Clásicos

OBITUARY (USA) “Slowly we rot” (Roadrunner Records, 1989)

Por Antonio José Lastres

Pongámonos en contexto. En la calurosa Florida ya se habían gestado algunas de las más míticas bandas del género, como lo son MORBID ANGEL o DEICIDE, pero no fue hasta 1989, y bajo el amparo de Roadrunner Records, que OBITUARY se lanzó al mundo con este magnífico álbum. “Lentamente nos pudrimos”…así de contundentes debutaban estos chicos hace ya más de veinticinco años.

Decir que este disco es una de las piedras angulares del género puede parecer exagerado, pero nada más lejos de la realidad. Estamos ante un álbum que contribuyó a la redefinición del death metal, a dar el siguiente paso en el metal extremo. Probablemente este sea el álbum que terminó

el trabajo que empezó SLAYER en “Reign In Blood”, rompiendo definitivamente cualquier conexión existente entre el thrash y el death. ¡Y todo gracias a los magníficos estudios Morrisound!

En este disco tenemos también una de las voces más reconocibles e importantes de la historia del género. Es innegable la potente voz que posee John Tardy, salida del mismísimo infierno, pero no es solo eso lo que le hace grande, que también, sino su modo de cantar y usar las frases de esa manera tan nauseabunda, dándole al sonido una esencia putrefacta perfecta para el género que nos acontece. Sería de muy mal gusto destacar a un solo miembro de la banda, y más teniendo a ese par de hachas como lo son Trevor Peres y Allen West, escudados por Daniel Tucker en el bajo, muy correcto en su trabajo, y por último pero no menos importante, el pequeño de los hermanos Tardy, Donald, una bestia sobre la batería (véase “Immortal Visions”, donde el “pequeñín” saca a relucir sus dotes como percusionista). Una maquinaria de cinco miembros infalible.

Quedarse con alguna o varias canciones que destaquen encima de otras se hace una tarea muy complicada en este álbum, pero tal vez, por subrayar algún momento que otro, me quedo con “Internal Bleeding” por abrir de tal manera este álbum, haciéndonos presagiar que algo gordo se nos viene encima, “Intoxicated”, en la que la banda arriesga un poco más con esos cambios de ritmos, o la propia “Slowly We Rot”, que hace honor al título debut de los americanos.

No solo estamos ante uno de los discos pioneros del death metal como ya he dicho antes, sino que también estamos delante de uno de los discos más influyentes tanto para bandas venideras como bandas coetáneas. Contribuyó a dar el siguiente paso, es imposible negar su importancia en la historia del metal extremo. Y eso que todavía no había llegado “Cause Of Death”, siguiente trabajo y obra cumbre de estas leyendas…

 

Este artículo ha sido leído: 836 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *