Crónicas Live

RESURRECTION FEST (Jueves) – 11, 12, 13 y 14 de Julio – Viveiro (Lugo)

Texto: Juan Angel Martos | Fotos: David Déniz

Por fin llegó el jueves 12 de julio y daba comienzo el festival en sí, abriendo ese día WE EXIST EVEN DEAD, banda que llegaba desde Barcelona tras haber ganado el band contest y que venían a presentarnos su nuevo álbum “Eventide”; poca afluencia a primera hora pero los chavales lo dieron todo sobre las tablas con Arthur en las voces muy activo y agresivo al igual que el resto de componentes, pues no podían perder esta oportunidad que se les brindaba y que disfrutaron de lo lindo. Justo al acabar, nos dirigimos al Desert Stage, el cual lo habría NOAH HISTERIA, uno de los grupos nacionales con más proyección de los últimos tiempos y que venían con su trabajo “Hautefaye” bajo el brazo tras haber conseguido muy buenas críticas por parte de la prensa y no cabe duda alguna, tienen una técnica impresionante que demostraron a unas 300 personas que asistieron a su bolo, muy cercano y vibrante, superando unos problemillas de sonido en su primer tema donde la voz se quedó dentro del escenario y poniendo un punto y final con todo un temazo “Coloso” que sonó brutal; ponedle ojo a este grupazo de Xátiva.

Tras este inicio, BLOODHUNTER, inauguraban el Ritual Stage con su death metal y con Diva Satánica al frente. Una banda gallega que ha ido creciendo y afianzándose en directo con una vocalista muy carismática que aparte de sus pinitos mediáticos en televisión, nos dejo un muy buen sabor de boca sobre las tablas, descargando temas de su último trabajo “The End Of Faith”, animando a los asistentes con muchas ganas de fiesta; esto ya es un no parar con los cuatro escenarios en activo.

Mientras caminamos por el recinto, hacia acto de presencia una guitarra enorme como parte de la nueva decoración del Resurrection Fest, así como nuevas tiendas de ropas y el stand de Yamaha donde KITAI, se pegó todo el festival tocando versiones de grupos como NIRVANA, RED HOT CHILI PEPPERS… Tras ver a VORTEX, grupo gallego que sigue creciendo paso a paso nos dirigimos al Main Stage, donde harían su ultimo concierto un grupo muy querido en este festival DAWN OF THE MAYA, pero no sin antes pasar y descubrir por la cúpula (Chaos Stage), a CUCHILLO DE FUEGO, desconocidos para mí, pero que me enamoraron con su propuesta original tanto en música y letras repletas de crust/punk/rock, “Erasmus Infinito”, “Yo no soy Tito” y “Bouquet (Fuego y Mierda) me engancharon y me hicieron fan.

Tras 12 años en escena y rindiendo en un primer nivel DAWN OF MAYA hicieron su concierto de despedida en el escenario principal de un festival que les vio nacer, dejando el pabellón muy alto mientras hacían un repaso a todos sus grandes éxitos aunque contaron con un sonido un poco enmarañado, pero aun así su profesionalidad y su buen hacer en directo, que para mí fue la primera vez que les veía (menos mal), dejaron una actuación que se recordará entre todos sus fans allí presentes, además de contar con las colaboraciones de los vocalistas de TEKSUO y AGAINST THE WAVES en su despedida.

Un momento para comer siempre se agradece y este era el suyo, pues de aquí en adelante seria un no parar. Degustamos un delicioso bocadillo de jamón asado mientras escuchábamos a la sombra GET THE SHOT que la verdad estaban sonando muy bien. Tras reponer fuerzas, JINJER nos esperaba en el Main Stage, un grupo que había escuchado y tenía muy buenas referencias de su paso por la Península y que colmaron todas mis expectativas con un directo muy cercano y activo, sobre todo su fontman Tatiana con un saber estar en el escenario impecable y que robaba las miradas de las miles de personas que se acercaron a verlos. Un bolazo, con una calidad musical y vocal increíble tomando un espectro muy amplio entre guturales, voces limpias incluso toques soul que dejaban un gran concierto en nuestras retinas, el cual no pude terminar pues quería ver el final del concierto de AATHMA en el Desert Stage y tenía que recorrer todo el recinto, aunque la caminata mereció la pena pues “Avesta” es un discazo y en directo ante unas 600 personas Juan dejaba constancia de la calidad que posee su directo, aunque hubiera mejorado a otra hora mucho más; un grupo que tengo ganas de verlos en sala.

El siguiente combo de grupos ya era difícil de elegir y sacrifique a los americanos ANTI-FLAG que aunque me encantan y por lo que he podido escuchar dieron un autentico recital en el Main Stage, pero tenía que elegir; eso sí pude ver sus dos primeros cortes “Cities Burn” y “The Press Corpse” y a energía, simpatía y actitud les ganan muy pocos, y que mi compañero de redacción, Luis Martínez, me dejo algunos apuntes más y su impresión de este concierto: “Los americanos salieron de día a escena con una energía y llenando el escenario principal con su punk rock melódico, que fue recibido por una gran multitud que comenzó a cantar todas y cada una de sus canciones como auténticos himnos, logrando una comunión brutal con el público, y con la visita de los Resukids para el tema “Brandenburg Gate”, versión de The Clash “Should I Stay Or Should I Go” o “This Is The End (For You My friend)”, posteriormente el bajista Chris y su batería Pat, con un equipo a modo reducido, se bajaron del escenario, y en medio del público del foso se marcaron un tema que volvió loca a toda la audiencia. Buen concierto, divertido y muy enérgico sobre todo”.

Pero antes de este bolo sonó el thrash metal de OVERKILL con un Bobby Blitz pletórico, que volví a ver tras 15 años de mi primera vez y siguen dando y enseñando un thrash metal clásico de categoría, con temazos como “Mean, Gree, Killing Machine”, “Hello From The Gutter”, “In Union We Stand” o “Elimination” que acabó con la locura del público asistente; unos clásicos que nunca fallan.

Pero aun faltaban dos bolazos en este bloque, dos conciertos que dejaron muy alto cada uno de sus escenarios. Los japoneses CRYSTAL LAKE hicieron su aparición en la cúpula, un escenario que se les quedó pequeño ya que no cabía ni un alma más ni por fuera ni dentro del mismo; y no era para menos pues descargaron su adrenalínico metalcore con una perfección de 10, siendo una apisonadora sónica y de energía como pocas veces había visto. Ryo en la voz, Yudai y Shinya con las guitarras y Gaku en la percusión que incluso se adelanto unos segundos en su salida al escenario antes de que sonara “Alpha”. Lo dieron todo en uno de los mejores directos de este Resurrection 2018, con cortes de su último trabajo como “Hatred”, “Omega” o la potentísima “True North”, que acompañaron a todo un bombazo como “Matrix” que hizo saltar a miles de personas o “Apollo”, con su precisión y breakdowns brutales. Un concierto que cada vez que hablo de él se me ponen los pelos de punta, de lo mejorcito de mi vida.

Y si por si fuera poco en el Desert Stage, actuaban los ingleses ROLO TOMASSI, a los que ya había visto en su gira con WHILE SEE SLEEPS gracias a Route Resurrection y del que no me quería perder su directo. Para muchos asistentes era una banda desconocida y quedaron boquiabiertos de la complejidad que les quedaba por delante, pues es una banda tan vibrante en directo como extrema, intercalando a la perfección sus pasajes más melódicos con otros repletos de locura. Venían presentando su nuevo álbum “Time Will Die and Love Will Bury It”, aunque sonaron temas clásicos de su amplia discografía con una Eva Spence que enamora por sí sola, un James Spence al mando de los teclados y segundas voces que multiplica la esencia del grupo, así como Chris Cayford (guitarra), Nathan Fairweather (bajo) y Tom Pitts (batería), que lo daban todo en el escenario, una experiencia sónica que todo el mundo debe experimentar alguna vez en su vida, a pesar de los extremos que representan pues beben mucho de la locura THE DILLINGER ESCAPE PLAN. A buen seguro repetiré cada vez que pasen por la Península.

Sobre las 22:30, en el Main Stage se agolpaban miles de personas para vivir uno de los momentos más esperados en Viveiro desde hace décadas, la presencia de Corey Taylor sobre las tablas, aunque no fuera con SLIPKNOT. STONE SOUR hacían su aparición con una gran euforia colectiva, aunque no tan satisfactoria como habría deseado. Presentaban su álbum “Hydrogard” en este ultimo concierto en Europa (en el que repartieron decenas de púas entre los asistentes), abriendo con “Whiplash Pants” quizás el mejor tema de su último trabajo que hizo desde el inicio las delicias de los asistentes con un Corey ataviado con una camiseta del Resurrection y que lo dio todo en el escenario, pues el también tendría ganas de pisarlo y destrozarlo con “Absolute Zero” mientras disparaba confeti con una especie de cañón y sonaba “Knivel Has Landed”, que bajo un poco el listón, aunque el sonido de la banda fue siempre perfecto, pero el setlist dejo un poco frio a la audiencia con “Say You’ll Haunt Me” medio tiempo que paraba un poco la euforia, dio paso a todo un temazo que desato la locura apaciguada “30/30 150” destrozaba nuestros tímpanos; de los momentos más álgidos del bolo. La banda se retiro tras este bálsamo de adrenalina y salió Corey solo para interpretar “Bother” poniendo la nota sentimental aunque poco acompañada por el público, sucediéndola “Tired” ya con la banda al completo que dejó un gran sabor de boca e iba incrementando el status. “Cold Reader” y “Get Inside” intentaban subir la temperatura y el ánimo, pero se quedaron a medio gas, recuperándose con “Made of Scars” y la coreada al unísono por todo Viveiro “Through Glass”. El punto y final lo pusieron “Ru486” y “Fabuless” con un Corey desprendido de su camiseta y desatado, mientras explosiones, confeti y los muñequitos voladores irrumpían en el escenario para cerrar por todo lo alto una actuación con altibajos pero que dejo un gran sabor de boca mientras sonaba “True Survivor” de DAVID HASSELHOFF por las columnas de sonido. SLIPKNOT imprescindibles en el Resurrection, era lo que se comentaba entre todo el público para el año que viene, ojala se haga realidad.

Tras una caminata exprés hasta el otro punto del festival, puede ver medio concierto de WOLVES IN THE THRONE ROOM, uno de los poquitos grupos black metal que este año pisaría Galicia y que se echó de menos alguna banda más. Eso sí dieron una autentica exhibición con una ambientación muy oscura y densa ante centenas de aficionados. Solo pude ver tres temas porque su antagonista esperaba en el principal, GHOST, un verdadero espectáculo con uno de los mejores setlist de todos los cabezas de cartel de este año, repasando todos sus grandes éxitos en un crescendo continuo desde “Rats” hasta el bis final con “Monstrance Clock”. Cardinal Copia hacia acto de presencia en un escenario imponente a modo de catedral gótica con vidrieras y una segunda altura servía a los Nameless Ghouls para exponer su instrumentación exponencial, además de sonar perfectos y estar continuamente en movimiento con coreografías y cambios de posiciones muy visuales. De “Prequelle” sonaron las que tenían que sonar, “Rats”, la inconmensurable “Faith”, “Miasma” donde irrumpió el Papa Zero tocando el saxo ante una columna de humo de forma espectral y “Danse macabre” que desato los bailes y coros en el publico. Pero esto no fue todo, porque cada una de sus canciones estaban ensambladas para que el show crezca y crezca, solo pausado por las pequeñas charlas con el público. Así “Cirice”, “he Is”, “Square Hammer”, “Year Zero que puso la pirotecnia y el fuego al servicio del espectáculo o “Mummy Dust” ofrecieron un concierto que no se olvidará jamás entre los asistentes.

Como colofón al día y de camino a casa, era imposible no ver a los suecos AT THE GATES, que comenzaron con “To Drink From The Night Itself” y “Slaughter of Souls” dejando su sonido clásico de Gotemburgo entre unos asistentes que los arroparon en todo momento aunque eran centenas los que abandonaban el recinto tras un día agotador. Yo duré cuatro canciones pues tenía aun que coger el bus cenar algo (ya que desde las 17 no comía nada) y descansar para la segunda jornada.

Como único redactor me es imposible cubrir todos los conciertos del día en los cuatro escenarios, pero un compañero de redacción que se encontraba con nosotros en el recinto, Jorge de la Cruz, me dejó sus apuntes sobre dos bolos que no pude ver, STICK TO YOUR GUNS Y CANCER BATS:

Los californianos STICK TO YOUR GUNS descargaron en el Chaos Stage toda una buena dosis de hardcore/metalcore, que hizo sudar bastante a todo el público allí asistente, que respondieron gratamente con múltiples circle pits que se repetían canción tras canción. Interpretaron tanto temas clásicos como “Amber” o “Nobody” así como multitud de temas de su nuevo trabajo, como “Married To The Noise”, con la cual la gente enloqueció con solo escuchar los primeros riffs.

A pesar de coincidir en hora con STONE SOUR, los canadienses CANCER BATS dieron toda una lección de buen hardcore, consiguiendo que el público se viniera arriba desde el minuto uno. Con un sonido bastante contundente, sonaron multitud de temas, tanto clásicos como de su nuevo álbum “The Spark That Moves”, donde temas como “Gatekeeper” o “Bricks & Mortar” generaron multitud de pogos y circle pits; bastante público a pesar de la coincidencia con uno de los cabezas de cartel, el cual se volcó a tope con un grupo que nunca defrauda en sus directos.

Este artículo ha sido leído: 135 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close