Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

NOCTEM (ESP) «The Black consecration» CD 2019 (Art Gates Records)

En aquellos convulsos tiempos de principio de milenio, en mitad del Medievo, Rodrigo Díaz de Vivar – el Cid, vaya – andaba a la gresca con las constantes invasiones de los árabes al reino de Valencia. Las razzias, que así se llamaban aquellas incursiones, eran intervenciones rápidas, sorpresivas, con distintos objetivos: la obtención de un botín o de esclavos para el comercio, la intimidación del enemigo o la obtención de un territorio. ¡Colorea y aprende con Teo!

Pues así se han comportado los valencianos NOCTEM con su nueva obra. A medio camino entre la razzia, y las marchas de Atila, que por donde pasaba no volvía a crecer la hierba, así es el nuevo álbum de los valencianos. Rápido como una razzia, abrasador como sal sobre los campos.

“The Black Consecration” es un martillo pilón de esos que, percutando, rompen piedras. Aquí la agresión y la velocidad vienen por la demoníaca manera de aporrear de Voor a la batería, nueve minutos de machachón golpeteo que van a acelerar el ritmo de tu corazón por encima de lo que es recomendable. Salvo los últimos segundos, que dan unas leves pinceladas acústicas, el resto es ácido. “Sulphur” nos muestra a Exo rascando un riff principal que es como una trepanadora, aunque ese interludio en su parte central no deja de ser caótico, arrastrado, vicioso, lo que tampoco te deja tiempo para respirar antes de volver a retomar el leitmotiv. “Uprising of the impenitents”, por el contrario, se mueve elegante con un mid tempo que evoluciona de forma natural y completamente orgánica hacia un interludio de guitarras acústicas, que – ¡oh, maravilla! – retoma la electricidad y el pulso en una marcha orquestal y épica.

¿Y qué decir de “Coven”? Que es, en efecto, una asamblea de brujas, hay en este tema más magia y embrujo que en la discografía de muchas bandas. Pero si pensabas que habías sobrevivido a ese tema, escucha “All that now belongs to the Earth” y descubrirás que has estado perdiendo el tiempo con los últimos lanzamientos de Black, y que aquí es donde querías llegar y esto es lo que querías escuchar, con las transiciones perfectas entre las partes más agresivas (más Old-school) y las más melodiosas aunque pesadas y más actuales. “Let that is dead sleep forever” sigue en esa misma temática, aunando distintas escuelas y maneras de entender la música extrema. El tema más corto del álbum concentra, en sus tres minutos y medio, mucha esencia para disfrutar una y otra vez. ¿Y la dramática pausa antes de que Beleth vomite el “Court of the dying flesh” y comience un nuevo carnaval de metralla corrosiva?

Cierran el disco con “Dichotomy of malignancy” y, como ya he indicado antes, aquí no hay dicotomía que valga: aúnan todas las tendencias del Black, del Blackenend Death metal, de las antiguas escuelas y de las nuevas, de lo nórdico a cualquier otra escuela que se te pueda pasar por la cabeza. Han conseguido el equilibrio perfecto entre la agresión, la velocidad, lo más sucio y lo más excelso, en un magisterio que no puede ser definido de otra manera como una biblia, un vademécum, un compendio o como cojones quieras llamarlo. Tan sólo unas pocas palabras para definirlo: NOCTEM, “The Black Consecration”, una razzia sobre el reino de Valencia y pronto sobre el resto del mundo.

[REVIEW: Cesar Luis Morales]
Nota - 10

10

Nota

Tan sólo unas pocas palabras para definirlo: NOCTEM, “The Black Consecration”, una razzia sobre el reino de Valencia y pronto sobre el resto del mundo.

User Rating: Be the first one !
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar