Clásicos
Puntuación alta - recomendado

QUEENSRYCHE (USA) “Operation Mindcrime” (EMI, 1988)

Por Daniel Gallar

La verdad es que me resulta un poco extraño hablar de “Operation: Mindcrime” como si fuera un “clásico” cualquiera porque para mí ha sido y es desde hace muchos años una auténtica institución. Sí, hablo de una piedra angular monumental que me ha servido de marco de referencia en el futuro a la hora de juzgar a muchas bandas. Digamoslo así: me llevaría una copia de este CD a la dichosa isla desierta, ¿vale? “Operation” no sólo es uno de mis álbumes favoritos de todos los tiempos, sino que al contrario que otros álbumes que también estarían ahí en mi top 10 indiscutible, lo que le hace tan especial es que es un disco al que no le cambiaría nada. Los otros tienen imperfecciones que les hacen ganar en encanto… pero es que aquí nos encontramos con la (casi) perfección si hablamos del álbum “en bloque” — tal como es. En ese sentido no cambiaría ni una nota. Vamos al lío…

Estamos de lleno en el año 1988. El reinado del presidente Reagan está llegando a su fin y la Guerra Fría igualmente tiene los días contados. La brecha entre ricos y pobres en EEUU sigue siendo considerable y amén de un sinfín de traiciones, mentiras y medias verdades por parte de la administración Reagan en general el estado de ánimo del pueblo americano es bastante bajo. Hay descontento, desazón y sensación de que les han tomado el pelo a base de bien. Con “Operation: Mindcrime”, los americanos QUEENSRYCHE logran encapsular todos estos sentimientos mediante la historia de un revolucionario drogadicto que forma parte de una conspiración para “limpiar” América de la corrupción, decadencia y engaño reinantes. Este disco no sólo pasaría a ser la joya indiscutible de toda su discografía habida y por haber, sino que pasaría a ser: 1) uno de los discos de metal progresivo más indispensables de todos los tiempos y 2) uno de los mejores álbumes conceptuales de la historia (más allá del metal o cualquier estilo).

Si bien álbumes absolutamente grandiosos del mismo año fueron considerados conceptuales (por ejemplo: “Seventh Son Of A Seventh Son” de IRON MAIDEN), aquí sí que nos encontramos sin duda alguna con un disco 110% conceptual con una historia perfectamente coherente y perfectamente narrada de principio a fin. El hilo conductor es Nikki, drogodependiente que dirigido como una marioneta por el malvado Dr. X, tiene como cometido asesinar a los más altos estratos la corrupta y podrida sociedad americana. Sin embargo… el amor llama a su puerta al conocer a “Sister Mary”… Creo que la gran estrella del disco es el vocalista Geoff Tate porque es capaz de interpretar todos los personajes que aparecen en la historia con una convicción y pasión extraordinarias. Su voz derrocha emoción al 100%. Y es que, aparte de ser un disco conceptual con una historia clara y definida llena de personajes, al fin y al cabo sirve como crítica social del momento. Digamos que la primera mitad de la obra es más bien de protesta con un fuerte mensaje político acerca de políticos y curas corruptos hasta las cejas, la guerra antinarco, la guerra fría, etc. Luego ya la segunda mitad está más basada en los personajes y sus sentimientos dentro del contexto creado en la primera mitad. Absolutamente brillante.

Hablemos de la banda: QUEENSRYCHE. “Operation: Mindcrime” fue el tercer larga duración del quinteto de Seattle (precedido del infame mini-LP “Queensryche”, “The Warning” y “Rage for Order”. En “Mindcrime” nos hallamos con un indudable cambio de estilo que se aleja del power metal americano y nos ofrece un heavy metal progresivo muy elegante y vanguardista. La voz de Geoff Tate sin duda ha cambiado al poner más énfasis en la pasión y la emoción sin esa obsesión por tocar la estratosfera en todo momento que era la tónica general de los primeros trabajos. A nivel instrumental todos y cada uno de los componentes ganan enteros. Los riffs de DeGarmo y Wilton son como mínimo tan pegadizos como las líneas vocales — y eso es mucho. A nivel de producción de verdad me tengo que quitar el sombrero. El sonido de bajo de Eddie Jackson es de lo mejor que he escuchado jamás en un disco de heavy metal, con un tono soberbio, elegante y con pegada que sobre todo destaca en tempos más lentos añadiendo fuerza y carácter. Scott Rockenfield a la batería está super sólido con buena dinámica y grandes destellos de creatividad rayando a veces la genialidad. Una invitada de lujo es la cantante Pamela Moore interpretando el papel de “Sister Mary” que da teatralidad y dramatismo a pesar de aparecer sólo esporádicamente en la segunda mitad del álbum.

Y sin embargo… a pesar de contar con músicos absolutamente increíbles, el auténtico plato fuerte de “Operation” es la calidad de los temas a nivel compositivo. No se trata, pues, de un disco para que sus componentes se luzcan (que indudablemente lo hacen) sino que ese altísimo y demencial nivel compositivo está al servicio de los temas y su composición. Cómo sus componentes dan vida a un proyecto conceptual tan ambicioso para la época. Es cierto que los solos del inolvidable dúo DeGarmo/Wilton son enloquecedores, pero no olvidemos que están ahí para dar más atmósfera, no para acaparar la atención de los temas (esto no es un disco de Yngwie Malmsteen, para que nos entendamos). Lo mismo podríamos decir de esa sección rítmica absolutamente sublime con el tándem Jackson/Rockenfield.

Si ya nos metemos en desglose de temas… la verdad es que no tengo favoritos. O mejor dicho, TODOS son favoritos porque forman parte de un auténtico engranaje y se necesitan los unos a los otros. La consistencia y calidad de las canciones por otra parte hacen que me sea imposible decidir. El álbum lo tiene todo. Desde temás épicos de más de diez minutos de duración como “Suite Sister Mary”, con ese tono grandioso, al power metal americano potente y desenfrenado como “The Needle Lies”. Al final hay un in-crescendo palpable con esa joya-culminación llamada “Eyes Of A Stranger” que siempre he encontrado orgásmica por su nivel de dramatismo. “I Don’t Believe In Love” fue el tema que sirvió de single y cautiva desde la primera escucha por su honestidad y bellísima simplicidad con una parte instrumental con unos solos de ensueño — un tema que contó con el beneplácito de la MTV. “Breaking The Silence” tiene algo cautivador que nunca he sabido cómo describir (y, a día de hoy, soy incapaz de hacerlo). Es un tema con un tono épico, solemne y grandioso que pone los pelos de punta. “Revolution Calling” es un tema que tras la primera escucha te da unas ganas increíbles de clamar revolución con el puño bien alto y “Spreading The Disease” es un temazo por el que que cualquier grupo de heavy metal de la época hubiera vendido su alma al diablo. A nivel de letras el nivel no decae en absoluto, y a pesar de la grandeza y carácter ambicioso de la obra, éstas no son en ningún momento pomposas. El lenguaje utilizado es claro, conciso, pegadizo pero a la vez bello y poético.

De nuevo mucho me temo que tengo que volver a nombrar al gran Geoff Tate. Éste sería su último disco con este tipo de voz ya que a partir de “Empire” ya empezaría a cantar de forma un poco más relajada. Si bien en los trabajos anteriores a “Operation” está intratable (“Queen Of The Reich” es un excelente ejemplo de esto), es en esta obra conceptual donde saca a relucir su versatilidad y tonos más tristones y melancólicos que son una auténtica maravilla (“I Don’t Believe in Love”) o voces pletóricas y llenas de energía como en la potentísima “Speak”.

“Operation: Mindcrime” es sin duda uno de los mejores álbumes conceptuales de la historia. Logra capturar mediante una enrevesada historia el estado de ánimo de incertidumbre y desengaño de finales de los ’80. El hecho de que la temática del álbum sea de aplicación a todo lo que está pasando hoy en día no hace más que engrandecer la relevancia de esta joya. Un disco mágico que descubrió a mucha gente el metal progresivo — a veces un tanto incomprendido en su momento por su carácter ambicioso y vanguardista. Fue una lástima que a partir de “Empire” nuestros queridos QUEENSRYCHE cayeran en una espiral de mediocridad pero este disco es sin duda alguna indispensable en cualquier colección de metal que se precie. Compra o muere, no hay mucho más que decir. Uno de esos discos que se degustan y dejan una huella indeleble. ¡MARAVILLOSO! 

“I remember now
I remember how it started
I can’t remember yesterday
I just remember doing what they told me…”

Este artículo ha sido leído: 333 veces!!!

Nota - 9.8

9.8

Nota

"Operation: Mindcrime" es sin duda uno de los mejores álbumes conceptuales de la historia. Logra capturar mediante una enrevesada historia el estado de ánimo de incertidumbre y desengaño de finales de los '80.

User Rating: 4.8 ( 2 votes)
Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

2 Comments

  1. No se porque nunca me entraron, pues en esa época tenía Bay Area hasta en el baño y la atmósfera era la misma, siempre tuve la impresión que tarde o temprano les dedicaría su merecido tiempo. Llegó el momento. Brutal la crónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close