Entrevistas

KAI MARS (ESP) – Entrevista

Desde la comunidad valenciana resurge un grupo de jóvenes artistas con un futuro muy prometedor, hablamos de KAI MARS y su trabajo “Natural Senses”, del cual quisimos conocer algo más desde Necromance Digital Magazine, hablando con ellos de este proyecto a tener muy en cuenta.

Por Juan Angel Martos

Primero de todo daros las gracias por atender a esta entrevista y para los más despistados que no os conozcan aun  ¿Quiénes son KAI MARS? ¿Y qué se esconde tras ese misterioso nombre?
El placer es nuestro. Necromance es un medio que nunca hubiéramos pensado que nos daría bola y mira, aquí estamos y lo agradecemos de corazón. KAI MARS somos Ana, Xavi, Álex, Javi y Juan. La nueva formación está en marcha desde mediados de 2016, aunque editamos un EP en 2015. Podríamos decir que hacemos o intentamos hacer una especie de pop con tintes progresivos, música de contrastes pero sin sobresaltos.
El nombre de Kai tiene diversos orígenes y significados en diferentes culturas. Por ejemplo, en birmano significa “fuerte” o “irrompible”, “triunfante” en chino, en Escocia significa “fuego”, “océano” o “agua de mar” en Hawaii, “guardián de las llaves” o “tierra” lenguas germánicas del norte y “océano”, entre otros, en japonés. En fin, una serie de significados que nos gustaron y con los que podíamos hacer juegos de palabras interesantes con Mars, que nos evocaba el color carmesí del planeta Marte en su visión telescópica, así que básicamente podría significar algo así como “océanos de Marte” u “océanos de fuego”. Nos pareció un nombre corto y con gancho, y así se quedó.

“In the Eye of the Hurricane” fue vuestro primer trabajo. ¿Cómo ha sido la evolución de la banda a lo largo de estos años y qué diferencias podemos encontrar con este “Natural Senses”?
Lo cierto es que el “In the Eye” y el “Natural Senses” no se parecen en nada. Y no se parecen en nada porque somos otra banda pero conservando el nombre, y no descartamos volverlo a hacer, jaja. En “In the Eye” quisimos dejar claras nuestras influencias noventeras empleando riffs bastante pesados, coqueteando con el stoner y combinándolo con líneas de voz que serpenteaban entre pasajes cercanos al metal. Pasó un tiempo y nos dimos cuenta de que aquello no había salido lo redondo que nos hubiera gustado, le faltaba empaque y, sobre todo, sello de autor. Había puntos interesantes pero la propuesta empezaba a estar cada vez más alejada de lo que éramos como músicos.
Decidimos dar un volantazo, crear un contexto instrumental en el que la voz de Ana tuviera más sentido. Simplificamos las estructuras pero complicamos la producción y los arreglos, incorporamos los pianos y sintes y desplazamos la guitarra hacia tesituras más atmosféricas y metimos pequeñas pinceladas de polirritmias de manera sutil y ciertos riffs que fluían bien con la canción. Trabajamos centrados en hacer lo que la canción pidiera, nuestra prioridad era redondear la propuesta. El “Natural Senses” sigue caminándonos, más incluso que el primer día. En los ensayos percibimos algo mágico cuando las tocamos.

Vuestro estilo bebe de muchas influencias desde el pop, pasando por el rock alternativo, hasta el minimal y la música experimental. ¿Cómo definís vosotros lo que llamáis “art rock”?
Lo llamamos “art rock” porque un día entramos en la Wikipedia y nos sentimos bastante identificados con lo que leímos. En realidad, como dices, hacemos pop-rock, un término que ha ido ligado en España a bandas que, la verdad sea dicha, no son demasiado de nuestra cuerda, así que tampoco íbamos a pegarnos un tiro en el pie. Mezclamos una música de poso ligero con ciertas secciones de mayor densidad sonora, más tirando hacia la epicidad, incluso con ciertos pasajes próximos al djent, para volver a ritmos casi indies y pseudo-bailables. El piano ha dulcificado la propuesta pero, aunque no lo parezca a simple vista (y ésa es la gracia), la ha complicado aportando muchos detalles. Creemos que el “Natural Senses” es un disco en el que se puede rascar mucho. Ana también le da un toque experimental por sus influencias soul. Probablemente decimos que hacemos art rock por no decir que hacemos pop-rock alternativo y experimental, etiqueta que quedaría un poco larga. Es lo que pasa siempre con las etiquetas, son un poco injustas y pueden resultar pretenciosas, pero se necesitan para ubicar mínimamente al oyente ante la avalancha inabarcable de propuestas musicales.

Vuestro artwork, realizado por Adriá Simo, es muy colorista y se aprecia la conexión con la naturaleza y un mundo vivo.  ¿Qué representa este, con respecto a lo que encontramos en el interior?
Nos flipa la portada, la verdad. Una simple foto en plano detalle del suelo de la Xopà d’Alboi, muy cerquita de Xàtiva, con capas y capas de elementos naturales, animales, luces, etc. El color verde surcado por colores cálidos evocando la tensa quietud de una naturaleza que siempre está en un proceso de cambio. Quisimos conectar con ella para explicar diferentes estadios de la vida, momentos en los que renacer de nuestras cenizas es la única opción. Estamos en paz con nosotros mismos tras el cambio de rumbo musical que dimos. Es un disco que pretende evocar ese estado de ánimo y hablar del camino recorrido para llegar a él, que quiere emitir luz, color, alegría de vivir y comunión con lo que realmente somos: polvo de estrellas.

Grabado y masterizado en Soniart Producciones por Raúl Nácher. ¿Cómo ha sido el proceso de grabación? ¿Alguna anécdota que nos podáis contar, ya que siempre hay alguna?
Conocer a Raúl Nácher ha sido uno de esos pequeños grandes milagros. No habríamos hecho el disco que hemos hecho sin su mano maestra y no estaríamos en el momento tan dulce en el que estamos. Ha hecho que todo sea infinitamente más sencillo de lo que nos habíamos acostumbrado que fuera. Un tío que sabe mil veces más que tú y que se desvive por explicarte todas y cada una de las decisiones que toma, a nivel compositivo y técnico. Sabe mucho, muchísimo de música y gracias a él ahora sabemos mucho más de lo que sabíamos antes de ponernos en sus manos.
¿Anécdotas? Somos una banda que juega mucho con las armonías, incluso acercándonos en algunos momentos a ciertos giros más propios del jazz. Recuerdo cuando en algún momento puntual nos decía: “Ese acorde está mal” y nosotros respondíamos lo típico que se suele decir en estos casos: “es que queremos que suene así, nos gusta así, está bien como está”. Pero no lo estaba, lo teníamos viciado. Él busca siempre la claridad sonora, que el mensaje sea limpio e inteligible por mucha o poca distorsión que uses. Un break del disco nos lo regaló él y participa en algún coro. Lo dicho, el proceso fue una maravilla, para repetir ya mismo.

Si tuviera que elegir algunos temas para que me hablarais de ellos, sin duda alguna me quedaría con “A Further Line”, “No Land for the Others” o “Majestic Signs” ¿Cuál ha sido el más complicado de realizar para vosotros? ¿Qué podríais contarnos de estos temas que os menciono?
Que nos encantan, la verdad. “A Further Line” fue la primera canción que compusimos para este disco y que significó el punto de ruptura y materializó lo que sería nuestro nuevo sonido. El riff principal es polirritmia de la que nos gusta, de la que parece que todo fluye a 4 pero no. Arriesgamos con las voces digitalizadas de los estribillos, decisión en la que hubo su punto de discordia. Quizás fue la que más nos costó montar y cerrar por ser la que nos abría un nuevo abanico de posibilidades. “No Land” es quizás la canción que más nos eriza la piel en directo, con muchas dinámicas (los sintes y violines juegan un papel importante) y directa en estructura, pero con sorpresita final a lo Muse. “Majestic Signs” es, para quien escribe, la mejor canción que hemos compuesto hasta la fecha, tiene un poco de djent, de pop, de funky y de clásico pero, desde nuestro punto de vista, ensamblado de manera que funciona como una unidad. Siempre cerramos los directos con este tema quizás por lo épico que nos resulta el final instrumental y el solo de Xavi, el único del disco.

Ahora imagino que toca la carretera, para trasladar todo vuestro trabajo ante el público. ¿Alguna fecha de la que podáis hablarnos?
Sin poder hablar todavía de fechas concretas, estamos preparando fechas en Xàtiva, Valencia, Barcelona, Murcia y Madrid. Poco a poco las iremos confirmando y anunciando. Tenemos muchísimas ganas de tocar porque sentimos que estamos en un buen momento, tanto creativamente como de músculo para el directo.

No sé si seréis de tradición antigua y seguís comprando CD o estáis sujetos a la era digital. ¿Cuáles son los últimos CD físicos que habéis comprado? Podríais decirnos 3 grupos nacionales/internacionales a descubrir o que queráis recomendarnos.
A decir verdad, somos más de comprar camisetas que discos, ésa es la realidad. Casi todo lo escuchamos online o lo compramos digitalmente. ¿Los últimos CDs que hemos comprado? Noah Histeria, Dry River y Le Mur a nivel nacional, y The Contortionist, Tesseract y Novelists a nivel internacional.

Un placer poder hablar con vosotros, desde Necromance Digital Magazine, las últimas palabras os las dejamos a vosotros.
Muchísimas gracias. Simplemente decir que somos una de esas bandas que creemos firmemente en que sólo es cuestión de tiempo que la mujer forme parte del rock al 50% y que vamos a poner nuestro granito de arena para que sea más pronto que tarde. Tenemos a Ana con nosotros, la fundadora de KAI MARS y auténtica líder. Queremos ser parte del movimiento #RiotGirl #RiotGrrrl, estar entre bandas de un talento tremendo como Rufus T. Firefly, Bones of Minerva, Bala, Le Mur, XNight, Arise, PsychoSound, Lost Minnow, Anisaakis y muchas muchas más.

Este artículo ha sido leído: 205 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close