Criticas - novedades
Puntuación alta - recomendado

RITUAL DICTATES (CAN) «Give in to Despair»

Artoffact Records, 2020

AUTOR: Scheitan

A la cuadriculada escena extrema siempre le ha costado acoger en su seno a bandas que no cumplan con los cánones aplicando un restrictivo control de calidad, cuestionando su autenticidad en base a su procedencia y generando nuevas etiquetas para desmarcarlos de su denominación de origen, pero a su vez son constantes las quejas sobre el estancamiento y falta de frescura en la escena. De esta manera y debido a esta filosofía de la gata Flora, surge un limbo en el que caen muchas bandas que deciden innovar fusionando estilos. En ese limbo, muchas veces malnombrado avantgarde, he encontrado maravillas como CARNIVAL IN COAL, BIG DUMB FACE o ZIMMERS HOLE con los que el sentido del humor es fundamental, o formaciones más serias e igualmente disfrutables como POSTHUM, LICE o los magníficos FLUB, todas ellas carne de sanatorio.

Como muchas otras veces, tiro de tremendismo, pero reconozco que el caso de RITUAL DICTATES no es tan exagerado y me mueve la emoción de haber dado con uno de los premios gordos del año.

Banda formada a principios de 2014 por la mitad más ecléctica de 3 INCHES OF BLOOD y estancada por la despedida de estos además de la incursión en otros proyectos como DEAD QUIET o WORSE por parte de Justin Hagberg (guitarra, bajo, teclado y voz) y la entrada en REVOCATION por parte de Ash Pearson (batería). Seis años después publican su debut «Give in to Despair» a través de Artoffact Records y rememoran viejos tiempos extremos, cuando vivían ajenos a la gloria del heavy metal, de sus inicios con ALLFATHER y ANGEL GRINDER pero mostrándose mejores músicos y aplicando la riqueza sonora adquirida en los últimos veinte años.

En los escasos 33 minutos repartidos en 11 cortes de «Give in to Despair», el dúo canadiense nos muestra un catálogo que combina death, grind, hardcore punk, black y hasta rock’n’roll en perfectas maniobras, donde por increíble que parezca no hay nada forzado y brilla una fluidez integradora protagonista. No faltan pistas directas y contundentes que recuerdan a EXTREME NOISE TERROR o NAPALM DEATH, sujetas al metraje y reglas del grindcore como «Obsolete Instinct» en la que tan solo un liviano colchón de teclado y breakdown blackened aligeran la descarga destructiva de este chorreo de growls y screams, blastbeats y buenos guitarrazos. O «What Cannot Be Altered Must Be Endured», en la misma linea, un rodillo impresionante que contiene el riff más punkarra del disco y velocidad vertiginosa. Son excepciones, las pistas más cercanas a cualquier estándar y a partir de aquí entramos en una sucesión de excentricidades sin olvidar la base death/grind. Ejemplos como «Indivisible Mind», que va por el camino perfecto del grind hasta que se cruza con un coro a lo THE OFFSPRING, o la aberrante y adictiva «Poisonous Proclamation» que circula directa por la senda del death/grind hasta que de nuevo un colchón de teclado, bajo punk y piano a lo Jerry Lee Lewis la transforman en rockera y que Danko Jones (este tío está en todas partes) arruina por momentos, arreglandose al final con una atmósfera a lo STRAPPING YOUNG LAD.

Buenísimo inicio con «It’s About Goddamn Time (The Hours of Folly pt.1) combinando hardcore punk con rock’n’roll sesentero que lanza «Dominance and Will», uno de los temazos de este disco. Pieza que roza el progresivo con aplastante inicio deathcoreta y coros entre YES y OPETH además del breakdown con magníficos arpegios black, que embrutecen y desplazan hacia el death metal con el gruntazo del invitado Shaun Haché (AUROCH y MITOCHONDRION) y el espectacular golpeo de Ash Pearson. Un Pearson que luce especialmente en «Last Phase of Life», pieza casi instrumental que rinde tributo al glorioso trémolo del death metal aplicado en brutales melodías. 

Especialmente destacables «Given to Despair», primer single allá por el mes de Enero es puro delirio que además de brutalidad tira de groove y fusiona a IMMORTAL, MASSACRE, BLACK SABBATH y DIRE STRAIS pasando por segundos de indie en los que Shane Clark (BISON, WORSE y ex-3IOB) colabora con la acústica y moldea este psicotrópico temarraco. Aunque para (des)colocante «Aperiam in Porta», el tema más largo del disco, de inicio hardcoreta cocina a fuego lento la irrupción del heavy épico de 3IOB que no podía faltar en el álbum con remate alucinante a la par que bestial. Seta de difícil digestión pero de efecto instantáneo. O «Extinction», ritual deathmetalero en el que irrumpe un coro prog en contratempos increíbles y final  devastador. Imperdible el videoclip.

Abre tu mente y olvídate de protocolos para poder disfrutar de este divertido, ecléctico y brutal «Give in to Despair». Yo ya lo hice marcado por las enseñanzas de Arnaud Strobl (CARNIVAL IN COAL), quien hizo arte de lo camaleónico e impredecible aplicado a la música extrema. Let’s go grind’n’roll!!

Puntuación

Nota - 9.7

9.7

Nota

Abre tu mente y olvídate de protocolos para poder disfrutar de este divertido, ecléctico y brutal "Give in to Despair". Yo ya lo hice marcado por las enseñanzas de Arnaud Strobl (CARNIVAL IN COAL), quien hizo arte de lo camaleónico e impredecible aplicado a la música extrema. Let's go grind'n'roll!!

User Rating: 4.7 ( 1 votes)
Mostrar más

Scheitan

Redactor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba