Crónicas Live

IMPERICON NEVER SAY DIE! TOUR – Sala Caracol, 20.11.2017 Madrid (Route Resurrection)

Texto y fotos: Jorge De La Cruz

El 20 de noviembre de 2017 asistíamos al paso del Impericon Never Say Die Tour en su paso por Madrid. Esa tarde-noche los encargados de llenar el escenario de la Sala Caracol serían LORNA SHORE, POLARIS, KUBLAI KHAN, SWORN IN, CHELSEA GRIN, DEEZ NUTS y EMMURE. 

Sobre las cinco de la tarde llegamos a la sala, donde en la puerta se juntaban un grupo reducido de personas, lo que hacia percibirse una falta de público asistente. Sobre las seis menos cuarto, entrabamos puntualmente a la sala, la cual, poco a poco se fue llenando, contando con un número de personas considerable que entraron a primera hora.

Los australianos de POLARIS fueron los encargados de abrir el festival, tras un cambio de última hora que no se anunció, relegando a LORNA SHORE al segundo lugar. Este hecho no gustó a muchos, que no pudieron acudir antes al festival, o que solo acudían a ver a POLARIS, los cuales, cuando llegaron, estaban acabando su repertorio. Los que estuvimos allí desde el principio, nos dignamos a ver un espectáculo sin igual, dándonos una brutalidad excelente desde el primer momento, incluso con un público algo frío en el inicio. Poco a poco fueron capaces de levantar el ánimo, incluso con un setlist que rondaba los treinta minutos. Consiguieron que el público se animara muchísimo, e iniciaran varios wall of death. Terminaron su concierto muy arriba, con temas de su nuevo disco, como “The Remedy” donde la gente se alzó con una gran fuerza. Sin duda un directo brutalísimo que dejó el listón muy alto.

La noche continuaba con LORNA SHORE, que comenzó a inundar la sala con un deathcore muy agresivo, que hicieron vibrar a todos los asistentes de una manera increible. Poco a poco la sala se fue llenando, y los asistentes disfrutamos de un derroche de fuerza y agresividad abrumadora, cual fue, que su cantante, nos brindaba partes de screams a pleno pulmón, que inundaban la sala. Cerraron con “Fvneral Moon”, tema causante de que el público pidiera un bis, bis que seguramente, por falta de tiempo nunca llego.

KUBLAI KHAN se consolidaron, por méritos propios, como una de las mejores actuaciones de la noche, derrochando una agresividad y puesta en escena aplastante. Su cantante, Matt Honeycutt, hizo alarde de una gran voz y forma física impecable, dando un espectáculo furioso durante todo el show, sin parar de moverse en casi ningún momento. Parte de esa energía, fue transmitida al público, que no pararon de realizar circle pits, que dio como resultado una actuación muy agresiva, tanto por parte de la banda como del público asistente.

A estas alturas de la noche, la sala estaba mucho más llena que al principio, contando con casi tres cuartas partes de la sala completa, y el público esperando para seguir dándolo todo. SWORN IN subieron a las tablas en cuarto lugar. Su directo prometía muchísimo, ya que cuentan con un disco espectacular. Consiguieron mover bastante al público, lanzando temas muy directos y contundentes, pero bajando un poco, a mi parecer el ritmo de la noche. A pesar de conseguir que la gente disfrutara y se moviera muchísimo debido a la caña que dieron, a mi, me falto algo más, o por puede ser que yo esperara demasiado de ellos. Quedaron por debajo del nivel general del festival, pero no por ello fue un mal espectáculo, para nada, pero se esperaba mucho mas de ellos.

Poco después, comenzaba uno de los tres cabezas de cartel, CHELSEA GRIN. Los estadounidenses comenzaron dando unas lecciones de deathcore brutales, donde las melodías desgarraban los altavoces y conseguían transmitir a la gente una gran brutalidad que se veía reflejada por medio de bailes y el coreo de los temas del grupo. Los instrumentos gozaban de una buena sonoridad, no fue así la voz de Alex Koehler, vocalista principal, que deslucía bastante el buen quehacer de sus compañeros, no se si por culpa propia o el sonido que lo he hacía justicia. Aun así, conseguía que la gente se viniera arriba, primero tocando temas más clásicos del grupo, y después atreviéndose con su último trabajo “Self Infected” que sonaba brutal en directo. A pocos temas de acabar el repertorio, Stephen Rutishauser, guitarrista de la banda, se apresuró detrás de los amplificadores, por un problema relacionado con el instrumento, que se soluciono al inicio del siguiente tema. Un buen concierto, que comenzó de manera muy floja y termino por todo lo alto haciendo un buen hueco para los últimos dos grupos.

DEEZ NUTS entraron en el escenario como un huracán, siendo vitoreados por todo el público, que esperaba impaciente el atronador setlist que nos tenían preparados los chicos de Melbourne. Los magnates del hardcore comenzaron derrochando un alarde de furia tremendo, con unos ritmos muy pesados y agresivos. En ocasiones salían descompaginados, pero rápidamente se sincronizaban; algo que les paso en varios temas del repertorio. Sin duda, y contando con esto, se nota la profesionalidad que derrochaban, consiguiendo levantar al público desde el primer momento, tanto con temas antiguos como con los del disco nuevo “Binge & Purgatory” que consiguieron interpretar en directo de manera magistral. Todo el público se dejaba llevar por unos ritmos rápidos y agresivos, a la vez que coreaban las letras de los temas y disfrutaban de las fuertes melodías que nos iban lanzando. Un plato fuerte de la noche, que no defraudo, y que se despidieron dando las gracias por la dedicación del público a conseguir una noche fantástica.

Y por fin llegaba el primer plato de la noche, EMMURE. Tras un largo cambio de escenario, la gente seguía cargada de fuerzas y impacientes por ver a los chicos americanos. Comenzaron descargando temas de su nuevo disco “Look At Yourself”, donde la gente se vino arriba desde el tema introductorio de “You Asked For It” que hizo factible que la gente tuviera muchas más ganas aun de EMMURE. Siguieron con los temas del álbum, con un sonido y una fuerza aplastante, como es muy comun en ellos. Contaban con una intensidad enorme, una energía del publico inmensa y un sonido en sala espectacular. Todo eso, unido a los temas fuertes e intensos con los que cuenta, dio como resultado un concierto digno de recordar donde todo el mundo boto y coreó temas, disfrutando intensamente de cada una de las melodías que lanzaban. Tras casi cuarenta y cinco intensos minutos, se encargaron de cerrar con “When Keeping It Real Goes Wrong”, donde recibieron la ayuda del vocalista de LORNA SHORE, Tom Barber, en una gran colaboración que se encargó de poner el broche final a una noche muy intensa, repleta de deathcore y hardcore a raudales.

Sin duda ninguna, el Impericon Never Say Die Tour de 2017 quedará en el recuerdo de muchos, sobre todo por la gran intensidad que descargaron todos los grupos, que consiguieron dejar asombrados a más de uno, y hacernos disfrutar a todos los asistentes de una noche potente y agresiva, donde cada uno de los siete grupos puso su granito de arena para que esa noche, la Sala Caracol se acordara durante mucho tiempo de la gran intensidad del festival.

Este artículo ha sido leído: 65 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *