Novedades

JAG PANZER (USA) “The deviant chord” CD 2017 (SPV / Steamhammer) –

Fecha de salida: 29.09.2017

Por Lluís García Sola

Que un grupo que comenzó sus andadas en esto de la industria musical a primeros de los ochenta, en plena efervescencia de la NWOBHM (New Wave Of British Heavy Metal) y de bandas como IRON MAIDEN o JUDAS PRIEST, en territorio americano, ya de por si tiene y merece todo mi respeto, y el de cualquier heavy que se precie. Si además estamos hablando de JAG PANZER, unos luchadores natos que han pasado por diversos altibajos a lo largo de su historia y que, tras sufrir un más que posible punto de no retorno hace unos años, lejos de tirar la toalla vuelven a la plena actualidad con un gran disco como este “The Deviant Chord”, demostrando, casi cuatro décadas después, que lo suyo más allá del dinero, la fama y la gloria, es el Heavy Metal.

“Born of the Flame” es la responsable de devolvernos la esperanza, y sigue los patrones más clásicos del género. Esos dibujos de guitarra tan típicos en el Power a cargo de Mark Briody y Joey Tafolla, y la voz de Harry Conklin poniéndole una nota aguda y enérgica de color, junto a un estribillo de lo más pegadizo. Aunque no es ni de lejos de lo mejor del disco. Con “Far Beyond All Fear” aparecen las primeras cabalgadas, la esencia ochentera, los repiques de batería y los coros épicos, en los que la inspiración y la memoria de los viejos mitos del Metal se nos vienen fácilmente a la cabeza. Es turno del corte que da título al disco, “The Deviant Chord”, que tras un pausado y melódico arranque baladístico de tintes acústicos, se convierte en una tormenta eléctrica de esas que no ves venir. No busquéis aquí la velocidad, porque no la encontraréis, pero intensidad, riffs desgarrados y la entregada al límite voz de Conklin son más que suficientes ingredientes para convertirla en todo un himno. Un medio tiempo lleno de fuerza y de soberbio poder sonoro. ¡Y qué solos!

La rabia se apodera del álbum de nuevo con “Blacklist”, Heavy Metal afilado, de esencia oscura y contundencia que más de una banda joven querría para ellos. Por cierto, ¿Soy yo o por momentos Conklin recuerda a KING DIAMOND y la banda suena como MERCYFUL FATE? Pisando freno le sigue “Foggy Dew”, que se tras su lento primer pasaje pasa a navegar entre la épica medieval y el Folk más fiestero. Un nuevo cambio de timón que deja claro que no han vuelto para repetirse ni tirar por el camino fácil. No dejamos atrás la épica, aunque nos metemos en terrenos más Heavy Power Metal en “Divine Intervention”, con grandes melodías de guitarras de la dupla Briody/Tafolla y esos doblados tan característicos, sin dejar de lado esos coros que, de nuevo, nos invitan a levantar el puño. Podríamos definir a “Long Awaited Kiss” como la balada del disco, siendo también la composición más larga del mismo. Más de seis minutos que viajan de los sonidos más calmados a los más intensos, en el que la voz de Conklin acapara (casi) todo el protagonismo, y es que no se pueden obviar esos solos de tantos quilates. Música hecha con alma, corazón y pasión.

“Salacious Behavior” recupera la velocidad y la agresividad más netamente metálica de los americanos, con una base rítmica aplastante, a cargo del bajo y de la batería de John Tetley y Rikard Stjernquist, respectivamente. El que busque caña, y de la buena, aquí la va a encontrar de sobras, con todas las señas de identidad que han hecho grande a este estilo. Aunque si hablamos de velocidad no podemos obviar los frenéticos punteos de “Fire of our Spirit” que, de buen comienzo, ya deja claro que van a ser una constante en el tema. Un corte al que se le puede tachar de repetitivo, con una estructura de lo más clásica, pero al que le sobra calidad por todos los lados. Da igual por donde lo mires. Eso sí, los coros aquí cobran especial importancia y prácticamente secuestran a la voz de Conklin que, no nos engañemos, cuando resalta lo hace, y mucho, brillando como si del inmortal DIO se tratara. Palabras mayores. “Dare” pone punto y final sin sorprendernos pero llenando nuestros corazones metálicos sobradamente, con un tema de corte muy clásico, melódico y tremendamente pegadizo, cabalgando de forma épica como si nunca nos hubieran abandonado.

En resumidas cuentas, un placer redescubrir a una formación tan clásica como JAG PANZER, que, aun siendo de origen estadounidense, no pueden negar ni esconder sus raíces más directas del Heavy el Power europeo. Cada vez que una banda vuelve uno se teme lo peor, que tirarán por lo clásico sin arriesgar un ápice, o que lo harán con una calidad más que discutible, por la sencilla razón de ponerse en acción de nuevo y subirse a un escenario, pero tanto este “The Deviant Chord” que nos ocupa, como la vuelta de otros míticos de la escena como son NOCTURNAL RITES nos demuestran que no siempre es así. Bienvenidos al lugar del que nunca os tendríais que haber ido, si es que alguna vez lo hicisteis.

Este artículo ha sido leído: 159 veces!!!

Nota - 8.5

8.5

Nota

“Born of the Flame” es la responsable de devolvernos la esperanza, y sigue los patrones más clásicos del género. Esos dibujos de guitarra tan típicos en el Power a cargo de Mark Briody y Joey Tafolla, y la voz de Harry Conklin poniéndole una nota aguda y enérgica de color, junto a un estribillo de lo más pegadizo.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *