Entrevistas

NORTH OF SOUTH (ESP) – Entrevista

Desde la ciudad de León, nos llega el debut de NORTH OF SOUTH un proyecto individual de Chechu Nos, que nos presenta “New Latitudes” con la finalidad de no dejar indiferente a nadie. Desde Necromance Digital Magazine, nos pusimos en contacto con él, para conocer un poco más sobre este proyecto.
Por Juan Angel Martos

Primero de todo darte las gracias por atender a esta entrevista y para los más despistados que no os conozcan aun ¿Quién se oculta tras el curioso nombre de NORTH OF SOUTH? ¿y de donde surgió la idea?
Por supuesto, Juan Ángel, la gratitud es mía por permitirme acercar este proyecto a vuestros lectores. North of South es, de alguna manera, el siguiente paso natural en un largo proceso que comenzó hace casi tres décadas, cuando arraigó en mí la pasión por el Metal. Antes que nada, he sido (y sigo siendo) un oyente y un seguidor del género. Luego, llega un día en el que te animas a coger una guitarra. Más tarde, cuando adquieres cierta técnica, das el paso de querer escribir tus propias canciones. Y, cuando las has compuesto, llega el momento en el que te apetece compartirlas con los demás, pensando –quizá, ingenuamente- que pueden gustar o hacer sentir algo a otras personas.
A partir de ahí, siempre he sentido fascinación por aquellas bandas y artistas que se han atrevido a arriesgar, innovar, ampliar e incluso transgredir los límites del Metal. Respetar y mantener ciertas raíces está muy bien, pero si únicamente nos anclamos en la tradición, el Metal terminaría en un departamento estanco, sin oxigenar, encerrado en sí mismo y acabaría asfixiado entre sus propios tópicos. Para sobrevivir es necesario seguir creciendo. Así que se trata de un complejo equilibrio creativo: mientras unos garantizan los orígenes, otros, en el extremo contrario, conquistan nuevos horizontes creativos. Como músico, respeto muchísimo a los primeros, pero yo me identifico más con los segundos.
Hablando de North of South en sentido estricto se trata de una banda unipersonal, ecléctica en sus influencias, pero con una esencia innegablemente metalera. De ese tronco, surgen ramificaciones que llevan por otros caminos secundarios: Jazz, Death Melódico, Pop, Música Latina, aires aflamencados,… Por aquello de que es una etiqueta que parece aceptarlo todo, da la impresión de que hay consenso en definirlo, genéricamente, como Metal Progresivo, pero creo que en North of South hay muchas más cosas.
Hoy por hoy, se trata de un proyecto individual. Por circunstancias de la vida, no ha sido posible aunar un grupo con otros componentes en una línea musical y con unos gustos e inquietudes creativas similares a las mías, pero ojalá eso pueda ocurrir algún día. Especialmente, para poder llevar estos temas al directo. Mientras tanto, prefiero ver el lado positivo y disfrutar de una libertad artística absoluta.
Por último, el nombre alude a esa naturaleza dicotómica de North of South, a la búsqueda permanente del contraste, de fusionar conceptos dispares: pesadez y melodía, metal y otros géneros, las lenguas inglesa y castellana, la cultura musical anglosajona y nórdica versus la hispana y mediterránea,… Incluso puede interpretarse como un guiño a mi tierra, León, un rincón en el norte del país (España) que, en Europa, es visto como el icono del sur.

“New Latitudes”, pretende aunar diversos estilos a la hora de transmitir ideas, música y conceptos, ¿Qué sonido estabas buscando? ¿Cómo lo definirías y cuál es la temática del álbum?
En lo que respecta al sonido, buscaba un sonido que también reflejase esos contrastes. Dentro de la heterogeneidad de mis gustos metaleros, tengo una particular predilección por lo extremo, particularmente, por el Death que es capaz de dar protagonismo a la melodía. Por esa parte, buscaba un sonido compacto, con pegada, elegante, pero denso. Y también existía el deseo de dejar espacio para momentos y pasajes algo más cálidos, de aire más de rock latino.
En el primer encuentro que tuve con Zoilo Unreal antes de entrar a grabar, le resumí cómo era mi música y cómo quería que fuera el disco con tres premisas básicas:
1) Que sonara a metal contemporáneo, propio del siglo XXI.
2) Que se pensara fundamentalmente en un público internacional, pero que la procedencia española/mediterránea/latina fuera patente para el oyente
3) Y que la voz tuviera un enfoque moderno, acorde a la música, con un registro de rango medio, alejado del rollo tenor/heavy power metal ochentero tipo Bruce Dickinson. Eso es lo que se intentó plasmar en “New Latitudes” y ojalá que, en alguna medida, se haya conseguido. Aunque es posible que no tenga un reflejo muy visible en la música, North of South bebe de fuentes metaleras como Katatonia, Novembre, Amorphis, Moonspell, Opeth, In Flames, Anathema, Orphaned Land,… Si te fijas, son todo nombres de bandas surgidas en los 90 en el ámbito de lo extremo, pero que evolucionaron y se salieron de esa categoría para experimentar con otros géneros, incluso a riesgo de ser criticados por sus seguidores.
Y, luego, lógicamente están las influencias extra-metaleras. Son músicos o grupos que, tal vez, no escuche demasiado en profundidad o con demasiada frecuencia, pero que también han dejado su huella en mí.
Por ejemplo, The Cure o Pat Metheny o Wim Mertens o Kate Bush o Björk, por citar algunos. No puedo decir que conozca toda su discografía, pero algunas canciones concretas suyas me han emocionado y yo he pensado: “Me gusta este elemento de esta canción. Tengo que trabajarlo e incorporarlo, haciéndolo mío, a mis propias composiciones”.
En cuanto al concepto y las letras, siguen un enfoque similar al musical. Los tópicos del heavy metal clásico no son lo mío: la sangre, Satán, la fraternidad del metal, las juergas, las chicas, la espada y brujería, etc. Ni lo eran hace 25 años, cuando había menos diversidad temática, ni lo son ahora, que, afortunadamente, hay mucha más variedad y riqueza intelectual en muchos de los textos de bandas de Metal.
Escribo sobre cosas que me intrigan y me fascinan: ¿qué es el tiempo? ¿cuáles son las grandezas y las limitaciones del ser humano? ¿qué emociones nos mueven como individuos?
En “New Latitudes” se habla de lo pequeño que es el hombre frente al Universo, pero también de las grandes cosas que se pueden hacer en esta vida. Hay un verso de “Balanced Paradox” que dice: “We’re all passing stars”. Todos somos estrellas pasajeras. Somos fugaces, pero somos capaces de brillar.
La persona está en el centro de mi visión del mundo. “Faith is not hope”, por ejemplo, es una enorme crítica a la religión y a esas personas que necesitan que les impongan unas normas limitantes para dar sentido a su vida. Son esas personas que, como dice la letra, “convierten su libertad en su prisión”.

El artwork, es futurista y enigmático ¿Quién lo ha realizado?  ¿Qué representa este, con respecto a lo que encontramos en el interior?
El arte gráfico del disco es una alegoría de lo que “New Latitudes” tiene que ofrecer musicalmente. Simboliza ese afán exploratorio de North of South, la búsqueda de nuevos territorios o latitudes musicales. Al igual que en el aspecto letrístico, tenía claro que no me apetecía una portada cargada de típicos motivos metaleros: no quería monstruos, ni demonios, ni guerreros con dragones, ni amazonas en cueros. Y, además, buscaba algo alejado del negro y los tonos oscuros. Quería algo luminoso. A partir de mis premisas, un fantástico diseñador de mi ciudad, José Luis González Macías, planteó un artwork que giraba en torno a la figura de un astronauta que viajaba por nuevos mundos. Suyo es el trabajo del excelente cuadernillo interior. Finalmente, a propuesta del sello discográfico, se acordó, a partir de la idea original, darle una vuelta más a la portada exterior, con un diseño incluso aún más claro, por parte del artista italiano Paolo Marreddu.

Grabado, mezclado y masterizado por Zoilo Unreal, con un gran equilibrio entre las diversas instrumentaciones y sus volúmenes ¿Cómo ha sido este proceso de grabación? ¿alguna anécdota que nos puedas contar, ya que siempre hay alguna?
Para mí, la grabación resultó una auténtica masterclass. Durante varios años estuve estudiando Informática Musical con la idea de formarme en los procesos de grabación, pero tener la oportunidad de trabajar en un estudio con carácter profesional ha sido un indudable salto de calidad. Lo cierto es que la elección de los Zoilo Unreal tuvo algo de fortuna y de anecdótica. En un principio, me hubiese gustado grabar en algún estudio de mi ciudad, pero tenía la sensación de que aquello no iba a funcionar. En el mejor de los casos, en León se han grabado cosas de heavy metal tradicional, pero yo quería otra cosa mucho más contemporánea. Por tanto, me puse a rastrear opciones en otras provincias próximas (Asturias, Cantabria, País Vasco, Castilla y León) y, finalmente, mi búsqueda me llevó a Galicia gracias a dar con algunos de los vídeos de Youtube que Zoilo tiene en su canal dedicado a la grabación, la producción musical y las covers (https://www.youtube.com/channel/UCraYXnc5osyFzh-4Lc24s5g). Me llamaron la atención y, además, ya conocía su banda -Unreal Overflows-, que me parecía excelente. Así pues, me puse en contacto con él y, enseguida, hubo un gran entendimiento.
Para un músico habituado a trabajar casi siempre en solitario, como yo, resultó muy enriquecedor la posibilidad de trabajar codo con codo con otra persona que también tiene una importante amplitud de miras y gustos. Aunque yo ya llevaba muy trabajadas y cerradas mis composiciones, Zoilo también aportó ideas, propuestas y arreglos muy interesantes que, sin duda, contribuyeron a mejorar el resultado final.
A lo largo de las dos semanas de grabación se trabajó muy intensamente. Había días en los que uno tenía la sensación de vivir en una especie de “Gran Hermano”, cuasi encerrado y con una rutina diaria muy concreta: desayunar/repasar arreglos/grabar/comer/volver a grabar/cenar/repasar arreglos/dormir y así durante quince días. Sin embargo, la experiencia resultó fabulosa.
También he de mencionar el excelente ambiente familiar que rodeó la grabación, con padres, abuelos, hijos y hasta perros apareciendo de vez en cuando por allí para ofrecerme su mejor hospitalidad. Yo traté de devolvérselo con mi mejor educación y encargando a mi mujer cada vez que venía a visitarme a Galicia en esos días que les trajera en cantidades ingentes el mejor producto local de mi tierra: ¡el embutido leonés! Jajaja.

Me llamó la atención una frase de tu página web, “Compuesto y grabado durante la memorable ola de calor de la segunda mitad de agosto de 2017” ¿me la puedes explicar, jajaja?
Jajaja. Si uno echa mano de la hemeroteca, podrá comprobar que aquella segunda quincena de agosto fue de una importante ola de calor en toda España, con Galicia encabezando las temperaturas máximas en todo el país: 37-38 grados, en un ambiente muy húmedo, como el de las Rías Bajas de Pontevedra.
Teníamos la tentación de la playa tan cerca en pleno agosto… y, sin embargo, estábamos todo el día encerrados en el estudio. Aunque no exactamente encerrados… Recuerdo que dentro del propio estudio también hacía bastante calor, hasta el punto de que incluso en algún momento de grabación de las voces llegamos a dejar abierta la puerta para que entrar un poco el aire.
Yo pensaba: “Qué paradoja… Tantos euros invertidos en insonorizar esto y, sin embargo, ahora grabamos con las puertas abiertas de par en par… Jajaja”. En todo caso, el resultado final quedó inmaculado, dado que nos encontrábamos en un ambiente muy rural, alejados de la civilización y el ruido.

Si tuviera que elegir algunos temas para que me hablaras de ellos, me quedaría sin lugar a dudas con “The Human Equation”, “Balance Paradox” y las dos instrumentales, “Crystal Waters”, “Montreux” ¿Qué historia guarda en su interior cada uno de estos temas? ¿Cuál ha sido el más difícil de componer?
Todos los temas tienen su pequeña historia. “The Human Equation” ocupa el primer lugar en el disco porque creo que es una carta de presentación que refleja muy bien la naturaleza ecléctica y heterogénea de la música de North of South. Es, de alguna manera, un resumen en 5 minutos de a qué suena este proyecto. Comienza con un riff muy rápido, duro y metálico. Pero, luego, van apareciendo guitarras acústicas, voces más melódicas, hay una presencia notable del piano, tiene un desenlace en progresión que tiene un punto optimista frente al arranque más oscuro… Y también aparece un punteo de guitarra de aires flamencos que esboza una línea de trabajo que está llamada a ganar más peso en futuros trabajos.
Frente a otros que llevaban varios años compuestos, “Balance Paradox” es uno de los temas más nuevos, cuya composición fue completada en las semanas -incluso días- previas a entrar en el estudio. Comienza con una secuencia de acordes arpegiados inspirada en el Metal Progresivo moderno de la nueva generación de bandas norteamericanas como Periphery o Polyphia. Las líneas vocales y el estribillo son de las partes más poperas de todo el disco.
Sin embargo, tenía la sensación de que al tema le faltaba algo… hasta que apenas unos días antes de ir a grabar surgió ese arreglo sinfónico de cuerdas que aparece a mitad de la canción. A pesar de que grupos como Nightwish o Therion, no están entre mis grupos de cabecera, me pareció que se trataba de un giro muy interesante que terminó encajando en el tema.
Y, por supuesto, aparece el único fragmento en castellano de todo el disco. Es otra línea de trabajo que adquirirá protagonismo en el futuro. Es algo que he tenido claro desde el primer momento: fusionar el inglés y el castellano. Pero he querido que sea un proceso progresivo. Son cartas que me guardo, pero que, poco a poco, iré poniendo sobre la mesa.
“Crystal Waters” no lleva ese nombre por casualidad. Comenzó a partir de unos arpegios para la base rítmica que me recordaban a Annihilator. Pienso que cualquier fan de la banda cogerá el doble sentido del título: ‘Crystal’ alude a “Crystal Ann”, que es la intro acústica que abre su primer disco; y ‘Waters’ hace referencia al líder de la banda, Jeff Waters, uno de mis guitarristas preferidos.
Sin embargo, creo que, globalmente, la composición evoca más al Joe Satriani más melódico. Es otra de mis grandes influencias: no tanto por su técnica, de la que me considero a años luz, sino por su gusto por la melodía, algo de lo que me considero mucho más cercano.
Por último, “Montreux” es mi manera de delimitar el fin del viaje. Es el último tema que nos ha llevado por latitudes musicales muy diversas. Tras la conclusión en alto del tema anterior, “Faith is not hope”, quizá el más épico del disco, llega el momento del relax, de sentir que uno ha llegado a un buen destino.
En él doy rienda suelta a mi vena más jazz y el propio título alude a eso. Además de una bella ciudad suiza -en la que nunca he estado, por cierto- donde se celebra uno de los festivales de Jazz más importantes del mundo, es también el nombre que, tras dar un concierto allí, adoptó un quinteto de músicos que publicó discos maravillosos y que son indispensables para mí.

No sé si eres de tradición antigua y sigues comprando CD o estás sujeto a la era digital. ¿Cuáles son los últimos CD físicos que has comprado? Podrías decirnos 3 grupos nacionales/internacionales a descubrir o que quieras recomendarnos.
Tengo una amplia colección de cds. Calculo que entre 4.000 y 5.000. Aunque es evidente que, cada vez los escucho menos, puesto que ponérmelos en Spotify me resulta muy práctico: millones de discos metidos en un móvil.
En cualquier caso, soy un firme defensor de que la labor de un músico se vea reconocida, también económicamente. Por eso, creo en la compra de cds físicos (incluso aún teniendo acceso a ellos digitalmente) y de merchandising.
Conocer desde dentro el mundo de la industria musical, me está dando muchas satisfacciones, pero también me está permitiendo conocer algunas de sus miserias. La industria y el mundo de las discográficas está completamente destrozado y las posibilidades de apostar por nuevos artistas son mínimas, porque las opciones de recuperar cualquier inversión son muy pocas.
Pese a todo, soy quiero ser optimista frente al futuro y pensar que, cuando se cierra la puerta, pueden abrirse algunas ventanas. En ello estoy… Jaja.
Sobre los tres últimos cds comprados: Dyscarnate “With All Their Might”, después de verles en un gran concierto en la última edición del Festival de Barroselas (Portugal), On Thorns I Lay “Aegean Sorrow” (me ha encantado el regreso de esta banda griego de Doom/Death a la que sigo desde mediados de los 90) e In Flames “Battles”, para mantener completa la discografía de uno de mis grupos favoritos.
Y, sobre recomendaciones, evitaré decir cosas muy obvias e hiperconocidas, dado que mis bandas favoritas de todos los tiempos son Iron Maiden e In Flames…
Nacionales: Dry River (fabulosa y originalísima banda levantina. Les está llegando cierto éxito, aunque a mí me gustó más el disco anterior), The Anthagonist (un proyecto de Death Metal de temática egipcia de mi amigo Zoilo Unreal) y Amadeüs (se separaron cuando su cantante fichó por Alquimia, de Alberto Rionda, pero he leído que ahora vuelven para dar algunos conciertos. Su disco “Blackjack”, de 2012, es el mejor de Power/Progresivo que he escuchado en la última década, seguramente).
Internacionales: Novembre (adoro la capacidad para emocionar de esta banda), Chon (rock instrumental de aires progresivos muy flipante) y Witherscape (un increíble proyecto de Dan Swano en el que mezcla Death con su afición por el Rock Progresivo y los sonidos 70).

Un placer poder hablar contigo, desde Necromance Digital Magazine, las últimas palabras son tuyas.
El placer ha sido mío, Juan Ángel. Te mando un fuerte abrazo. Gracias por esta interesante entrevista y por darme la posibilidad de llevar la música de North of South a los lectores de Necromance. Todo aquel interesado en hacerse con el cd “New Latitudes” puede pasar por la web oficial (www.northofsouth.es), la Fanpage de Facebook (https://www.facebook.com/NorthOfSouthOfficial) o la web de la discográfica (https://shop.rockshots.eu/en/home/1078-north-of-south-new-latitudes.html).
El viaje no ha hecho más que empezar. Muy pronto volveré a entrar en el estudio, de modo que podéis esperar en 2019 más material nuevo. ¡Estéis al norte o al sur, atreveos a explorar con North of South nuevas latitudes musicales! Es un tipo diferente de Metal.

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar