Crónicas Live

RESURRECTION FEST XII – Main Stage, 06/07/08.07.2017 Viveiro (Lugo)

Texto: Juan Angel Martos | Fotos: Juan Morillas

Posiblemente sea el escenario de festival más grande que se haya visto en la Península, una gigantesca caja negra flanqueada por pantallas digitales se elevaba al fondo del recinto, con una altura considerable. Todo esto era necesario para el espectáculo de fuego que RAMMSTEIN llevarían a cabo el Viernes y es que estos alemanes lo necesitan todo a lo grande por motivos de seguridad.

Justo a su lado estaba la zona Pandemonium, donde se daba cabida a los medios de prensa y a los aficionados con entradas especiales, un recinto aparte, donde había una barra de bar y un puesto de comida más gourmet, con multitud de asientos donde descansar, así como sombrillas donde cobijarse del tímido sol. También contaba con una terraza elevada con sillones y tumbonas con vistas al escenario principal, aunque como detalle a mejorar en mi opinión, sería la ubicación de dos casetas más de urinarios, es decir 4, dos para mujeres y dos para hombres, puesto que la aglomeración era continua, sobretodo en el baño de los hombres nota curiosa. De igual forma, en la terraza, se podría montar una estructura en forma de gradas para poder ver los bolos y dar más cabida a gente. Puesto que la barandilla estaba siempre ocupada y no se podían ver los conciertos, medida que con una grada a distintas alturas se podrían ver o bien de pie o sentados pero daría cobijo a más gente. En cuanto a la prensa, muy bien ubicada, con wifi, mumerosas tomas de corriente y la organización reponía a cada instante un frigorífico de Monster y botellas de agua, un detalle muy de agradecer.

JUEVES 06.07.2017

Este día estaba siendo un contraste de “religiones”, entre el misticismo y cristianismo que desprenden EL ALTAR DEL HOLOCAUSTO, pasamos directamente al infierno y putrefacción de los blackers valencianos NOCTEM, para acto seguido ver el primer concierto en el Main Stage, THE DEVIL WEARS PRADA y su propuesta de metalcore católico, por primera vez en nuestro país.

Saltaron al escenario con muchas ganas con un Mike Hranica muy activo en las voces recorriéndose el escenario una y otra vez. Contaron con un gran sonido y una actitud perfecta, ante un aforo medio, aunque ya hablamos de miles de personas. La agresiva “Daughter” o la apoteósica “To The Key Of Evergreen”, ambas de su último trabajo resonaron bestiales en el escenario, asi como tampoco dejaron atrás grandes éxitos como “Born To Lose” o “Escape”. Un concierto repleto de intensidad que aumentaba a cada tema y que el público agradeció sin parar.

Pero si hablamos de adrenalina, ritmo, carreras vertiginosas, con un toque de simpatía y cubas de cervezas voladoras que el público recogía, tenemos que mencionar al siguiente grupo en pisar estas tablas, AIRBOURNE, todo un despliegue de energía y rock. Con un escenario principal casi completo en aforo, los australianos saltaron a comerse el mundo y contagiarnos su simpatía y legado, como si de unos jóvenes AC/DC se trataran. Joel O’Keeffe, es un showman en toda regla, corriendo de un lado para otro, saltando con su guitarra, bajándose a recorrer toda la valla y chocar sus manos con todo el público…, un show muy eléctrico el que se vivió con temas como “Ready To Rock”, “Breakin’ Outta Hell” o “Live It Up”. Un concierto de diez, con los Resukids y un público volcado y coreando estribillos y vítores, además de no dejar de bailar.

SUICIDAL TENDENCIES, serian los siguientes en saltar, un grupo clásico y hecho para estos festivales y sobre todo para el Resurrection en el que ya han repetido, además de venir con un aliciente en las baquetas el gran Dave Lombardo que no defraudo ni un segundo, tomando el protagonismo principal del grupo junto a un Mike Muir muy activo con sus continuos bailes y carreras, que más de una vez le hicieron parar de cantar. Sonaron himnos como “War Inside My Head”, un vendaval con esta percusión, creándose uno de los pogos más espectaculares del  festival, el cual lo vi en pantalla, pues yo estaba ubicado en un lateral. “Clap Like Ozzy” o “You Cant’t Bring Me Down” fueron otros cortes que sonaron y las que pude reconocer ya que no es una música que escuche a diario, una grata sorpresa al verlos en directo.

Y la jornada llegaba a su fin, al menos para mí que decidí ver a RED FANG en el Desert Stage en lugar de DROPKICK MURPHYS, aunque lo hacía con otro de los grandes, ANTHRAX. Personalmente, la época que más me gusta de los neoyorquinos fue con su vocalista Bush, el cual me encantaba y por suerte pude verlo en directo. Con Belladona era la primera vez que lo hacía y mis expectativas eran bajas, aunque tuve que tragarme mis pensamientos, pues el bolazo fue tremendo y su voz esta mejor que nunca, recordándome a la vieja escuela, con algunos finales a lo Bruce Dickinson, de hecho, en la introducción del concierto sonó “The Number Of The Beast”. Un setlist cargado de hits, me hicieron rememorar mi época adolescente con “Madhouse”, Antisocial” o “Indians”, con un grupo muy participativo entre sí y con el público. Un gran concierto.

VIERNES 07.07.2017

Personalmente era el día que más ganas tenia de festival, pues soy un amante de RAMMSTEIN, a los que ya había visto en tres ocasiones más, pero no solo por ello, sino porque actuaban ARCHITECTS, NORTHLANE, ALCEST, ANIMALS AS LEADERS…, así que iba a tener curro del bueno, comenzando desde las 17 de la tarde hora en la que se abría el Main Stage, a cuyas puertas ya se agolpaban unas 200-300 personas deseando de pillar la primera fila para ver el fuego en primicia. KILLUS fueron los primeros en subirse sobre las tablas, con su particular show de rock/industrial/metal con toques punk, el cual había visto en numerosas ocasiones en salas más pequeñas, pero defendieron muy bien el tener ese pedazo de escenario. Con su actitud chulesca y desafiante, salieron muy decididos, con su correspondiente maquillaje, el cual agradeció el dia nublado que hizo. “Dead Revolution”,  “Satanachia” o la bailable y coreable “Ultrazombies”, hicieron disfrutar a los miles de asistentes que desde el principio estuvieron dando el callo, la mejor asistencia para el grupo que iniciaba la jornada en el escenario principal.

NORTHLANE, hizo una actuación de diez, con un gran sonido que fue de menos a más, estos chicos australianos dieron una lección de metalcore. Unas guitarras a cargo de Jonathon Deiley y Josh Smith muy contundentes y metálicas, con el toque djent que les caracteriza. Un Marcus Bridge en las voces genial, y un Alex MiLovic en el bajo siempre muy activo en el escenario, contando con Nic Pettersen en la percusión como su mejor aliado. A los temas de su último trabajo, “Paragon”, “Colourwave”, “Citizen” o “Savage”, se unieron algún otro de su primera época, más contundente como “Rot” o “Quantum Flux”, para mí fue uno de los conciertos que más disfrute del día, sonando como un metrónomo continuo.

Tras ANNIHILATOR, del que solo vi media actuación para reponer fuerzas, llegó el turno a ARCHITECTS otra de mis preferidas. Pero primero comentemos la actuación de la banda de Jeff Waters, que se encontró un poco incomoda en un escenario cuyo publico ese día giraba en torno a los amantes del industrial y los seguidores del metalcore, siendo ellos los únicos que desentonaban en el Main Stage, aunque dieron la talla, con cortes como “No Way Out” o “Creeping Again”, a pesar de los diez minutos de retraso que tuvieron, (creo que fue el único grupo que retraso su salida al escenario de todo el festival), Un concierto que fue de menos a más, aunque personalmente no sean mi fuerte, ya los he visto otras dos veces anteriores y esta fue la que menos me gustó.

ARCHITECTS, salió a escena a las 20:45, con un escenario ya casi al 60% de aforo y con su agresiva “Nihilist”, una manera brutal de empezar el concierto, que en sonido fue de menos a más, con un Sam Carter muy activo durante toda la actuación. El publico comenzaba a reaccionar y a realizar walls of death y circles pits continuos como en “Devil Is Near”, uno de los temas destacados de su actuación, cosa que no sentaría muy bien a los aficionados de RAMMSTEIN afincados en la valla, pero que también disfrutaron del espectáculo. Como no, durante su actuación, se dedico unas palabras a su guitarrista Tom Searle, fallecido recientemente por un cáncer, mientras sonaban “A Match Made In Heaven”, un momento emotivo y aplaudido por todos. Y un concierto que disfrute por todo lo alto, en mi primera vez con estos chicos de Brighton.

Y por fin llegaba el día, la hora y el momento, ocultado tras un gigantesco telón que albergaba una cuenta atrás, los alemanes RAMMSTEIN iban a comenzar su espectáculo, tras contar con una hora de montaje. Ahora sí que no cabía un alfiler en el Main Stage, donde además de haber sold out, era imposible andar. Y ni hacía falta pues la próxima hora y media estarías atrapados por estos alemanes que suenan y ofrecen un espectáculo medido a la perfección, aunque personalmente eche en falta algún que otro tema, me alegre por ver otros en directo que nunca los había escuchado como “Hallelujah” o “Zerstören”.

Único concierto de este año en España y todo un lujo para Viveiro, que crece año tras año. Tras anunciar por las pantallas que disfrutaran del show en lugar de estar pendientes del móvil y grabarlo, una cuenta atrás comenzaba, para al llegar a su fin dejar los primeros toques de pólvora en el ambiente, y es que explotaron unas bengalas de humo y unos fuegos artificiales desde unas grúas ubicadas detrás de los laterales del escenario, para inundar el ambiente de rojo.  Richard y Paul, descendían del techo en sus ascensores flamígeros personales, mientras que Till Lindemann aparecía con su típico traje blanco y bailando claqué para iniciar el concierto con “Ramm” y acto seguido con una coreada “Reise, Reise”. El show de estos alemanes es increíble y mantenía estupefactos a todos los asistentes, así como su juego de luces brutales, subiendo y bajando continuamente, para girarse, trasladarse de sitio y de posición…, una autentica pasada.

Con “Hallelujah” y “Zerstören” comenzaron los primeros pinitos con el fuego, cuanto Lindermann, desplegó un chaleco bomba que comenzó a explosionar en su pecho como si de un terrorista suicida se tratase. “Keine Lust”, dio paso a unos chorros de vapor gigantescos que escondían el escenario, mientras todo el público saltaba y cantaba. “Feuer Frei”, todo un clásico con sus bozales de fuego, muy grabado por los asistentes. “Seemann”, bajaba la intensidad del directo, pero que rápidamente se recuperó con “Ich Tu Dir Weh” y “Du Riechst So Gut”, y sus espectáculos particulares con Flake como principal protagonista en casi todas las acciones, y es que es un lujo poder ver como desenvuelve su papel durante toda la actuación. “Mein Herz Brennt”, uno de mis temas favoritos sonó aplastante, para desfilarnos con “Links”. “Du Hast”, desató los “oooo” del público, mientras el fuego recorría sus cabezas y llegaban llamaradas desde el escenario y desde la torre del técnico de sonido trasera, atrapados entre dos fuegos notabas el calor por ambos lados. Y es que RAMMSTEIN, introduce sus fuegos y explosiones en una inmersiva experiencia que se transforma en parte de su música.

Con “Stripped”, llegamos al descanso que dejaba paso al bis, donde la banda dejaba rienda suelta a todo su espectáculo con “Sonne” como asta de bandera, repartiendo columnas de fuego a diestro y siniestro, una increíble “Amerika”, que dio lugar a una lluvia de papel que llenó medio recinto con los colores de la bandera americana, para terminar con uno de sus himnos indiscutibles “Engel” y su ángel de fuego. Pero cuando todo el mundo aplaudía, coreaba el nombre de la banda y les agradecía el concierto que acababa de terminar mientras comenzaban a andar, RAMMSTEIN tenían una sorpresa más para el público español. La voz de Lindemann se escucho en el escenario “queréis más”, en un casi perfecto castellano y todo el mundo se revolucionó ocupando de nuevo sus puestos, pero aun enloqueció más cuando Flake hizo sonar su trompeta y el escenario se iluminaba con los colores de la bandera española y sonó “Te Quiero Puta”, un tema que creo es la primera vez que lo interpretan en España y en Europa, un regalo para los fans españoles que supieron transmitirles toda su energía, lo cual se notaba en los rostros emocionados de los miembros de la banda mientras se despedían de uno de los mejores directos de la historia del Resurrection.

SABADO 08.07.2017

Sin un cabeza de cartel definido, aunque ocupaba este honor RANCID, un grupo al que se tenía muchas ganas de ver por aquí y los cuales no pude ver al estar ocupado con el stoner más clásico de ORANGE GOBLIN, el peso recaía este día en MASTODON, ARCH ENEMY o SABATON y su guerra particular, aunque el día comenzó con los catalanes MORPHIUM, aunque no fue como se esperaba. Ellos siempre ponen actitud y entrega, eso no hay que dudarlo, pero tuvieron muchos problemas de sonido desde el principio, ya que la voz se le iba y venía a un Alex que sudaba de lo lindo con sus movimientos y animando a un público escaso tras tres jornadas de festival eso si habría unas 1000 personas, que sufrieron la descarga de temazos uno tras otro como “Mud For My Thirst”, “ Point Of No Return” o el cierre con “What Lies Behind Words”, la cual vi desde el publico junto con Estefanía Aledo, una buena amiga y la chica encargada de las voces femeninas de este tema, que por cierto se escuchaban muy bajitas. Quitando los dos primeros temas donde las voces limpias se iba el sonido y se escuchaban muy bajitas y las guitarras estaban aun midiéndose el volumen por lo que fueron muy irregulares, a mediados del concierto se solucionó todo y pudieron acabar como ellos hacen, un espectáculo, agradecido por todo el público.

Tras la descarga española del día le tocaba el turno a BURY TOMORROW, los ingleses comandados por los hermanos Daniel y Davyd Winter Bates en las voces y el bajo, así como un Jason Cameron que lo bordó con sus voces limpias y guitarras, salieron a comerse el escenario, en el que aumento la afluencia de público considerablemente. Desee la potente “Man On Fire”, que abrió el concierto, hasta una de sus clásicas “Sceptres” que lo cerró, fueron 45 minutos de positividad y energías volcadas en un escenario principal repleto de actitud, tanto por el público como por el grupo, un buen concierto de metalcore.

Tras la actuación de los británicos, llegaba uno de los momentos del día, los suecos ARCH ENEMY, subían al escenario principal. En el público se podían ver numerosas melenas femeninas teñidas de color azul, haciendo honor a Alissa White-Gluz, frontman de la banda y a la que tenía ganas de ver sobre las tablas. Ataviada con un llamativo traje, que dejaba entreveer partes de su cuerpo mientras tapaba con cuero parte del resto, así como unos flecos de la manga le daban un aspecto visual a los movimientos, salto a un escenario ataviado para la ocasión con banderas y un telón de fondo que reflejaban su logotipo. Alissa es muy buena vocalista, aunque me gustaba más Angela Gossow, pero estamos ante un cambio generacional, los ARCH ENEMY de antes eran más naturales, más contundentes y directos;  los de ahora les falta algo más de naturalidad, pues se centran mucho en su show con columnas de fuego, banderas, y unos movimientos estudiados por parte de Alissa. Por todo lo demás un buen concierto, de eso no cabe duda, el señor Amott, es uno de los mejores guitarristas europeos y Jeff Lomis su cómplice perfecto, aunque estuvieron un poco estáticos. Sonaron temas como “War Eternal”, “Ravenous”, la brutal “We Will Rise” que sonó perfecta y “Nemesis”, entre otras muchas. Como espectáculo muy bueno y muy buen directo, pero para mí le falta algo de personalidad que llegue a transmitirme.

El enorme telón con la portada de “Emperor Of Sand”, daba el anuncio de que MASTODON saltaba al escenario. Había escuchado que eran muy sosos en directo, que si aburrían…, pero en Viveiro, por lo menos y contando que era mi primera vez, dieron un señor bolazo, donde cada uno de ellos desde Brent Hinds en la guitarra, Troy Sanders al bajo y Brann Dailor en la percusión, también cantan y lo hacen de lujo, alternando roles en cada uno de los cortes, dotándolo de un gran efecto visual y sonoro. El setlist se basó en su último trabajo del que sonaron más de la mitad del álbum, abriendo el directo con “Sultan´s Curse”. Tambien sonaron de este último álbum, “Precious Stones”, “Steambreather”, “Ancient Kingdom” o la festiva y que exaltó los vítores del publico “Show Yourself”. Tambien dejaron hueco para cortes como “Mother Puncher” o el perfecto cierre de “Blood And Thunder”. Un conciertazo de los de Atlanta.

El festival llegaba a su final, pero aun me quedaba una actuación en este escenario, demostrándonos que este sábado 8 de julio era un día de variedades estilísticas. Los suecos SABATON llevaron su particular guerra al escenario principal, con un Hannes Van Dahl en la percusión sobre un tanque, el cual es de las primeras veces que lo traen a España, bengalas, un show pirotécnico con columnas de fuego que surgían a ritmo de la música y unos pies de micro transformados en fusiles, pusieron una nota distinta en el Resurrection. Con mucha gente viéndolos como anécdota, sus fans más acérrimos los seguían con fervor en las primeras filas, mientras coreaban sus himnos bélicos, “The Art Of War”, “Attero Dominatus” o “Sparta”. Pero si no lo sabías, podías seguir las proyecciones de su gran pantalla particular en el escenario, que a modo de karaoke, aparecían sus estribillos escritos mientras intercalaba imágenes bélicas del momento histórico de sus temas, romanos, cartagineses, segunda guerra mundial… “Primo Victoria”, uno de sus clásicos o “To Hell And Back”  pusieron el broche de oro a su actuación, en la que demostraron ser un grupo con muchísima actitud, siempre agradeciendo al publico su asistencia y calor, con un Joakim Brodén muy activo en el escenario, al igual que sus guitarras Tommy Johansson y Chris Rörland. Un show que solo conecto con sus fans, mientras el resto del público lo observaba con indiferencia, pues quizás no sea un grupo para este festival (su próxima parada en España será el Leyendas del Rock, que seguro que arrasan), aunque su show fue impecable.

RESUMEN

Hasta aquí llega mi análisis de todo lo que pude captar y ver en el Resurrection Fest en su doceava edición. Esta ha sido la primera vez que acudo a Viveiro, pero no la ultima, porque mi experiencia ha sido tan grata que el año que viene repito, y el otro, y el otro… Lo primero que mas me llamo la atención es el pueblo de Viveiro y su gente, totalmente volcado con el festival, amable, simpática y facilitándonos todo lo que pueden nuestra estancia en un pueblo precioso.

Lo segundo es la organización, con el servicio de autobuses, las pulseras y el control dentro y fuera del recinto, los precios de las comidas y las bebidas, la multitud de stands de merchandising, así como el oficial, aunque en este último, estuvieron desbordados casi todo el festival. Los horarios de grupos se llevaron a rajatabla, empezando perfectamente a la hora que marcaban, así como el sonido fue en general excelente, salvando ciertos momentos puntuales, rápidamente corregidos. A tener en cuenta, la aplicación móvil que ofrecen totalmente gratis, un perfecto aliado para saber los horarios, donde nos encontramos o las noticias de última hora, también distribuidas diariamente por su Facebook, un gran punto a su favor.

Lo tercero y en mi opinión personal, la inclusión del Desert Stage, ha sido todo un acierto, donde pudimos ver algunos de los mejores conciertos del festival como ALCEST, MANTAR, ANIMALS AS LEADERS, ANIMA, BOLU2DEATH, EL ALTAR DEL HOLOCAUSTO…. Y eso que no vi ni a CONAN, ni a GUERRERA o TRUCKFIGHTERS, los cuales me dijeron mis compañeros que fueron brutales. Además con este escenario centrado en sonidos stoner, doom o sludge entre otros, el elenco de profesionales que pueden pasar por el mismo es bestial como CLUTCH, CORROSION OF CONFORMITY, HIGH ON FIRE, KYUSS, SLEEP, ISIS, CROWBAR, SPIRITUAL BEGGARS… y solo por mencionar unos pocos.

Otro punto es el de contar con bandas nacionales y locales, un punto que debería de ser de obligado cumplimiento en todos los festivales. Y no me refiero a las bandas grandes o las apodadas “las de siempre”, sino a la inclusión de bandas nuevas o underground, o con una gran trayectoria pero que están a la sombra de muchas otras que por H o por B han tenido éxito. Aquí le han dado cabida a grupos como APHONNIC, WE RIDE, LATE TO SCREAM, THE WAX, BOLU2DEATH, VITA IMANA, KILLUS, MORPHIUM, HEART ATTACK, DEGRAEY, QUAOAR, ANIMA, BROTHER TILL WE DIE…., entre muchas otras que se están abriendo camino en un mundo tan complicado y que aquí tienen una oportunidad de ser escuchadas.

Como nota a mejorar, el aumento de servicios tanto para hombres como para mujeres (sobretodo), en un festival que este año volvió a hacer sold out, pero que incrementó su aforo con la ampliación del Desert Stage. El merchandising oficial del Resurrection, quedaba en el mismo sitio que el de los grupos que iban pasando a diario, lo que hacía que gente que quería artículos del festival, se unieran en la cola a los que querían objetos de sus grupos preferidos, por lo que no vería mal, separar en dos stands diferentes esta situación, dividiéndose los compradores según gustos o intención de compra. Por último, dentro de la zona Pandemonium, la terraza se quedó pequeña para muchas actuaciones por lo que la ubicación en forma de gradas de algún tipo de estructura no vendría mal, para estar de pie, sentados o como quieran pero con un toque de comodidad (son palabras que escuche dentro de la zona durante las jornadas). Pero en definitiva, uno de los mejores festivales a los que he asistido en mucho tiempo. Long live Resurrection Fest¡¡¡¡¡¡

Este artículo ha sido leído: 247 veces!!!

Etiquetas
Mostrar más

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *