Clásicos

KREATOR (DEU) “Endless Pain” (Noise Records, 1985)

Por Pablo Vázquez

1985 fue el año en el que el Thrash Metal establecería sus cimientos el viejo continente, de una forma más cruda y primitiva de la que cualquier aficionado de San Francisco hubiera imaginado jamás.

Es así como en Octubre de 1985, la discográfica Noise lanzó al mercado mundial “Endless Pain”; debut de los germanos KREATOR, uno de los primeros álbumes de Thrash Metal Europeo.

Crudo, directo, macarra; como una lanza atravesando el cráneo de un enemigo distante; “Endless Pain” demostró la potencia y calidad de la maquinaria metalica alemana. Quizá no sea el mejor trabajo de la banda, pero desde luego fue un trabajo que marco historia e influyo a numerosas bandas de Thrash, Death y Black Metal que vendrían detrás de ellos.

A modo de power-trio, KREATOR estaban formados por Mille Petrozza (guitarra/voz), Ventor (Bateria/voz) y Roberto Fioretti (bajo). Siendo Ventor el encargado de poner voz a los temas impares y Petrozza a los pares.

Un disco salvaje y autentico; la esencia más pura y agresiva del Thrash Metal primigenio, que desde ese primer tema homónimo, “Endless Pain” nos machaca con los riffs de guitarra y un increíble solo, que nos demuestra la pericia técnica de un joven Petrozza.

“Total Death” es mucho más cercana a bandas como VENOM, riffs agresivos y afilados; a los cuales hay que sumar la desgarradora voz de Petrozza, mucho más visceral que la de Ventor.

“Storm of the Beast” con esa mezcla de Heavy Metal al ritmo del doble bombo, que pronto se contagia de la magia Thrash influenciada por bandas como EXODUS; un tema que deja un regusto bastante americano en el paladar del oyente.

Es entonces cuando de nuevo la agresividad nos golpea de lleno con “Tormentor”, uno de los temas más icónicos dentro de la discografía de KREATOR. Una mezcla entre la potencia Thrash americano y la crudeza de bandas europeas como VENOM o HELLHAMMER.

“Sons of Evil” da fin a la cara A de este álbum a ritmo acelerado de la bahía californiana que recuerda a unos primero SLAYER; pero manteniendo siempre la oscuridad y densidad “tan nuevas” que aporto KREATOR, como un soplo de aire fresco dentro de la escena.

Y sin apenas darnos cuenta llega “Flag of Hate”, dando inicio a la segunda cara de este “Endless Pain”. De nuevo una atmosfera de ferocidad inunda el ambiente, y la voz de Petrozza descarga toda su furia sobre el oyente, que desea que este dolor no tenga fin.

El sonido de la desesperación es convertido en medio tiempo y ritmos galopantes, que rápidamente serian acelerados en “Cry War”. Los ritmos pesados y cabezones, parecen despellejarte poco a poco, mientras la voz de Ventor es poco menos que vomitada sobre ti a ritmo de Heavy Punk.

Todo ello para preparando el terreno para que venga Petrozza en “Bone Breaker” a acabar de aniquilarte. Los riffs retoman la agresividad; la velocidad y el frenetismo vuelven a la carga; así como una mayor complejidad que en el anterior tema. Ventor puede además, ocuparse de unas baterías más complejas y dinámicas.

Con “Living in Fear” vuelve la descargar de Speed-Thrash Metal. La voz de Ventor en este tema es sin duda la mejor que deja en todo el disco, además de una ejecución de doble bombo que hace que te estalle la cabeza. A nivel compositivo uno de los mejores temas más completos del disco y que ya demostraba la capacidad y madurez creativa del trio alemán.

La parte emotiva de este “Endless Pain” llega con la intro de “Dying Victims”, que rápido es tornado de nuevo a la crudeza y ferocidad Thrash Metal. Esta claro que KREATOR no se andaban con muchos rodeos en los 80s.

La producción del álbum no es la mejor que ha tenido la banda, siendo bastante primitiva; de ahí que tenga esa esencia añeja que muchos apreciamos en según que discos. Cosa que han ido depurando a lo largo de su amplia carrera profesional.

El diseño artístico fue realizado por Phil Lawvere, un artista americano que ha trabajado con artistas de la talla de CELTIC FROST, DEATHROW, HELLOWEEN o RAGE.

Este disco es una pieza fundamental de la historia del Thrash Metal europeo, imprescindible para comprender la “frontera estilística” que se trazo a ambos lados del atlántico. Un disco que vas a disfrutar si eres un amante de bandas como DESTRUCTION, SODOM o TANKARD; o simplemente un amante del Metal Extremo.

Cuantos habremos disfrutado al ritmo de “Tormentor” con nuestros “air guitar”; una experiencia que recomiendo a todo aquel apasionado de la música. Corre a disfrutar de este gran albúm.

Este artículo ha sido leído: 284 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *