Crónicas Live

RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2022: Día 01.07.2022

Viveiro, Lugo 01.07.2022

AUTOR: Juan Angel Martos | FOTOGRAFÍAS: Jorge De La Cruz

Llegamos a la segunda jornada del festival, un día que personalmente era el más flojo, pero con cosas muy interesantes que nos sorprendieron muy gratamente. Abrieron el telón a las 14:30 uno de los ganadores del band contest, que bien podrían haber tocado en cualquier escenario, SIX BURNING KNIVES, una banda de metal/rock alternativo de Villareal, a la que por suerte conocía desde hace ya mucho tiempo. Venían presentando su último trabajo “The Oath”, con un sonido muy metalero y una gran actitud sobre las tablas a buen seguro que sorprendieron a todos los que madrugaron ese día con temas como “MAN”, New World Disorder” o The Ascent”. Una grandísima actuación, que espero que les dé el empujón que les falta.

Con media hora de parón, por el ajuste de horarios, creo que es la primera vez que ocurre, nos fuimos a comer y dirigirnos hacia el escenario principal para ver a FREE CITY, una banda que desconocía totalmente, dando un buen concierto de punk rock con tintes hardcore muy juvenil, en un Main Stage que se iba llenando poco a poco, para ver a los pucelanos que presentaban su último trabajo “Visiones”, con un gran frontman, Peib que no dudaba en animar y bajar de las tablas para acercarse al público de la primera fila, en el que fue el día más caluroso de todos.

GRAVEYARD, puso la nota oscura de la tarde, death metal sin concesiones desde Barcelona para amenizar la siesta, en la que el público iba creciendo con cuentagotas y que una vez abrieron el Main Stage los británicos OUR HOLLOW OUR HOME, ya fue más que notable a pesar de ser las 5 de la tarde, pero el estilo que profesan, metalcore, es de lo más demandado en Viveiro. Personalmente no los conocía y me sorprendieron con un auténtico bolazo, metiéndose al público desde el primer momento en el bolsillo con continuos circle pits, wall of death y saltando sin parar mientras se sucedían cortes como “Loneshark”, Anger” o “Burn In The Flood”, una banda más que se une a mi lista de reproducción. Con una pequeña caminata nos dirigimos al Desert Stage, para asistir al particular show de TOTENGOTT, black metal denso y oscuro con attrezzo de calaveras y con un vocalista envuelto en una túnica negra, “Satan Beside You” o “Into The Cripta Of Rays” sonaron en este periplo por tres de los escenarios de esa edición.

Ahora iba a tocar estar unas horas en el recinto principal, entre el Main y el Ritual Stage, abriendo esta parte de los conciertos unos CALIBAN que venían con ganas de comerse el escenario, las mismas que los asistentes llevaban pidiendo que los animales estuvieran en el Resurrection Fest; deseo concedido con creces. Su metalcore potente y directo, es de los mejores del continente, así lo atestiguan sus 13 álbumes de estudio, haciendo un setlist repletos de hits como “Paralyzed”, “We Are The Many” “Dystopia”, una cover de “Sonne” de RAMMSTEIN que me sorprendió o “Memorial”, último tema que sufrió un corte brusco de sonido cuando le quedaba menos de un minuto para finalizar que dejó frio a la banda y la audiencia, que coreó su nombre al unísono para agradecerles el conciertazo.

Nos giramos y los españoles THIRTEEN BLEED PROMISES, endurecían el discurso del festival con un death metal moderno y técnico, en casa también sabemos jugar bien las cartas, con una antesala perfecta para otro de los platos fuertes del día, los ucranianos JINJER, que repetían otro año más con su vocalista Tatiana al frente, a pesar de estar viviendo días muy difíciles en su país por la guerra contra Rusia, de hecho, su logotipo estaba compuesto por los colores de su bandera y dieron las gracias por la ayuda recibida por España al grito de “fuck Putin”. En lo musical, actualmente es uno de los grupos más en forma del panorama internacional, con una música excelsa, técnica y milimétrica, que conjugan a la perfección con la versatilidad vocal y un sonido casi de sobresaliente, con el que sonaron cortes como “Disclosure”, “Pisces”, “Home Back” o “Colossus”.

De nuevo un giro de escenario y volvimos 20 años atrás con la actuación de ILL NIÑO, que entró a última hora tras la caída de bandas. Nu metal en toda regla, con un Marc Rizzo espectacular ataviado con su particular mochila mientras tocaba en directo, en un escenario abarrotado que añoraban esos años de juventud con cortes como “Iam Loco”, “If You Still Hate Me”, “Te Amo…I Hate You” o “How Can I Live”. Como el 90% de los conciertos del Ritual Stage los dos primeros temas sonaron mal, con una guitarra imperceptible, las percusiones muy altas (llevan tres en el escenario), pero en cuanto se enmendaron fue un remember en toda regla.

Se venia uno de los platos fuertes, RISE AGAINST con su vocalista/guitarra Tim Mcllrath al frente y a pesar de no ser seguidor de la banda, fue todo un descubrimiento personal, de hecho, muchas de sus canciones las había escuchado, pero no las asociaba con la banda de Chicago. Y es que su directo estuvo cargado de himnos, con un escenario principal abarrotado, donde miles de asistentes cantaban y bailaban temas míticos del punk rock como “Prayer Of The Refugee”, Ready To Fall”, “Give It All” o “Saviour”, demostrando estar en plena forma con un gran show.

Un solape fatídico a nivel personal se daba a continuación CELESTE y HANGMAN’S CHAIR, quienes habían entrado a suplir la caída de AMENRA, por ello decidí ver la mitad de cada uno, de lo cual no me arrepiento porque ambos estuvieron magníficos. Si los black metaleros CELESTE emprendían su odisea principal ataviados con sus linternas rojas y un juego de luces espectacular en el Deser Stage, el cambio de escenario para ver a los parisinos HANGMAN’S CHAIR solo subía el listón, con una calidad de sonido e interpretación de diez, así como un gran espectáculo visual y de iluminación aprovechando al máximo el Ritual Stage, donde colores rojos y azules inundaban de sombras y de un carácter intimista el ambiente, en un concierto para disfrutarlo relajado mientras sucedían canciones como “Who Wants To Die Old”, “Loner” o “A Thousand Miles Away”. En el otro plano, CELESTE venían presentando su último trabajo, “Assassine(s)”, con la inconmensurable “De Tes Yeux Bleus Perlés”, dieron el pistoletazo de salida al mismo tiempo que se colocaban sus linternas, tras una introducción sin ella, y aunque la voz de Johan Girardeau en un comienzo se situó muy baja, fue subiendo en intensidad con una base instrumental poderosa y aplastante, en un combo francés de mucha calidad y de estilos diferentes.

El ultimo grupo del día que pude ver, tras la demora de LIONHEART más de una hora por retraso en su vuelo y que solo pudieran hacer la mitad de su show, lo que indignó a sus seguidores, fue SABATON. Te gustaran más o menos, pero lo que es innegable es que tienen un show de sobresaliente en el aspecto visual y musical, una guerra en vivo, con tanque y pirotecnia incluido, así como unas proyecciones espectaculares y una presencia escénica muy cuidada, sobre todo por parte de su líder Joakim Brodén, que desde el inicio con “Ghost Division” y “Stormtoopers”, iniciaron su ofensiva para hacerse dueños y señores del Resurrection Fest más power metalero. “Soldier Of Heaven”, “Carolus Rex”, “Primo Victoria” o “To Hell And Back” crearon un show de altura.

Mostrar más

Jorge De La Cruz

Redactor | Fotógrafo

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba