de todos durante horas. Quedan increíbles canciones como “Internal Decadence”; con las que IMMOLATION expanden aun más el horizonte del Metal extremo, donde los solos adquieren una magnitud superior. Y las líneas compositivas son un culto a la agresividad y velocidad; melodías únicas, que marcaron un nuevo camino dentro del Death Metal.

Quien no este dispuesta a bajar al mismísimo infierno, mejor que no escuche este “Dawn of the Possession”. Sin duda un disco clásico, puro culto dentro de la escena del Metal Extremo mundial con la que IMMOLATION se ganaron su sitio en el panteón; revalidándolo álbum tras álbum, ya que son de las pocas bandas que nunca ha tenido el más ligero traspiés. Si eres un amante del sonido autentico; un apasionado de bandas como DEATH, MORBID ANGEL, OBITUARY o INCANTATION; seguramente conozcas este disco. Pero si no lo haces, te invito cortésmente a adentrarte a esta ventana trans-dimensional, hacia un universo paralelo de agresividad, crudeza, brutalidad y buen Death Metal.

Este artículo ha sido leído: 220 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *