Clásicos

METALLICA (USA) “…And justice for all” (Elektra Records, 1988)

Por Daniel Gallar

Es bien sabido por todos en el mundo del metal que METALLICA estaban pasando por un momento durísimo a nivel emocional en 1988 durante el período de composición y grabación de su cuarto trabajo “…And Justice For All”. Su estimadísimo y carismático bajista Cliff Burton había muerto en un desafortunado accidente de autobús en otoño de 1986 y fue reemplazado apenas unas semanas más tarde por un tal Jason Newsted que hasta entonces había liderado un grupo thrash de Arizona llamado FLOTSAM AND JETSAM. Antes de grabar el disco lo “probaron” con el mini “Garage Days” de 1987 y (al menos) ahí demostró ser un más que digno sustituto de Burton.

Todos conocemos por tanto las trágicas circunstancias que hicieron que este disco fuera como es — incluido a nivel de producción. Cliff se había marchado y METALLICA estaban furiosos, no hay duda. A nivel de concepto y letras éste es sin duda el álbum más oscuro, maduro y ambicioso de su carrera. Ya antes habían tratado temas como la corrupción o el apocalipsis pero es que en esta placa lo complementan con la injusticia y el abuso de poder (title track), las penurias de la guerra (“One”), la discriminación, el medioambiente (“Blackened”), la falta de libertad de expresión (“Eye Of The Beholder”), la locura (“Harvester Of Sorrow” y “Frayed Ends of Sanity”)… La banda había madurado enteros a estas alturas (la marcha de Cliff les hizo madurar a marchas forzadas) y por tanto el grado creatividad al que llegaron quedó de manifiesto sin ningún género de duda. “To Live Is To Die” es una grandiosa semi-balada instrumental de diez minutos con unos bellísimos versos recitados escritos por el mismo Cliff mientras que la furiosa “Dyers Eve” es un tema muy personal de James rebelándose contra sus padres por haberlo mimado tanto de niño.

Bien es sabido también que los METALLICA de los últimos años no son santos de mi devoción… quizás no tanto por la música en sí sino por falta de coherencia musical y sobre todo por su actitud (si analizamos en perspectiva, el “black album” fue un buen disco de heavy metal pero demasiado comercial y los discos “Load” y “Reload”, aunque a años luz de ser thrash, no son para nada malos discos… eso sí, me lo vais a permitir pero “Saint Anger” y “Lulu” me parecen auténticas aberraciones, amén de los dos últimos discos “thrash” que no me acaban de convencer al sonar totalmente forzados e insípidos). Pero cuando se trata de “…And Justice For All” uno no puede más que quitarse el sombrero. Y es que resulta admirable que estando bajo tanta presión Hetfield y cía. lograran sacar un disco tan denso, progresivo, cañero, complicado y casi hipnótico por momentos debido al carácter repetitivo de algunos temas (en este caso para mí una ventaja).

Entremos en materia y, sobre todo, comentemos las cosas buenas (que las hay y muchas). Para “Justice” nos encontramos con Kirk y James en el punto álgido de su carrera (¿acaso ha vuelto a tocar Kirk desde entonces solos de tal calibre?) con unos riffs y solos maravillosos se mire como se mire. Hay que decir también que éste es sin duda el disco más progresivo de METALLICA y que esos toques progresivos (por aquél entonces nunca vistos desde una perspectiva thrash) son y serán una delicia para los amantes de la guitarra. James como he dicho anteriormente canta mucho más grave (ya no es el chiquillo que grabó “Kill Em ‘All” y la voz va cambiando por otra parte) y su voz suena potente y furiosa pero con diferentes matices y nada monótona. Incluso Lars, que siempre ha distado de ser un batería demasiado brillante, técnico o creativo, está enorme aquí y nos ofrece su mejor trabajo (“Dyer’s Eve” es una auténtica delicia a nivel de percusión). Ya por último… como todos sabemos, el pobre Jason es virtualmente “invisible” en este trabajo (mucho tuvieron que ver en ello James y Lars queriendo jugarle una mala pasada al ser el novato y tener la gigantesca tarea de reemplazar a Cliff). En realidad los dos únicos problemas que yo le encuentro al disco son: 1) la falta (casi) absoluta de bajo y la producción excesivamente fina, seca, clínica y aséptica.

Hablemos pues de la producción. “Justice” (producido por Fleming Rasmussen) tiene un sonido muy extraño donde da la impresión de que las guitarras tienen los niveles de “bass” y “treble” super altos sin niveles medios. Es un “todo o nada”. Lars le dijo a Rasmussen que redujera las pistas de bajo hasta que apenas se escucharan, y luego las bajara un poco más. Esto está confirmado y constatado. Esto quiere decir que lo poco o poquísimo que se pudiera disfrutar del bajo de Jason quedaría totalmente absorbido por la muralla sónica creada por las guitarras de Kirk y James. Hay momentos en los que os puedo asegurar que se escucha, como en el riff principal de “Shortest Straw”, o a veces se intuye (o acaso es mi imaginación) en pasajes más lentos de temas como “One” o “To Live Is To Die”. Durante el breakdon de “Blackened” también siempre me ha parecido escuchar un poco el bajo. El sonido de batería también es un tanto extraño. El sonido de caja es muy aséptico y seco (muy alejado del sonido orgánico de trabajos anteriores), así como la mezcla en general.

Sin embargo… “…And Justice For All” roza la perfección y, a pesar de estos dos problemas, es una obra maestra. Y ya para rizar el rizo… me resulta difícil concebir este disco de otra forma. Quizás esas imperfecciones son lo que me ha hecho devorar y diseccionar este disco en tantas ocasiones… como intentando suplir esas dos carencias a base de escucharlo más y más atrapado entre la fascinación y la decepción. Y es que incluso Jason dijo en una entrevista de hace unos años cuando se le preguntó por la producción de “Justice” que “el disco es perfecto así y punto… es lo que lo hace especial”. Y creo que Jason ahí muy humildemente da en el clavo. “…And Justice For All” es así y, amén de un nivel compositivo sublime, esas imperfecciones de alguna forma lo hacen perfecto.

El disco arranca con esa maravilla llamada “Blackened”. La intro es una inquietante melodía reproducida al revés por cierto. Tema cañero y furioso para empezar el álbum como nos tenían acostumbrados hastan entonces con gran variedad de tempos y matices. El title track, a pesar de ser un poco repetitivo, es un auténtico temazo. Tras dos minutos de intro llegan las primeras estrofas y todo se ralentiza respecto a “Blackened”. La fórmula es estrofa/puente/estribillo y la repiten varias veces pero FUNCIONA. “Eye Of The Beholder” siempre ha sido uno de mis temas favoritos, con letras inteligentes e incisivas que denuncian la falta de libertad de expresión en América. De nuevo tiene partes un poco repetitivas pero que se hacen casi como hipnóticas… uno entra casi como en trance ante ese aluvión de riffs y patrones de batería ejecutados a la perfección. Los solos son antológicos. “One” es la archiconocida balada de rigor que siempre contó con el enorme apoyo de la todopoderosa MTV que la endiosó. La verdad es que el videoclip es una auténtica pasada con las imágenes y voces intercaladas del film “Johnny Cogió Su Fusil” y el tema en sí, lejos de ser un tema sobrevalorado y trillado por los medios, es una auténtica pasada con una parte final cañera, electrizante y sofocante casi de infarto y la elegancia y maestría del señor Hammet es ahí para quitarse el sombrero (comparad lo que hace aquí con el “Saint Anger”…).

“The Shortest Straw” es un señor tema, de nuevo con esos patrones un tanto repetitivos que caracterizan al álbum pero que en este caso es innegable que quedan genial. Tema muy potente con una sección central que da vida a la canción para luego volver a los estribillos al final. Quizás este es el tema más flojo del álbum — aunque en “Justice” no hay temas de relleno y el nivel es altísimo. “The Frayed Ends Of Sanity” roza la perfección y es uno de los temas más infravalorados de METALLICA de todos los tiempos. Menudo riff principal y siempre me ha encantado su final. Ahora toca romper el ritmo de la obra con la genial “To Live Is To Die” que son diez minutos pero te deja con ganas de darle al “repeat” constantemente. Pura magia, clase y elegancia. La verdad es que no hay mucho más que decir. Una instrumental mítica y antológica que sirve de tributo al gran Cliff Burton y con esos preciosos versos en la parte final que añaden a todo un halo de misticismo en los que Cliff de alguna forma preveía su propia muerte “…cannot the Kingdom of Salvation take me home?”. Sin duda uno de esos momentos cumbre en la historia del metal. Ya para terminar otro tema cañero (el modelo es el mismo que en “Puppets” con dos temas muy thrash al principio y al final) con la potente e hiriente “Dyers Eve”. Quizás uno de los temás más rápidos y cañeros que los californianos jamás hayan escrito y donde James se expresa con una fuerza y furia inusual.

“…And Justice For All” es el punto álgido indiscutible en la carrera de METALLICA a todos los niveles. Nunca volvieron a tocar de esa forma y en mi opinión a partir de este álbum fueron de mal en peor y, sobre todo, separándose del underground al que tanto contribuyeron para pasar a ser unas rockstars de ésas que tienen hasta un psicólogo en plantilla en caso de discutir (?). Se trata de un álbum que a día de hoy me sigue fascinando. Es complicado, cañero, incisivo, melódico, vanguardista, progresivo, hipnótico, maduro y variado. ¿Que no hay bajo? ¿¿Y qué?? Si es un disco que he escuchado hasta la saciedad y que sé que voy a seguir escuchando y disfrutando en el futuro, esto no puede ser un problema tan grande. Las imperfecciones del “Justice” es lo que hace que sea un álbum tan especial y controvertido. Y si no estás contento cómprate el disco y luego escucha en Youtube el remake “…And Justice For Jason” que por allí pulula. Tú mismo. ¡GENIAL!

“When a man lies, he murders some part of the world
These are the pale deaths that men miscall their lives
All this I cannot bear to witness any longer
Cannot the kingdom of salvation take me home?”

Nota - 9.7

9.7

Nota

"...And Justice For All" es el punto álgido indiscutible en la carrera de METALLICA a todos los niveles. Nunca volvieron a tocar de esa forma y en mi opinión a partir de este álbum fueron de mal en peor y, sobre todo, separándose del underground al que tanto contribuyeron para pasar a ser unas rockstars de ésas que tienen hasta un psicólogo en plantilla en caso de discutir (?).

User Rating: 3.81 ( 4 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar