Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

MUR (FRA) «Brutalism» CD 2019 (Les Acteurs de L’Ombre productions)

REVIEW: César Luis Morales

Una de las construcciones más emblemáticas que hemos visto en los últimos tiempos ha sido El Muro, de la serie “Juego de Tronos”. Lo que no se si sabéis es que dicho muro está basado en uno real, en el antiguo y actualmente derruido Muro de Adriano. Esta construcción, a lo largo de sus más de cien kilómetros de largo, cruzaba la antigua Britania de lado a lado y servía como frontera al Imperio Romano. Por encima de aquel muro, no había Pax Romana, sino tribus de salvajes pictos, Ultima Thule, el abismo habitado por criaturas ignotas o lo que fuese. ¡Colorea y aprende con Teo!

Hago referencia a ese muro, y a El Muro, porque yo mismo acabo de sobrevivir a otro. MUR, la banda francesa que acabo de escuchar es, precisamente eso: un muro, como la traducción de su nombre, pero una pared como la de Juego de Tronos que se te viene encima. Toneladas y toneladas de destrucción que te van a aplastar y te van a dejar convertido en pulpa. MUR es una hidra de seis cabezas donde tenemos a gente de TODAY IS THE DAY (el baterista Julien Granger) como de SUPERNAUTE (en el caso del guitarrista Benjamin Leclere). Lo que vais a escuchar en su debut, “Brutalism” es, precisamente, eso: brutalidad al 110%. Pero no por ello, menos atrayente. Según inician el disco con “Sound of a dead man” ya descubrimos una muy notoria presencia de teclados, de sonidos electrónicos, pero en plan ataque frontal, no como mero acompañamiento. Unos PITCHSHIFTER encabronados en demasía, tocando rollo escuela post-Hard Core. ¿Te mola? Pues, agárrate que vienen curvas, que solo estamos hablando del primer tema y de una primera aproximación.

Porque lo que viene a continuación son capas y capas de sonidos, saturados hasta el extremo, pero MUR han conseguido algo soberbiamente adictivo, groovy, que incluso tiene devaneos con otros estilos extremos con el Black. Han conseguido fundir las fronteras entre distintos estilos y la banda se mueve comoda y salvaje a la vez entre el Post, el HC, el Black y el Industrial. Escucha el interludio hacia la mitad de “I’m the forest” mientras Julien Granger va llevando la batuta, acompañado por los cósmicos sonidos de los teclados de Alexandre Michaan, hasta diluirse en un éxtasis de guitarras acopladas que te llevan hasta el serpenteante inicio de “Nenuphar”, que es un delirio post-Hard Core que merece estar en los anales de la historia del género. El bridge de “Die kínder tanzen um das feuer desjenigen der das licht bringt” es breve, electrónico y enlaza con el inicio de “Third” que pronto se convierte en una trituradora percusiva y acelerada, con unos juegos de guitarrazos que le van a la zaga, unos LEPROUS más exagerados en todo. Pero ¡joder, que adictivo es todo en este disco!

Sí, todo está como sobrepasado, sobresaturado, (¡no sobreproducido, ojo!), hay demasiadas pistas, todas ahí metidas a la vez, consiguiendo ese sonido supergrueso, pero infecciosamente adictivo. La preponderancia de la electrónica en “My Ionic self” es un claro ejemplo de “uso y abuso” del mismo, pero reitero ¡joder, no puedo dejar de escucharlo! Seguimos y la cosa sigue saturada, que no pare la fiesta, con “Red Blessings Sea”, quizá menos caótica y más definida dentro de cuadrantes más musicales, y esa electrónica omnipresente y discordante palpita a lo largo de este tema, así como del siguiente, “I see through stones”. Se me vuelven a la cabeza nombres como PITCHSHIFTER, CONVERGE, un tema que deambula entre las abrasivas guitarras, la abusiva utilización de samples, con una base rítmica que es una bomba termobárica.

“Livity” es como la banda sonora de las pesadillas de un asesino en serie, con una sección central que sin ser Drum ‘n bass es de una pesadez electrónica que te hará rechinar los dientes (¿Drone con teclados?). Cerca del final, extenuados, nos encontramos con temas como “You make I real” o “BWW721”, teclados cósmicos, guitarras forzadas al límite, ambiente más saturado que la atmósfera de Marte, un desafío a la cordura y a la resistencia…

Lo dicho. Para mí, todo lo que salga del sello Les Acteurs de L’Ombre es garantía de discazo. Eso ya lo sabemos. Con MUR y con este “Brutalism” se han coronado por todos los lados: la banda, el disco, el sonido, el concepto, la unificación de estilos a pesar de lo arriesgado de la apuesta, la sobresaturación adictiva… Tardaremos mucho en escuchar una cosa parecida a MUR.

Nota - 10

10

Nota

Lo dicho. Para mí, todo lo que salga del sello Les Acteurs de L’Ombre es garantía de discazo. Eso ya lo sabemos. Con MUR y con este “Brutalism” se han coronado por todos los lados: la banda, el disco, el sonido, el concepto, la unificación de estilos a pesar de lo arriesgado de la apuesta, la sobresaturación adictiva… Tardaremos mucho en escuchar una cosa parecida a MUR.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar