Novedades

MADROST (USA) “The essence of time matches no flesh” CD 2017 (Autoeditado)

Por Nuel González

Con las valoraciones extremadamente positivas de sus anteriores trabajos, sobretodo del álbum previo “Into the Aquatic Sector”, MADROST es una banda que pertenece al grupo de elitismo thrashero que se ha pronunciado en los últimos años, al nivel de grandes nombres como Black Fast o Vektor.

El aislamiento dogmático del estilismo thrash no podía seguir a la par el avance del tiempo, una imperiosa necesidad de evolución poco tardó en desarrollarse en las formaciones más ingeniosas. El post-thrash y otros desencadenantes más antinaturales surgieron con los años, desvirtuando la esencia primigenia del género, pero la nueva escuela del estilo retorció sus propios cimientos y los colapsó en una nueva forma más progresiva y distintiva.

MADROST se convierte en uno de los estandartes de esta perspectiva melódica más propensa a la melodía y a la concepción multitudinaria de los registros. Las guitarras siguen conservando su caprichosa pero querida suciedad, la agrietada sonoridad vocal continua dejando pedazos de sí misma en cada canción, exagerando esa sensación de desgate infinito; la batería mantiene esa locura  de beats incesantes y, sobretodo, la ambientación de rapidez total sigue siendo parte del encanto indivisible.

“The Essence of Time Matches No Flesh” recuerda la hegemonía de los elementos que perdura más allá de lo macabro y lo brutal, el énfasis de la tragedia rítmica se pronuncia con unas ondulaciones progresivas atrevidas e innovadoras. Esa excelencia camaleónica permite unas canciones raudas y eléctricas, pero que saben medirse con pasajes de pausas intermitentes deliberadas. Si en un pasado (y también en nuestros días) la frenética rapidez de los instrumentos nos suscitaba un disfrute efímero e intenso, el intercambio melódico y rítmico que nos proponen los estadounidenses nos excita a un nuevo nivel al lograr una mayor sinergia con la combinación de fragmentos heterogéneos.

Las claves radican en la potencia y en el desequilibrio ajustado que imperan en cada tema, un efecto de individualidad notable que maximiza la variedad en el álbum, un viaje decadente que mantiene la atracción al espectador cual película macabra.

El retoque ambiental de algunas canciones, como ocurre en “No Future”, nos permite columpiarnos en distintos niveles de imaginación, recreando atmósferas distópicas que no nos gustarían vivir aunque disfrutemos escuchándolas; la suavidad melódica y parsimoniosa de los riffs con ecos descarados que resuenan antes de empezar a chillar en agudos solos afinados para ensordecernos, tal y como ocurría en la pasada old school, y si la locura instrumental parecía alcanzar un tope de riesgo sonoro es imposible obviar la destilada presencia del death enriqueciendo canciones hechas para dejarnos catatónicos.

Tal y como se podría esperar de una mezcla tan extrema de elementos, el disco podría desquiciarse con su propia esencia; sin embargo, el álbum no pierde su cordura en ningún momento, podría dejarse llevar por los extremismos y dejar que toda su música se homogeneice en brutalidad unidimensional, pero lo cierto es que ocurre exactamente lo contrario. La presencia absoluta de los solos, las inesperadas aportaciones melódicas en distintos registros y la composición erigida con sumo cuidado son ingredientes inconfundibles del éxito.

“The Essence of Time Matches No Flesh” podría escucharse una vez o veinte, seguiría manteniendo el mismo poderío e incluso reforzarse con los rewind, un trabajo magnético y de solidez inquebrantable. Un pedazo de pepino que se disfruta como una obra maestra.

Este artículo ha sido leído: 210 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *