Inicio Crónicas Live KREATOR + SEPULTURA + SOILWORK + ABORTED – Sala Razzmatazz 1, 23.02.2017...

KREATOR + SEPULTURA + SOILWORK + ABORTED – Sala Razzmatazz 1, 23.02.2017 Barcelona (Madness Live!)

Crónica y fotografías de LLuis García Sola

Una de las giras más importantes del metal extremo, o thrash metal para ser más exactos en lo que respecta a los grupos principales, llegaba a nuestros país para el deleite de miles de seguidores que no han dudado en rozar o lograr colgar el cartel de sold out por allá donde han pasado. Y para conseguir tan difícil objetivo en los días que nos está tocando vivir nada mejor que un cartel formado por KREATOR, SEPULTURA, SOILWORK y ABORTED. Por desgracia, y por culpa de compromisos laborales, no pudimos asistir a la descarga de los más extremos de la jornada, ABORTED que, según nos cuentan y se podía palpar en la sala, fue un show corto, intenso, y descomunal. La próxima vez será.

Los veteranos SOILWORK se comieron el escenario aprovechando su visita a la ciudad condal para presentar su última obra, “The Ride Majestic”, cuya representación fue tan mínima que se limitó al tema que da título al álbum. El vocalista Björn Strid, bien escudado por las afiladas guitarras de Sylvain Coudret y David Andersson, se dejó la voz en clásicos como “Nerve”, “Bastard Chain” o el célebre “Stabbing The Drama”, que nos llevó a tiempos pasados en la que bandas como sus compatriotas SONIC SYNDICATE, HIPOCRISY O DARK TRANQUILITY, golpeaban fuerte dentro de la escena. Un notable show que se vio algo empañado por un sonido que en ocasiones resultó algo embarullado, y una audiencia que a pesar de disfrutar de su actuación, dejaban claro que los protagonistas de la noche eran otros.

Lo de SEPULTURA fue una actuación de luces (lo que más) y sombras (simplemente algún pero). El 50% de la formación clásica volvía a Barcelona, donde como nos recordó el gran Andreas Kisser, grabaron el mítico directo hace ya unos cuantos años, concretamente en el lejano 1991. Es obvio que el enorme e imponente Derrick Green a las voces, cuyo registro y aportación a la banda brasileña es absolutamente indiscutible, no es Max Cavalera, pero después de prácticamente dos décadas no tiene demasiado sentido seguir con este debate. A nivel vocal probablemente esté muy por encima del mayor de los Cavalera, a pesar de que su presencia y personalidad encima del escenario ya sea más discutible. Poco que añadir del mítico Paulo Jr al bajo y el señor Eloy Casagrande a la batería, todo un portento de energía y brutalidad con las baquetas.

Del setlist es toda una declaración de intenciones comenzar con temas nuevos de su “Machine Messiah”, como “I Am the Enemy” o “Phantom Self”, que pronto se vieron entrelazadas con clásicos del grupo como “Desperate Cry”, Inner Self”, “Refuse/Resist” o la mítica y brutalísima “Arise”. Todas ellas iconos de la historia del Heavy y el thrash Metal, que nos hicieron viajar atrás en el tiempo, e hicieron temblar los cimientos de la sala catalana, con un público dándolo absolutamente todo. El final de fiesta llegó de la mano de la personal y original “Ratamahatta” antes de desatar el éxtasis con “Roots Bloody Roots”, clásico de clásicos, que puso el broche final a una descarga que sigue demostrando que son unas leyendas por méritos propios. Quizás se echó en falta una segunda guitarra que pudiera llenar el vació que en ocasiones los solos y melodías de Kisser provocaban, y que aún aportarían más garra a su actuación. Sea como sea, fue un placer ser testigo en vivo y directo de una banda como SEPULTURA.

La noche seguí avanzando y con ella se acercaba el momento de los reyes de la noche, KREATOR, con el inmortal Petrozza al frente, para presentar su nuevo disco, el excelente “Gods Of Violence”, evidenciando el excelente estado de forma en el que se encuentran los germanos. Llenando un enorme escenario con la portada de su reciente obra en el fondo, unas plataformas en las que desplazarse de un lado al otro de las tablas, y unas pantallas de leds para potenciar el aspecto visual, el resto de la formación hizo acto de presencia con el pistoletazo de salida a cargo de “Hordes Of Chaos”, llenando de confeti el recinto, antes de descargar “Phobia”, la reciente “Satan Is Real” o “Gods Of Violence”. Envidiable la labor de Jürgen Reil tras los bombos, golpeando su batería sin piedad haciendo temblar los cimientos de la Razzmatazz. Os prometemos que en ocasiones sufríamos por la integridad del recinto… y de toda una legión de seguidores alzando el puño y haciendo headbanging como sino hubiera un mañana.

Durante el show de hora y media que se marcaron, brillaron temas como “Phantom Antichrist”, a emotiva “Fallen Brother” que les sirvió para rendir homenaje a los héroes caídos como Lemmy, Bon Scott o David Bowie, con un juego de luces y parafernalia a la altura de una actuación como la que teníamos por delante. “Enemy Of God”, “Hail To The Hordes”, “Extreme Aggression” o “Violent Revolution” hacían enloquecer a las masas, con una formación sobria pero cañera sobre el escenario, con Sami Yli-Sirniö a la guitarra y el pro activo Christian Giesler al bajo. Todos ellos amparados bajo el inmenso manto del señor Petrozza, cuyo talento y energía parecen rejuvenecer cada día. Y para muestra un botón, o mejor dicho tres, con un final de traca absolutamente ganador a cargo de “Flag Of Hate”, “Under The Guillotine” y “Pleasure To Kill”. Nombrando a temas y clásicos del Heavy Metal como estos, sobran las palabras, y podréis entender el apoyo incondicional de sus fans que han provocado que esta gira haya sido todo un éxito en su paso por nuestro país. Un cartel que era imposible que decepcionara a nadie y, como no, entusiasmó a todos los que nos dimos cita en uno de los conciertos más potentes de lo que va de año. Brutal.

Este artículo ha sido leído: 464 veces!!!

Dejar un mensaje

Please enter your comment!
Please enter your name here